Entrevistamos a Paca Blanco, militante ecologista y anticapitalista, y una de las coordinadoras del MIA (Movimiento Ibérico anti-Nuclear) que este sábado ha convocado, junto a decenas de organizaciones, una jornada y una manifestación para exigir el cierre inmediato de la Central Nuclear de almaraz y del resto de centrales nucleares. Una cita que vueleve a poner en agenda la cuestión energética y la urgencia de transitar de forma rápida hacia otro modelo energético

¿Por qué creéis que este momento tiene un valor estratégico para la lucha antinuclear?

Estamos viviendo un momento histórico, es el momento de llevar a cabo la transición energética, pero la de verdad, no la que nos venden. No necesitamos las nucleares para la transición, al contrario, las nucleares están frenando el impulso de las renovables.

Todas las centrales nucleares españolas están a punto de cumplir 40 años y de caducar los permisos de explotación. Almaraz I ya ha pedido la renovación, y detrás vendrán las demás, porque las grandes empresas sacan grandes beneficios. Es el momento de planear un cierre escalonado según acaben sus permisos y de apostar por el avance de las renovables.

La sociedad está en plena crisis, y las preocupaciones de la gente se orientan más hacia los temas de empleo, situación social, corrupción. ¿Cómo pensáis que puede llegar el movimiento ecologista a activar una respuesta social fuerte?

La crisis ha permitido que las empresas tengan mano de obra muy barata y que se eleve la represión social mientras reparten dividendos. Hay movilización sectorial pero creemos que la que menos atención prestamos es el Medio Ambiente, que es la defensa de la casa común, donde tenemos que vivir todas. Sin agua, sin aire sano, sin tierra no podemos vivir.

Las centrales nucleares generan residuos radiactivos de baja, media y alta actividad que duran activos cientos de miles de años y que no sabemos qué hacer con ellos. Todo lo que se le ha ocurrido a ENRESA – empresa pública que pagamos todas – después de 60 años, es almacenarlos en ATI (Almacén Temporal Individualizado) o ATC (Almacén Temporal Centralizado): cementerios nucleares que no queremos ni en tu pueblo ni en el mío. Lo que queremos es poner en marcha una movilización ecológica que destaque los intereses de todas.

¿Qué destacarías de la lucha histórica del movimiento antinuclear?

La lucha que lleva el Movimiento Antinuclear se centra en el cierre de las instalaciones nucleares, pero es contra la proliferación nuclear militar, es contra la minería de uranio a cielo abierto que es una herida sangrante a la tierra y que consume toneladas de agua y que deja tierras estériles de por vida, contra el transporte de residuos por el riesgo y el peligro que conlleva, y es una lucha sin cuartel contra el oligopolio eléctrico propietario de las nucleares que nos roba, nos estafa, es una lucha contra la pobreza energética y es una lucha contra el capitalismo, no hay nada más capitalista que las eléctricas y sus asesores.

Las nucleares traen una problemática asociada a la gestión de residuos radioactivos, pero no emiten CO2. ¿No pensáis que el cierre de las centrales nucleares puede contribuir, indirectamente, al cambio climático?

Esa como otras es una de las muchas mentiras que repiten hasta la saciedad para que parezcan verdad. Este gobierno y sus secuaces, las empresas eléctricas, nos han salido defensoras del Cambio climático: ¿a quién quieren engañar? No emiten CO2 en el funcionamiento, pero emiten CO2 continuamente con la minería de uranio, con el transporte, con la construcción etc… Y no son la solución ni al cambio climático ni a nada, la solución pasa por una transición energética a las renovables y por el ahorro energético, no hay, no existe energía inocua, solo la que no se usa, y la que se usa hay que elegir la menos contaminante.

¿Qué sensaciones tenéis de cara a la manifestación del 10J?

Queremos que se nos oiga alto y claro que en todo el Estado. El 10J tendremos una tarde de sol y, con el cambio climático, cada vez más calor, pero se pretende cobrar un impuesto por el SOL, y se quiera ampliar los permisos de las centrales nucleares españolas 20 años más, viejas, obsoletas, llenas de incidentes y de paradas no programadas. Jugando con nuestra salud y nuestra vida para seguir enriqueciendo al oligopolio eléctrico. Creemos que el este sábado se va a empezar a poner freno a esta situación. Hay decenas de autobuses que vendrán de los territorios de todo el estado, y también las compañeras de Portugal que sufren los riesgos de nuestra energía nuclear. Creo que vamos a tener una manifestación masiva y festiva.