Pepe Mejía | De servicio público a negocio privado. Un demoledor informe que pone nombres a los que esquilman el dinero público. Cuatro empresas se reparten la gran mayoría de los talleres culturales de Madrid.

El grupo Audita Usera de la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda de Madrid (PACD Madrid) ha elaborado un Informe sobre la auditoría ciudadana de “Los Talleres de Formación en los Centros Culturales del distrito de Usera” de los cursos 2014-2015 y 2015-2016.

Un detallado y documentado informe en el que se detalla que con la llegada del PP al gobierno de Madrid en 1988, el Ayuntamiento de Madrid deja de gestionar directamente sus Centros Culturales, y empieza a adjudicar su gestión a empresas privadas, muchas veces ajenas a la Cultura y a sus objetivos. De esta manera los cursos y talleres de formación dejan paulatinamente de responder a las necesidades de los vecinos de los distritos de Madrid y empiezan a responder a la lógica lucrativa del mercado: cada vez menos cursos, con carácter menos cultural, menos profesores y en peores condiciones laborales.

En los últimos años (2009-2016) se ha producido un recorte en el presupuesto adjudicado a los talleres de formación en los Centros Culturales de Usera de 381.904 €, reduciéndolo a menos de la tercera parte. El período de menor presupuesto de los talleres de formación coincide con el de mayor disminución de la deuda, por lo que se podría afirmar que la deuda del Ayuntamiento de Madrid se ha pagado a costa de estos recortes.

Según el informe de Audita Usera de la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda de Madrid (PACD Madrid), los recortes van de la mano con la baja calidad de los talleres, así como la degradación de las condiciones laborales del profesorado. Los trabajadores tienen carencia de recursos y materiales para poder impartir con calidad los cursos. El material está viejo y no lo repone la empresa adjudicataria. De esta manera, la empresa se reserva unos beneficios que en el pliego presupuestan y no gastan.

Por otro lado, no se cumplen las condiciones del Convenio Colectivo de marco estatal de Ocio Educativo y Animación Sociocultural en cuanto a: períodos de prueba, jornada de trabajo, desplazamientos, formación. Las retribuciones salariales son cada vez más precarias: reducción permanente del salario, retraso de pago de nóminas, pagas extraordinarias, etc.

Esta situación -ante la que no parece que se tomen medidas efectivas- ha obligado a los profesores de estos Centros a presentar una petición dirigida al Ayuntamiento de Madrid (noviembre-2016), a través de la plataforma Change.org: “No a profesores “Low cost” de Centros Culturales”: “Desde hace años los profesores de talleres en Centros culturales, licenciados y titulados, estamos cobrando un sueldo que no llega ni a 7€/h a veces menos de 6€/h. Aumenta la desmotivación por parte del profesorado y baje el nivel y la calidad de los centros públicos. Deberían ser los ayuntamientos los que se ocuparan de los centros culturales públicos de las ciudades y no empresas privadas subcontratadas”.

Las empresas adjudicatarias de los cursos 2014-2015 y 2015-2016 han sido Virensis SA y Aula Intercultural SL respectivamente.

Según datos del Registro Mercantil la empresa Aula Intercultural SL se constituyó el 20 de marzo del año 2000 pero solamente se dispone de información económica hasta el año 2005. El informe señala: “La hoja registral se halla cerrada desde el 1 de enero de 2005 debido al incumplimiento de la obligación de depositar sus cuentas. No nos explicamos cómo el Ayuntamiento admitió un certificado de solvencia emitido por la propia empresa que lleva desde el año 2005 sin presentar sus cuentas ante el Registro Mercantil y que, en el año 2011, por deudas, la Seguridad Social le requirió para embargo de bienes“.

Esta empresa tiene demora en el pago de nóminas. Una parte del sueldo se hace en “pago en especie”. No cumpliendo lo acordado y reteniéndole 2€ por hora, para “un Curso de inglés” que, hasta el momento, no saben cómo lo van a dar.

Los Centros Culturales son utilizados para actividades que no siempre responden a las necesidades culturales de la ciudadanía, sino que incluyen otras muchas cuyo fin es exclusivamente la generación de ingresos.

Otra de las empresas que cita el informe es Aula Intercultural SL. Tiene entre sus clientes al grupo Prisa, El Corte Fiel, Ministerio de la Presidencia, Ministerio de Defensa, CNMV, Indra sistema, entre otros. Impartió -por recomendación de Defensa- enseñanza de español a soldados extranjeros cuando tenemos al Instituto Cervantes, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, un centro estatal que además de ofrecer cursos a través de Internet, posee una amplia red de 75 sedes en 42 países sufragados con dinero público.

El informe se cierra con una serie de propuestas y recomendaciones para el Ayuntamiento insistiendo en que los Centros Culturales deben volver a sus orígenes y responder a las necesidades reales de los barrios. Para ello se insta a dar los pasos necesarios para volver a dar más protagonismo a la ciudadanía en la planificación y autogestión de los Talleres de Formación de los Centros Culturales, desterrando el ánimo de lucro en su gestión y abordando la remunicipalización de los mismos.

Además de la creación un organismo de regulación independiente y con capacidad sancionadora, que no dependa de un ministerio, para vigilar la contratación pública de forma avanzada, sistemática y con los medios suficientes para ejercer esta importante tarea. Y que en las nuevas contrataciones se apliquen las cláusulas sociales.

Puedes ver el informe completo en: https://t.co/Rb27AmnjSz #FelizMartes