Oscar Blanco/ Las repartidoras de Deliveroo siguen a la ofensiva y en Barcelona convocaran una huelga el próximo sábado 8 y domingo 9 de julio. Después de la huelga del domingo 2 de julio, Riders x Derechos Barcelona denuncia que la única respuesta de la app de reparto de comida a domicilio ha sido más silencio y despidos. Según los cálculos de plataforma, entre 11 y 15 mensajeras han sido despedidas en Barcelona y Madrid cómo represalia. Así que las trabajadoras han dado los siguientes pasos: las de Barcelona han presentado hoy una denuncia en Inspección de Trabajo para que se investigue la situación irregular de las riders como falsas autónomas acompañadas de la IAC y el col·lectiu Ronda.

Las riders han entregado la denuncia arropadas al grito de “no cobramos, no rodamos” por unas entre 20 y 30 personas solidarias, la mayoría de la IAC. Las trabajadoras piensan que el discurso de flexibilidad de Deliveroo “es perverso porque en realidad nos impone unas condiciones” y dispone de su trabajo “cuando les conviene hasta que te deja sin horas ni pedidos”. También afirman que “además de las vías judiciales e institucionales l@s riders usaremos nuestros medios con el objetivo de conseguir un trabajo digno”. Por este motivo han decidido convocar una nueva huelga. En esta ocasión se trata de una huelga de 48h el próximo fin de semana que afrontan con confianza porque consideran que en la anterior se dieron cuenta que son “una mayoría con el poder de hacer funcionar o parar esta rueda”.

Tras entregar la denuncia, la concentración se ha desplazado hasta el Ayuntamiento de Barcelona. Allí Riders x Derecho se ha podido reunir con la concejal Mercedes Vidal y le han solicitado que el consistorio declare a Deliveroo empresa non-grata si no mejora las condiciones de sus trabajadoras.

En las otras ciudades dónde Deliveroo tiene presencia (Madrid, Valencia y Zaragoza) se ha empezado trabajar con equipos jurídicos para llevar una denuncia a Inspección de Trabajo en las próximas semanas según fuentes de la plataforma en Madrid. El grupo de la capital catalana ha cogido la delantera por estar más organizado pero se trata de una acción conjunta acordada en una reunión con delegaciones de las cuatro ciudades. Para la huelga del 8-9 también convocaran acciones de apoyo.

Los portavoces del colectivo han denunciado que la empresa está “reclutando desesperadamente” nuevos trabajadores después del éxito de la huelga. Además afirman que siguen recibiendo presiones para firmar los nuevos contratos incluso teniendo contratos en vigor para los próximos dos años. Además de las cuestiones que ya explicamos en Poder Popular, las trabajadoras critican que “el nuevo contrato no fija el precio de los pedidos osea que Deliveroo lo bajará cuando le apetezca”, que el contrato se puede finalizar en cualquier momento si la empresa avisa con una semana y que si hay una lesión “se rompe inmediatamente.” Desde la plataforma han elaborado un video denunciado el nuevo contrato: