Redacción Poder Popular | “No es un partido, es una mafia” El lema más repetido en la concentración que se celebró ayer por la tarde frente a la sede del Partido Popular en la calle Génova de Madrid.

Tras tres años en los que la enorme atención en el plano de lo electoral había dejado huérfanas las calles, comienzan a aparecer signos de removilización: gran manifestación del 8 de marzo en todo el Estado, manis, concentraciones barriales y encierros en defensa de la educación pública, etc.
Este martes, con el catalizador de la detención y encarcelamiento de Ignacio González y la dimisión de Esperanza Aguirre, se concentraron frente a la sede del PP cientos de personas que al grito de “no es un partido, es una mafia”, o “ilegalizar al Partido Popular”, dejaban claro que el descrédito del gobierno es ya enorme.
Unas decenas de personas consiguieron cortar la calle avanzada la concentración, al grito de “no nos representan”, en una imágen curiosa propia de este ciclo, ya que parte de la avanzadilla tras la pancarta, viniendo del corazón del activismo madrileño, ocupa en la actualidad diferentes puestos de respresentación política en Ayuntamientos o en parlamento autonómico.
Esperemos que este ritmo de conflicto en la calle crezca, se mantenga, y acompañe a iniciativas como la moción de censura que planteará Podemos en la Asamblea de Madrid.