No preguntan quién queda/ fuera. Preguntar sería abrir puertas diminutas/ traspasar el umbral/ hundirse en los otros.

En la habitación vacía: el mismo grito.

Las autopistas no disimulan las arterias del hambre/ ni resguardan de esta indiferencia mortal de los párpados. Sobre la memoria huérfana/ los hijos de nadie seguirán sin lugar donde morar.

Vendrán los mandatarios sin ley para desahuciar cantos dispersos en las aceras. Vendrán a demoler la casa de otra existencia -mientras afuera alguien aprende a resistir el frío.

(Arturo Borra)