Jorge Alaminos | La previsible burbuja de la ‘exclusividad turísticas’ sobre los espacios protegidos que sobrevivieron al estallido de la burbuja inmobiliaria en el litoral malagueño. El caso de Maro, Nerja (Málaga).

En la actualidad la mayor amenaza urbanística para Nerja proviene, precisamente, del mayor latifundista de la provincia: la Casa Larios, difuminada hoy día en el anonimato que le proporciona su principal compañía: SALSA (Sociedad Azucarera Larios S.A.), integrada en el grupo empresarial Mazacruz, recientemente disuelto y que agrupa todas las propiedades de la familia Larios en España.

El musical y culinario acrónimo contiene muchos de los componentes materiales e históricos de Maro y Nerja de los últimos 150 años. Igualmente engloba las complejas relaciones económicas, sociales y de poder que ha mantenido la familia con el pueblo y sus habitantes durante este periodo y que perdura con su principal referencia simbólica: la ‘Casa de la Marquesa’, extraordinaria parcela con histórica casa solariega vacacional y lugar donde se origina la pedanía de Maro a finales del siglo XVI en base al cultivo y la transformación de la caña dulce.

Aunque la ‘Casa Larios’ ya estaba presente en Nerja desde mediados del siglo XIX, no es hasta 1930 cuando compra al Banco Hipotecario de España el grueso de tierras y propiedades que le faltaba adquirir en Maro, ampliando de esta forma su latifundio con las tierras que abarcaba la antigua Colonia agrícola ‘Las Mercedes y Maro’, eriales transformados en fértiles tierras de cultivo mediante el aporte continuo de sustratos llevado a cabo por el campesinado durante generaciones. Los límites, con cinco kilómetros de costa, abarca desde el barranco de Burriana a poniente, hasta el río de la Miel a levante.

El enorme territorio adquirido incluía también todas las construcciones ya realizadas en siglos anteriores, tales como el ingenio preindustrial Armengol en Maro que ya estaba en desuso; las infraestructuras hidráulicas de canalización de las aguas de riego, donde destaca el acueducto del Águila; la fábrica azucarera-alcoholera San Joaquín y El Pabellón. Estos tres últimos situado en el pago de ‘Las Mercedes’ y todos pertenecientes a sus anteriores propietarios, la familia Pérez del Pulgar.

Larios nunca construyó fábrica nueva o infraestructura alguna en la zona, su plan era deshacerse de la competencia mediante la compra y cierre de las fábricas e ingenios ya construidos por el empresariado local que pudiera hacerle competencia, consiguiendo de esta forma monopolizar la producción de caña y la fabricación de azúcar en Maro y Nerja.

Publicación en el diario de corte anarquista La Tierra (Madrid. 1930) del 25 de abril de 1933 sobre la problemática de la gestión caciquil de la fábrica de Larios.

Durante su larga presencia, y hasta nuestros días, Larios influye y condiciona significamente la vida política y económica de Nerja y Maro, hasta el extremo de poner y quitar alcaldes y presentar candidatos propios a las elecciones; acumula bienes inmuebles y terrenos de cultivo del endeudado empresariado local y endeudando al campesinado; protagoniza numerosos conflictos sociales y laborales debido a la baja de los precios a pagar por sus cosechas y a las precarias condiciones laborales a las que somete a sus obreros fabriles. El último y sonado conflicto social se produjo a finales de 1996 a raíz de la Ley 1/1992, del 10 de febrero, de arrendamientos rústicos históricos, que ponía fecha de caducidad a los contratos históricos, lo que provoca masivas manifestaciones y un largo encierro en la Cueva de Nerja protagonizado por los colonos históricos que aspiraban a la titularidad de las tierras.

Asamblea de colonos en el recinto de la Cueva de Nerja el 13 de diciembre de 1996 previo al encierro. Foto: Eduardo Bombarelli ©.

Una vez alcanzado el objetivo de monopolizar el rentable negocio del monocultivo azucarero en toda la costa de la Axarquía, y tras la crisis producida en el sector ocasionada por la bajada de los precios del azúcar extraído de la remolacha, Larios comienza en la segunda mitad del siglo XIX el cierre paulatino de sus fábricas, cerrando las últimas a finales de la década de los 60 del siglo XX, y reorienta sus intereses y el importante patrimonio acumulado al sector inmobiliario en la incipiente y prometedora industria del turismo, actual monocultivo del litoral malagueño.

A pesar de todo Larios nunca ha sido un gran promotor turístico aún siendo el mayor propietario de suelo de la costa y en primera línea de playa, con cerca de 800 ha en toda la Axarquía. En la actualidad Larios mantiene sus propiedades en barbecho social mediante contratos precarizados de nueve meses renovables, hasta que los procesos de urbanización le permita obtener la plusvalía que le generaría la capitalización de la tierra.

Es pues en este contexto histórico y geográfico donde a día de hoy Larios plantea nuevamente un plan urbanizador de gran envergadura que amenaza con destruir una de las pocas zonas no urbanizadas en toda la Costal del Sol. Actualmente Nerja presenta un panorama excepcional en la costa de la provincia de Málaga y prácticamente en todo el Mediterráneo español: el 70% de su litoral está libre de urbanización y se encuentra protegido urbanísticamente.

Plano de situación del ‘Plan Larios’ sobre 200 ha de alto valor agrícola, cultural y paisajístico.

En una segunda parte se abordaran los detalles del ‘Plan Larios’ en Maro, que contempla la realización de un campo de golf de 18 hoyos, una urbanización con 680 viviendas de lujo y varios hoteles exclusivos sobre una superficie de 200 ha de uso agrícola y de gran valor cultural y paisajístico. La zona está declarada en parte como Bien de Interés Cultural (BIC) y se encuentra actualmente protegida por el vigente PGOU de Nerja; el Plan Especial de Protección del Sitio Histórico Paraje Pintoresco de Maro; el Plan de Ordenación Territorial de la Axarquía (POTAX); y afectado en parte por el Plan de Protección del Corredor Litoral de Andalucía (PPCLA).

 

Jorge Alaminos es miembro de la asociación en defensa del patrimonio histórico ‘La Volaera’ de Nerja, y miembro de la plataforma de oposición al ‘Plan Larios’ en Maro: https://noalplanlarios.wixsite.com/plataforma