Redacción Poder Popular | No cabe duda de que en los últimos tiempos estamos asistiendo a la restauración de gobiernos conservadores en muchos países de América Latina, mientras que en otros, el progresismo enmarcado en el proyecto del “socialismo del siglo XXI”, está entrando en una fase de crisis.

En la actualidad, conviven en la región gobiernos derechistas (México, Colombia, Perú) que llevan muchos años aplicando las políticas neoliberales que expanden la desigualdad que caracteriza la región, junto a nuevos mandatarios como Macri en Argentina o golpes institucionales como en Brasil, Paraguay o en su día, en Honduras, instalando de nuevo una política militarista y de recortes sociales y flexibilidad del empleo.

Por su parte, administraciones socio liberales como las de la concertación en Chile, los progresismos encabezados por el correismo en Ecuador, o los gobiernos de tradición revolucionaria como Nicaragua o El Salvador, sólo han conseguido parcialmente una democratización que está siendo erosionada por un nuevo ciclo de expansión de las políticas neoliberales.

Este cambio de escenario en la Región requiere, más que nunca, de dinámicas emancipadoras que, desde diversas experiencias, se están enfrentando al nuevo/viejo orden dominante desde lo comunitario, lo territorial, lo productivo, la lucha de las mujeres o el agroecologismo, pero también desde lo institucional y gubernamental como en Bolivia.

Para tratar de dar respuesta a la pregunta ¿a dónde va América Latina?, este jueves 18 de mayo a las 19:00 horas, en la Plaza de los Comunes (c/ Peñuelas, 3) contaremos con la presencia de Frank Gaudichaud, profesor de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Grenoble, escritor y colaborador de distintos colectivos informativos. Su última publicación, “Chile 1970-1973. Mil Días Que Estremecieron Al Mundo”, muestra el desarrollo y radicalización del movimiento obrero, las formas de autoorganización y los repertorios de acción utilizados, y aborda también los debates y estrategias de la izquierda chilena, y las relaciones complejas que mantuvieron entonces el movimiento popular, las organizaciones partidarias, los sindicatos y el gobierno.