Jesús Sánchez | Un año más las Marchas de la Dignidad se han concentrado en Madrid bajo los lemas de “Pan, Trabajo, Techo e Igualdad” y “echar a la Mafia” haciendo referencia al actual gobierno del PP. Han llegado autobuses de todos los territorios del estado para asistir a la manifestación, donde se han concentrado cerca de 200.000 personas.

Las Marchas han contado con la presencia de una gran cantidad de colectivos que han participado de la movilización como: Las trabajadoras de la Estiba, Bomberos Forestales, Mineros, Trabajadoras de Coca-Cola, Kellys, Colectivos feministas, Migrantes, Educativos, Yayoflautas, la PAH, Sindicatos como el SAT, CGT, CNT, COBAS, Intersindical, IAC… Todos con reivindicaciones propias, pero unidos en la necesidad de realizar un cambio político y echar al actual gobierno, causante de la pérdida de derechos en favor del beneficio de las élites.

   
   

Los diferentes autobuses de todo el Estado se concentraban junto con los colectivos barriales en los diferentes puntos de encuentro situados en la periferia de Madrid para realizar el recorrido a pie hasta el punto de encuentro en el centro de la ciudad a las 16:30 de la tarde y realizando el itinerario hacia Gran Vía.

La marcha ha transcurrido sin incidentes, dentro de un ambiente combativo y festivo, contando con Batucadas y numerosos cánticos. Para amenizar la espera se contó con la actuación de Rojo Cancionero. Para finalizar la manifestación se realizó la lectura del Manifiesto por parte de diversos portavoces de los colectivos organizadores, donde se puso sobre la mesa que el anterior ciclo electoral que supuso una esperanza para las organizaciones, no ha supuesto un cambio de gobierno que mejorara las condiciones de clase, por lo que es necesario dar una respuesta colectiva y masiva desde la calle.

   

Se ha denunciado las situaciones que provocan las contradicciones de este sistema como el paro masivo, precariedad, pobreza y violencia. También han tenido en cuenta la deuda ilegitima, aquella que no ha contraído la ciudadanía y que supone un instrumento para la destrucción de derechos y el empobrecimiento de la mayoría social. Además, han advertido de la situación griega con la aceptación de las imposiciones de la Troika, pese a la victoria del OXI en el referéndum, que demuestra como la UE actúa contra la soberanía popular.

Por otro lado, se ha explicado como el régimen del 78 es un sistema corrupto y que necesita de la represión para mantenerse como en los casos de Alfon, Bódalo o las presas y presos encarcelados por luchar. La última ha sido la Ley Mordaza pensada para penalizar la protesta, mientras los corruptores continúan impunes, pero debe ser superada con lucha en las calles.

También han reconocido la legitimidad del derecho de los pueblo a decidir soberanamente su destino. Respecto a la situación del pueblo Catalán han expuesto: “Pleno apoyo al pueblo de Catalunya a decidir su futuro y exigir al gobierno del estado que deje de perseguir y obstaculizar la celebración del referéndum sobre el futuro de Catalunya”.

A modo de conclusión afirmaron que por todas las razones explicadas es más necesario que nunca “un cambio real, este no es un simple cambio de gobierno, requiere la construcción de poder popular que exige pasos pacientes y firmes”.