Miguel Gómez Garrido | Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti.” Oscal Wilde dixit. No sé si el autor de El retrato de Dorian Gray intuiría que su frase llenaría pósteres y memes, de las que circulan en Google, Facebook y Cuanta Razón, y que de vez en cuando se pasan por la portada de El Mundo o por la sede de C´s. Lo bueno de estas inspiradas locuciones es que combinan tres elementos muy útiles para aquel que quiera evitar las siempre resbaladizas e incómodas reflexiones: un “magister dixit” (“el maestro dijo”, un argumento de autoridad valido por el estatus de la persona que lo emite), simplicidad y una ambigüedad contundente.

Los responsables de marketing de Burger King España deben otorgarle mucha validez a las palabras de Wilde. Y como entendieron que el nuevo servicio que iban a ofrecer entraría sin pena ni gloria con una campaña de perfil bajo, han decidido echarse un ordago: una falsa oferta de trabajo en el que pedían a los futuros repartidores a domicilio estudios superiores, conocimientos de política, matemáticas u “otras materias de cultura general”, valorando además su “destreza en videojuegos” o sus posibles “aptitudes musicales y de canto”.

Fuente: Burger King

Las reacciones, evidentemente, no se han hecho esperar. La mayor parte de los comentarios de Facebook y Twitter iban destinados a reprochar a la empresa la inmensa desproporción entre los requisitos y las condiciones laborales de lo que toda la vida se ha conocido como un trabajo de mierda. Incluso Íñigo Errejón, secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos, pareció picar en el fake. Un tuit más tarde, ya alertado, se reafirmó compartiendo una imagen de El Confidencial en la que se comparaban los diferentes convenios colectivos de algunas cadenas de comida rápida, como McDonalds, VIPS o Restalia (que agrupa al 100 Montaditos, la Sureña y The Good Burger).

Fuente: El Confidencial

Y con ese cuadro hay menos bromas. Burger King, si bien parte de un salario base superior a McDonald´s, Domino´s y Telepizza, no ofrece plus de transporte. Tampoco compensa las horas extra, los domingos y los festivos. Su incremento por nocturnidad es de un 2%, bastante lejos del penúltimo, el grupo Foster Hollywood, que establece entre un 10 y un 20.

Parece curioso que una empresa que paga los sueldos más bajos de la comida rápida en España se permita el lujo de hacer bromas con uno de los reversos más oscuros de los precios baratos, los antojos nocturnos y el incremento de un 233% de los beneficios en 2016. Hay que estar seguros, como lo está su responsable de marketing, de que les va a salir bien la jugada. O creer a ciegas a otro gurú universal, Salvador Dalí, cuando afirmaba: “Lo importante es que hablen de ti, aunque sea bien”. No se les puede negar que hablar, lo que es hablar, se ha hablado de ellos. Brindo, con un vaso de plástico de auto refill, por que se siga hablando.