Poder Popular | A poco más de un mes, las expectativas entorno al referéndum del 1 de octubre aumentan dentro y fuera de Catalunya. La Universidad Anticapitalista de Verano no podía quedarse al margen y ha organizado el taller “Catalunya y el proceso soberanista” con Joan Giner, diputado en el Parlament por CSQEP, miembro de Podem y Anticapitalista, junto a Jose Téllez, teniente de alcaldesa de Badalona y miembro de la CUP. El parlamentario catalán rompía el hielo haciendo un repaso de los últimos años de la política catalana concluyendo que a penas hace un año que el ejecutivo catalán asumía el referéndum tras las promesas hacia Ítaca. Téllez además de recordar las movilizaciones masivas de los últimos 11S; ha puesto énfasis en el ciclo del 15M, así como la manifestación por la acogida de personas refugiadas del último año que ha sido la más grande de Europa.

La pregunta que ha recorrido las conversaciones informales durante la Universidad también se ha manifestado en el taller: ¿Qué pasará el día 1 de Octubre? ¿Y después? Se ha expresado la dificultad de imaginar escenarios posteriores al 1 de Octubre e incluso para el propio 1O. En este sentido, Téllez ha planteado que “la única garantía que podemos pedir es la de la participación”. Algo compartido por el parlamentario catalán que ha recordado el trabajo hecho por Podem de debate y deliberación interna posicionándose favorablemente a participar y llamar a votar en la convocatoria.

Los posicionamientos del bloque del cambio han sido tema de debate este verano y también en el taller. En éste se ha hecho un repaso de las diferentes posiciones, des de las críticas frontales de ICV al 1 de Octubre, hasta la llamada a votar de Podem, pasando por el apoyo con cautelas de los Comuns, pero también sus sectores críticos que defienden una participación activa y llamar a votar. Por su parte, Joan Giner, resolvía la pregunta planteando que “como revolucionarios y anticapitalistas, tenemos que valorar toda herramienta de ruptura con el régimen, haya referéndum el 1 de octubre o no; nosotras tenemos que ser las primeras en haber dado la batalla”. Téllez se ha mostrado más optimista en su celebración y participación así como en la obertura de un proceso constituyente a partir del día 2 apuntando por eso que “estamos por ahora en un proceso destituyente con el régimen”.

Pese a las dificultades entorno al 1O, éste supondrá “un nuevo marco político en Catalunya” ha afirmado Giner. Ante esto han coincidido en la necesidad de tender puentes y reconstruir confianzas entre las dos formaciones anticapitalistas en Catalunya, así como con el conjunto del bloque del cambio para hacer frente a la derecha catalana y española. En este sentido, el concejal de Badalona recordaba que la candidatura municipal fue fruto de una confluencia con diversas fuerzas de izquierdas incorporando tanto a la CUP, como a Podem. Además ha apuntado el acoso que está recibiendo la CUP por parte del gobierno del PP, una criminalización que da aire también a la derecha catalana y ha señalado como Anticapitalistas ha sido la única organización de ambito estatal en pronunciarse en su defensa. En la misma línea, Joan Giner se ha mostrado partidario para “coordinar las fuerzas de izquierda para el siguiente embate electoral” independientemente de que eso se traduzca en una sola papeleta electoral.

El referéndum como un embate al régimen ha sido punto de encuentro tanto para ambos ponentes como para el propio público. Varias intervenciones en el debate han llamado a solidarizarse con el pueblo de Catalunya el próximo 1 de Octubre. El concejal de Badalona ha planteado cómo “los procesos de cambio se pueden ayudar para romper los techos de este último ciclo” con la idea de “golpear juntos al régimen” y ha pedido que por ello las izquierdas del Estado Español pongan en su agenda el 1 de octubre como una práctica destituyente del régimen. Giner también expresaba el desafío que puede suponer el 1 de octubre para este régimen criticando que “el bloque del cambio no podemos ser la muleta del PSOE” y planteando la necesidad de ampliar las soberanías en el terreno material, social, económico que impliquen a mayorías trabajadoras de Catalunya en este proceso.