David G. Marcos | El Ayuntamiento de Cádiz impulsó, hace más de un año, la elaboración de un Bono Social Eléctrico que garantizara el suministro de energía en los hogares de la ciudad. Tras todo un año de trabajo participativo de colectivos, el pasado mes se elevó a votación del Consejo de Administración de Eléctrica de Cádiz, empresa  de naturaleza mixta (público-privada), en el que se sientan los partidos políticos, Endesa y Unicaja. La mayoría del Consejo de Administración de Eléctrica de Cádiz debía emitir un voto positivo para que saliera adelante. La presión del equipo de gobierno de José María González ‘Kichi’ y de los propios vecinos hizo que PSOE y Unicaja votaran a favor. Eso garantizaba 4 votos a favor frente a los 3 en contra correspondientes a los consejeros de Endesa. Por parte del Partido Popular contaba con dos consejeros, de cuyo voto dependía la aprobación o no del bono. Simplemente con su abstención, los síes hubieran sido superiores a los noes. Pero tras varios días jugando con la incertidumbre, el PP decidió finalmente votar junto con Endesa y bloquear el bono social eléctrico, perjudicando a más de 2.000 familias gaditanas.

En qué consiste el bono

En concreto, lo que han negado el PP y Endesa a los gaditanos y gaditanas es la garantía de que ninguna familia quede excluida del acceso a la energía por razones económicas o de vulnerabilidad.

La idea era que cada mes, en lugar de acudir a Asuntos Sociales con la factura o tener que acudir a otras entidades que ayudan a pagar los recibos, las 2.000 familias gaditanas en esta situación tuvieran una bonificación de la cantidad de electricidad y potencia suficientes para cubrir sus necesidades domésticas básicas. Esta bonificación se asignaría de forma progresiva en base a la renta familiar y el número de habitantes de la vivienda y se completaría con la formación en ahorro de energía.

Con este sistema, el Ayuntamiento ahorraría recursos que ahora destina a pagar facturas que podrían emplearse para cubrir otras necesidades de la delegación de Asuntos Sociales y las familias ganaban en dignidad y derechos.

El bono suponía solo un 4% de los beneficios de la distribuidora eléctrica

Para financiar este bono social eléctrico hacen falta 600.000 euros. Si tenemos en cuenta que en 2016 los beneficios de la distribuidora de Eléctrica de Cádiz fueron 15.510.861 euros; estamos hablando de que el coste del bono no llega ni siquiera al 4% del total de los beneficios.

“Seguiremos peleando hasta que el bono se apruebe”

El alcalde de la ciudad, José María González, asegura que el Bono Social Eléctrico “no está perdido, ni mucho menos”. Asegura que “cuenta con todos los informes jurídicos, técnicos y económicos que aseguran que es viable, así como con el apoyo de la ciudadanía”. Es por esto que anunció que llevarán “cuantas veces sea necesario la propuesta del bono, hasta dejar al PP sin excusas”. El alcalde agradeció a todos los colectivos su trabajo que “no caerá en saco roto” porque “no vamos a permitir que la propuesta quede en papel mojado”.