Rafael Cordón | Así se llama un poema de Mario Benedetti que expresa la contradicción entre un Norte poderoso y dominante y un Sur que sufre y resiste. En la ciudad de Murcia esta situación se materializa y agrava con la partición de la ciudad por las vías del ferrocarril hace ya más de 150 años. Unos barrios al sur de las vías, segregados del desarrollo de la ciudad por la poca permeabilidad de la comunicación con el resto de la ciudad y olvidados por los distintos gobiernos municipales. En esos barrios ha ido cristalizando un sentimiento de abandono acumulado durante décadas que en estos días está a punto de explotar.

Y es que desde hace más de 25 años vecinos de los barrios más afectados han estado reivindicando el soterramiento integral de las vías como forma definitiva que ayudaría a solucionar sus problemas. Durante ese tiempo han sido innumerables los actos de denuncia de la situación: creación de la plataforma pro-soterramiento en el año 91, difusión por todos los medios, folletos, carteles, pasquines, boletines semanales, pancartas, reuniones, asambleas, concentraciones, cortes de las vías, concursos de pintura, artistas solidarios, agitación en redes sociales, manifestaciones masivas… y también negociaciones con el ayuntamiento, partidos políticos, innumerables administraciones … ha implicado a toda la ciudadanía, a asociaciones vecinales, a comercios…

También se ha sufrido el acoso por parte de la sociedad conservadora, que apoya al Partido Popular en cualquiera de sus tropelías. Tropelías que son muchas en la región: clientelismo, corrupción, megaproyectos que no se acaban y que tenemos que pagar entre todas, medios de difusión que están en su mayoría a su servicio y represión policial.

Ni antes con el PSOE, cuando pudo hacer el soterramiento, ni ahora con el PP ha habido voluntad real de solucionar la situación, mientras sí se ha hecho en otras muchas ciudades. Falsas promesas continuadas. Comprobar que sí hay dinero para un costosísimo AVE, con corrupciones incluidas, que desde 2001 se anuncia que llegará, pero que no hay dinero para mejorar las abandonadas infraestructuras ferroviarias ni para su soterramiento en la ciudad ha hecho que la situación se haya vuelto insostenible para el vecindario.

El gobierno del PP, obsesionado en hacer llegar el AVE a la región cuanto antes para contentar a las grandes constructoras y utilizarlo como propaganda política, aceptó en 2006 el soterramiento. Después lo negó porque, decían, no se podía asumir por el coste. La continua presión desde los barrios y la necesidad de ofrecer algún resultado ha hecho que en estos años el PP haya estado engañando con falsas promesas sobre un soterramiento que no llega, ni llegará. A no ser que la lucha se radicalice.

Pero lo que sí han comprobado los vecinos es el inicio del muro para la llegada del AVE. Muro que en algunas zonas se construye a 80 cm de las casas y que aisla al sur de la ciudad. Las soluciones propuestas para que el AVE tenga una estación final anterior a la ciudad y así hacer posible que los trabajos del soterramiento integral sean factibles han sido rechazadas. Tal es la prisa para que el AVE llegue a la ciudad antes de las elecciones y una marea de propaganda, fotos, sonrisas e inauguraciones nos inunde.

Sin embargo, no han contado con la tenaz resistencia de la gente, especialmente de las mujeres. Han empezado por impedir los trabajos de construcción del muro.  Han realizado una acampada reivindicativa con asambleas abiertas para ir discutiendo y concretando las siguientes acciones, entre ellas aumentar la presión en las vías, cortando el tráfico ferroviario.

En la mente de la gente está el ejemplo de Gamonal. Solo la unidad, la amplitud de las protestas y su firmeza lograrán que no haya vías ni muros en superficie y que el sur de la ciudad sea solo una referencia geográfica. Si no es así, los barrios acentuarán su declive ante la indiferencia de una minoría de la sociedad que está cómoda en su burbuja clasista y de los grupos oligárquicos satisfechos con alcanzar nuevas cotas de poder.

Galeria de la #AcampadaSoterramiento. Fotografías de la Plataforma Pro-Soterramiento: