El ministro De la Serna llegó ayer día 14 a Murcia para alentar la ejecución de la sentencia de muerte para la ciudad y especialmente para los barrios del sur. Esa sentencia se había ido elaborando durante años desde los despachos del ministerio de Fomento, de Seopan, la patronal de las grandes constructoras, y la inestimable ayuda del gobierno regional y del ayuntamiento de la ciudad, ambos en manos del PP desde 1995.

Llegó con un mandato claro para sus subordinados: el AVE llegará en superficie sí o sí justo antes de las elecciones del 2019 y sus subordinados en la Región deben acabar inmediatamente con las protestas. Además mantuvo una reunión con miembros de la plataforma que durante tantos años ha llevado el peso de las reivindicaciones; este fue el resumen que dieron “la reunión con el ministro ha sido decepcionante”.

Mientras, más de 200 personas estuvimos desde las 10,30 de la mañana esperando la llegada del cortejo ministerial que, se decía, iba a inaugurar un puente sobre la vías. Vigilados de cerca por la policía y sin posibilidad de acceder al puente. Con un desprecio total dijo a la prensa que problemas de agenda le impedían ir. Mintió. Adiós y no vuelvas más.

Y lo de acabar con las protestas lo intentaron por la noche en la concentración diaria; las imágenes que se han difundido lo dicen todo. En eso no mintió. Sus argumentos tienen forma de porras y violencia. Solo ha servido para que viéramos directamente que están muy nerviosos porque cada vez participa más gente.

Pero las mentiras han sido la norma durante estos años. Ya en marzo de 2015 el consejero de Fomento aseguraba que los murcianos podrían ir en Ave a tomarse las uvas a la puerta del Sol. Mintió. Al año siguiente fue elegido diputado por el PP. En Madrid, pensó, no me pedirán cuentas.

El alcalde Ballesta dice que “es una situación que no va con la personalidad de la gente de Murcia que es pacífica, amable y tranquila”. Queriendo culpabilizar a los vecinos y a las vecinas, miente. Ayer se demostró que quienes no lo son, quienes no actúan de esa forma pacífica es la policía a las órdenes del delegado del gobierno.

Así que, seguimos con el lema de la Plataforma Pro-soterramiento “Iremos cada día. 20h a las vías”. Esta noche una vez más. Y las que hagan falta.