Posiblemente muchos y muchas de vosotras no conozcáis Arcebansa, una de tantas constructoras que hicieron su negocio en el estado español al calor de las innumerables obras civiles (carreteras, autovías.) que la administración les concedió y que por supuesto aprovecharon la burbuja inmobiliaria. Y su estupenda relación con los políticos de turno. Responsable de obras como la Plaza de la nueva sede para las Cortes de Castilla y León que fue construida en Valladolid y contó con un presupuesto de casi cuatro millones de euros, como publican en su misma web.

La empresa cuenta con aproximadamente unos cien trabajadores. El pasado 19 de septiembre el juzgado número dos de Zamora aceptó finalmente el concurso de acreedores, rechazado inicialmente por la falta de documentación.

A continuación entrevistamos desde Poder Popular a Agustín, trabajador de Zamora de la empresa Arcebansa, quienes llevan más de 5 meses sin recibir sus nóminas y a Patricio Alonso, sindicalista y abogado de la CGT Zamora y militante de Anticapitalistas Zamora.

 

¿En qué consiste el trabajo Arcebansa, es decir, a que os dedicáis en ella los más de cien trabajadores?

Agustín: esta empresa se dedica principalmente a la obra pública, como puede ser el asfaltado de carreteras, trabajos para el AVE, como por ejemplo el tramo desde Olmedo hasta el Padornelo, cubriendo casi todos los tramos. También posee planta propia de elaboración de áridos junto con las labores de extracción.

 

¿Cuándo comenzó la cuesta abajo de la empresa?

Agustín: la cuesta abajo comenzó con la caída de la construcción, a partir del fin de la burbuja inmobiliaria con el inicio de la crisis en 2008, lo cual vino acompañado de la poca inversión de la obra pública y todo ello unido a la mala gestión. Y actualmente se encuentra en concurso de acreedores.

Patricio: este proceso ha puesto también encima de la mesa una realidad de destrucción de empleo que viene a ser una constante en estas tierras, llenas de parados, emigrantes que se van y de índices de exclusión social terribles.

 

¿En qué condiciones os habéis encontrado trabajando desde que comenzó toda esta situación?

Agustín: las condiciones en las que nos hemos ido encontrando a medida que pasa el tiempo es la falta de información por parte de la empresa ,tanto de la situación financiera como de los retraso acumulados en los salarios  que han llegado a ser de 5 nominas más las extras . La empresa nos dice siempre que no tiene liquidez y que tiene que esperar pagos para así poder hacer frente a las deudas, mientras nosotros hemos seguido trabajando, cuando la actitud de la empresa fue exigir más cada día.

 

¿En qué situación se encuentran ahora mismo los trabajadores tras todos estos meses de lucha?

Agustín: los trabajadores después de los meses de lucha nos encontramos con los ánimos rotos.  Pero con la  alegría entre comillas porque ya entra en los hogares la prestación después de 5 meses sin cobrar, ya que la última nomina que se abonó fue la del mes de Abril.

Patricio: actualmente y gracias a la movilización de los trabajadores lo que después del verano era una situación de paralización de la situación ha tornado en expectativas de solución. Habiendo un compromiso por parte de la empresa de hacer cargo de parte de los atrasos. En este proceso, también han acompañado en la lucha CCOO y CGT y CNT, pero los que hemos estado en este conflicto hemos visto como desde la izquierda llamémosla oficial, se ha tenido una actitud distante, este comportamiento no es más que una demostración del desclasamiento que las organizaciones que dicen representar a los trabajadores tienen con sus conflictos.

 

¿Cómo os habéis organizado en las últimas semanas y que medidas habéis tomado para conseguir vuestro objetivo?

Agustín: desde el 31 de agosto que es cuando la empresa prescindió de nuestros servicios se vienen realizando manifestaciones pacíficas, caceroladas, y otras cosas similares, aparte de pedirle a las Instituciones y Ayuntamiento que medien en el conflicto recibiendo muy buenas palabras pero muy malos hechos.

Patricio: en este proceso nos hemos encontrado con una realidad clara y evidente de un colectivo que hasta que no se ha organizado y ha tomado consciencia de su realidad como grupo no ha encontrado el camino de las soluciones. El trabajo, la vivienda, los servicios básicos son los elementos que las clases populares quieren recuperar. Desde la autoorganizacion y la lucha las cosas se pueden conseguir, prueba este conflicto.