Alberto S. | “¿Es el resurgir de la extrema derecha española?” [1]. Después de ver las apariciones de la extrema derecha a lo largo de los acontecimientos relacionados con Catalunya estas últimas semanas, es inevitable hacerse esa pregunta. Por un lado, hemos visto asociaciones de la ultraderecha como DNAES convocando movilizaciones el pasado 30 de Septiembre arrastrando consigo a sectores del PP, Ciudadanos… Por otro, se ha observado la reaparición de grupos y personajes ya marginados en un ostracismo, como la del mitin del líder de Falange de las Jons en Zaragonza ante miles de personas el pasado 4 de octubre.

Y es que más allá de experimentar un crecimiento o de marcar la agenda -en este caso determinada por el debate sobre Catalunya- la extrema derecha ha aprovechado el conflicto catalán aliándose con el ala más reaccionaria de los grandes partidos. Así, camuflándose con la rojigualda y en connivencia con estos sectores, ha tenido vía libre para salir a la calle, tener más audiencia e incluso imponer sus normas calando el discurso.

Así sucedió el pasado 9 de Octubre en Valencia, fecha que desde hace tiempo los grupos fascistas y del blaverisme más rancio valenciano, tienen marcados en el calendario para enseñar músculo. Si además le sumamos que este mes estaban especialmente interesados en impedir cualquier movilización en la que pueda haber un gesto de apoyo al pueblo catalán o persona con simpatías hacia éste, el resultado es que hicieron una cacería ante la pasividad de las autoridades.

En el País Valencià la impunidad de la ultraderecha no es algo nuevo [2]. Lo que le ha conducido a las organizaciones fascistas a llevar a cabo acciones intimidatorias como los hechos del 18 de octubre contra Mónica Oltra a las puertas de su casa por componentes de España2000 enmascarados.

Frente esa impunidad[3], la misma que envuelve el asesinato de Guillem Agulló -presente en cada consigna- el País Valencià ha dicho basta. Y el resultado ha sido una manifestación unitaria con más de 4000 personas bajo el lema “contra el fascismo, y por las libertades” con un manifiesto [4] conjunto respaldado por más de 250 organizaciones, asociaciones… no solo de la València ciudad, sino de muchas comarcas que se unen frente al fascismo.

A la manifestación, de nuevo, no ha faltado la presencia de algunos pocos fascistas a los que parece salirles “gratis” cualquier intento de boikot violento contra actos pacíficos. Esta vez trataron de hacer una contramanifestación, pero les ha sido inútil, frente a una mayoría que no tiene miedo.

 

Recordando el poema de Martin Niemöler y las palabras de un compañero:

Cuando los nazis vinieron a buscar a los catalanes,
guardé silencio,
porque yo no era catalán.
Cuando encarcelaron a “los Jordis” y aplicar el 155,
guardé silencio,
porque yo no era independentista.
Cuando …

¡NO DEJEMOS QUE SEA TARDE!”

[1] https://www.cuartopoder.es/ideas/2017/10/20/miguel-urban-cataluna-el-resurgir-de-la-extrema-derecha-espanola/

[2] http://www.publico.es/politica/impunidad-historica-ultraderecha-valenciana.html

[3] https://directa.cat/actualitat/9-doctubre-batalla-de-valencia-contra-impunitat-feixista

[4]https://valencia28o.tumblr.com/manifest