Jesús Amador Zambrano | De aquellos polvos vienen estos lodos. De aquel régimen esta basura.

El caso de Fertiberia y su impunidad a la hora de abandonar Huelva con una montaña de residuos industriales en su marisma viene de lejos. Es un ejemplo claro de la inexistente transición y de las consecuencias de que sigan ejerciendo el poder las mismas personas que lo hicieron mientras que Franco nos sometía a su dictadura.

Desenmascaremos uno de los ejemplos más claros de plutocracia en cuyo guión encontramos: relación con la dictadura, imperialismo, y terrorismo ambiental con la más absoluta impunidad en cada acto.

Juan Miguel Villar Mir, propietario de Fertiberia, fue ministro de Hacienda con Arias Navarro “El carnicerito de Málaga”. Sí, el de rostro compungido mientras nos decía “españoles Franco ha muerto”.

En 1987 compra Obrascon por una peseta y luego lo transforma en OHL formando un imperio gracias a su relación íntima con la élite política y sus obras públicas. No en vano estudió obras públicas, demostrando que su amor por lo público, es decir por el enriquecimiento privado a través del dinero público, venía desde lejos.

También crea el grupo Villar Mir donde se encuentra Fertiberia. Tenemos ante nosotros al protagonista de nuestra historia como precursor de las puertas giratorias y buitre privado de las liquidaciones públicas.

¿De dónde sale el material de donde salen los fertilizantes de donde hace negocio Villar Mir? Pues la respuesta es del Sahara. Sí, encontramos uno de los motivos por los que el gobierno marroquí no quiere prescindir de ese “trozo de desierto”. Hay una riqueza en fosfatos sobre todo para el que tenga la poca decencia de no usar las mínimas medidas de seguridad.

 

El fosfato llega en barco a Huelva y es tratado en la planta de Fertiberia para producir los fertilizantes que el lobby de la industria alimentaria consume al ritmo que impone monocultivos donde había riqueza en diversidad. Lo de que además seca humedales como por ejemplo en Doñana da para otros varios artículos.

Visto el objeto y la materia prima del negocio pasemos a ver cuál es el problema que provoca en Huelva.

En 1998 la empresa se hace cargo de una parcela situada en el margen derecho del río Tinto donde se vertía el yeso del tratamiento del ácido fosfórico.

En 2003 se le caduca la concesión y después del recurso en 2007 se le obliga a la empresa, por primera vez, a “observar las posibles afecciones ambientales y la restauración de los espacios degradados”.

En 2008 se le vuelve a notificar a Fertiberia, en cumplimiento de la sentencia de la Audiencia Nacional, la obligación de cumplir “como mínimo” con el “Inicio inmediato de la regeneración ambiental así como las medidas que sean necesarias para REGENERAR los terrenos donde se ubica la balsa de los vertidos”. Aquí está el quid de la cuestión: toda acción industrial que termina debe restaurar la zona donde ha ejercido su labor. Esto se basa en un principio que podríamos resumir en que “el que contamina paga y restaura”.

Pues… ¡no parece que el marqués lo entienda muy bien! Ya que ha estado intentando esquivar el cumplimiento de la sentencia hasta nuestros días. ¿Hemos dicho marqués? Pues sí, después de su servicio bajo órdenes Franquistas es el Rey coregente Juan Carlos el que en 2011 crea el marquesado de Villar Mir. Sí, has acertado, mientras intentaba dejar atrás una montaña de residuos sin tratar en la marisma de Huelva el heredero de Franco lo premia nombrándolo marqués. Parece que las cacerías en países exóticos tienen algo que ver con esto y nunca sabremos si algún elefante ha pagado con su vida los favores del régimen a Villar Mir.

El final de esta historia lo tenemos con un ministerio que da por bueno un proyecto de tapado de las 120 toneladas de residuos tóxicos y radioactivos con una capa de tierra. La empresa y el ministerio desoyen a TODA la ciudadanía de Huelva y la posición de TODOS los grupos políticos del ayuntamiento, colectivos sociales y todos los colectivos ecologistas provinciales y nacionales que se posicionan contrarios al plan de tapado y que tienen trabajando a un grupo de expertos para el análisis y la posible solución a este desastre medioambiental y de salud de toda una población.

Y ¿por qué el ministerio lo da por bueno? Damos una pista, la ministra de medioambiente Isabel García Tejerina, pasó de ser alto cargo de agricultura con Aznar a alto cargo de Fertiberia durante 7 años. Añadamos otra pista, y es que cuando estoy escribiendo este artículo Javier López Martín, el yerno de Villar Mir primero, y el propio “Marqués de los fosfoyesos” posteriormente han sido imputados  por financiación Ilegal de OHL al Partido Popular. ¿Os acordáis del mensaje de apoyo de la reina Leticia a su “compi yogui”? pues este era López Martin

Esta historia tiene un capítulo decisivo cuando toda una ciudad puesta en pie el 3 de diciembre contra la mafia organizada que deja residuos… tóxicos y personales.

Ahora es el momento decisivo para tener un final apoteósico de esta historia y que la historia se cuente con Villar Mir pagando como capo la deudas por traer sus residuos del régimen.

DE AQUELLA DICTADURA ESTA MAFIA

 

 

Jesús Amador Zambrano es Concejal en el Ayuntamiento de Huelva