Versió en català

Oscar Blanco/ Las huelgas parciales de los lunes en el metro de Barcelona ya se alargan 10 semanas y según informa BTV suponen un millón de euros en pérdidas para la empresa pública Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). Después de dos meses y medio, el conflicto por la negociación del convenio está más bloqueado que nunca después de que la Consejera de Movilidad y presidenta de TMB, Mercedes Vidal, anuncias la ruptura de las negociaciones y que no se harán más propuestas. Toni Edo, secretario de comunicaciones de CGT-Metro, explica que el seguimiento de los parones continúa siendo “prácticamente total, entre el 95 y el 100%”.

Desde la CGT defienden que la huelga “no se centra en reivindicaciones salariales” y que está defendiendo propuestas que estaban incluidas en el programa de Barcelona En Comú como “evitar las externalizaciones y la precariedad y favorecer la conciliación familiar de la plantilla”. También creen que el anuncio de Vidal de no hacer más propuestas es una “carta para presionar” pero que más allá que “pueda tener tics autoritarios” consideran que “opciones como laudos forzosos o similares son muy poco posibles”.

Además, Edo valora que hay que seguir con las huelgas de los lunes y las otras movilizaciones anunciadas (Mercè, partidos del Barça de Champions, 11S…) porque “el nerviosismo de Vidal o incluso Colau demuestra que estamos haciendo la presión que necesitamos y en el punto adecuado”. Añade que desde la CGT no consideran que hagan falta cambios de estrategia.

La negociación del convenio se ha enquistado después de 70 reuniones entre representantes de los trabajadores de Metro y TMB. El secretario de comunicaciones de CGT-Metro asegura que ningún miembro del Ayuntamiento de Barcelona ha participado en las reuniones. “Sólo el consejero delegado Enric Cañas se ha dignado a venir un día”, afirma Edo, “hizo una propuesta sin concretar y quería que la trajéramos a la asamblea sin ponerla por escrito”. Cañas es un directivo de TMB escogido como cargo de confianza del Ayuntamiento. Según CGT, Colau se comprometió a un seguimiento paralelo de las negociaciones desde el Ayuntamiento que no se ha cumplido y desde el Comité de empresa se ha pedido reiteradamente que el consistorio se implicas directamente en las negociaciones”.

El relato contrasta frontalmente con el del Ayuntamiento de Barcelona y la concejal Mercedes Vidal que aseguró a Tv3 que el Ayuntamiento “lleva más de un año y medio haciendo propuestas de mejora que sólo han recibido como respuesta más huelgas” y que no pueden “internalizar masivamente servicios previamente externalizados porque hay una ley que prohíbe aumentar la contratación de todas las administraciones públicas”.

Edo también denuncia que “el pasado julio se llegó a un compromiso de no hacer nueva contratación externa” y “en febrero-marzo de este año se ha hecho una nueva licitación”. “Si los compromisos escritos no se están cumpliendo, llevar cosas orales a la asamblea sería un brindis al sol” desarrolla Edo. Por su parte, el Ayuntamiento defiende que se ha aumentado la contratación en los últimos meses.

Un último punto polémico es la publicación de los sueldos de los altos directivos. Edo defiende que los altos directivos “han destinado fondos públicos a estudios para intentar esconder sus sueldos” fuera de convenio aunque había “sentencias judiciales que obligan a hacerlos públicos”. Agrega que el Ayuntamiento ha dicho que este mes de julio publicará los que faltan porque ya se han publicado una parte. El año pasado 163 directivos (la mayoría de la franja entre los 60.000 y los 10.000 euros anuales) pidió el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que parara la publicación de sus nombres y sueldos. TMB publicó durante el mismo 2016 los nombres y sueldos de su cúpula directiva. El director del Metro recibía 135.532 euros brutos anualmente.