Poder Popular | Noviembre Feminista, espacio de confluencia de activistas y unos 40 colectivos feministas, expuso sus demandas por la manifestación del 25N, día internacional de la no-violencia contra las mujeres y las niñas, en una rueda de prensa ante la Ciutat Justicia. La activista Montse Benito explicó que la hacían ante esta institución “porque el sistema judicial no garantiza verdad, justicia y reparación para las mujeres que han sufrido violencia”. También que las “mujeres no están en el centro de estos procesos” como demuestra el reciente juicio por la violación de San Fermín. Asia Selma, del equipo de comunicación de Noviembre Feminista, recordó el éxito de la manifestación contra la justicia patriarcal convocada por estos acontecimientos.

“Cataluña es la comunidad autónoma con más órdenes de protección por violencia contra las mujeres denegadas” puso sobre la mesa la abogada Marisa Fernández. El 2016 un 28% fueron rechazadas al conjunto del Estado español y la cifra catalana se situó al 55%. Durante el segundo trimestre del 2017 la situación se mantiene con 30% de denegaciones en el Estado y un 50% en Cataluña. Fernández definió el dato como “preocupante y permanente”. Denunció también “la carencia de formación de la judicatura” y “la carencia de institutos forense con formación de género” que provoca “que más de la mitad de las denuncias por violencia machista acaben archivadas”. La abogada también cargó contra el mito de las denuncias falsas, recordando que sólo son el 0,0079 del total. “El verdadero problema son las denuncias cruzadas” consideraba Fernández “los hombres que se avanzan a denunciar las mujeres por violencia doméstica para tratar de protegerse de una denuncia”.

Más allá del terreno judicial, Montse Benito se lamentó que “a pesar de tener legislaciones nacionales e internacionales”, los datos que salen en todo el mundo no paran de empeorar. “1 de cada 3 mujeres ha sufrido violencias machistas a la ciudad de Barcelona” expuso el activista que razonaba que “crecen los feminicidis dentro y fuera de la pareja”.

La plataforma también se mostró crítica con el sistema educativo que no tiene como prioridad la prevención de las violencias machistas. A la vez denunció la carencia de acceso a las medidas de protección y atención de las mujeres migradas en situación irregular. La socióloga Carme Alamany añadió algunos datos de las violencias al campo laboral con un 20% de brecha salarial, la inmensa mayoría de trabajos a tiempo parciales no deseado y el omnipresencia del acoso sexual.

En cuanto a los medios de comunicación, Selma criticó duramente la “falta de espacios que dé voz a las mujeres” y “el tratamiento inadecuado de las violencias”, así como “una publicidad que nos cosifica” o “la culpabilización de las mujeres supervivientes de agresiones sexuales”. Desde Noviembre Feminista se considera que los medios no hacen seguimiento de las demandas y conquistas del movimiento. Por eso se han puesto hilo a la aguja, Celma explicó que a la primera asamblea de abordaje de las violencias machistas se creó un equipo de comunicación y piden a los medios de comunicación “que sean críticos y responsables” y que se impliquen en dar voz al 50% de la población.

Por todos estos motivos, Noviembre Feminista convoca una manifestación en Barcelona que saldrá de Plaza Universidad a las 18h. Las activistas quieren dar “una imagen de libertad contra la violencia con demandas que van mucho más allá del pacto de Estado” y sostenida por miles de mujeres que crean redes y relaciones libres de violencia. A la vez quieren reivindicar la autodefensa feminista como una manera eficaz de responder y tejer redes entre mujeres para combatir todo tipos de violencia.