SENTIDO COMÚN

(A Agustín García Calvo)

Si todos en su mismo coche,
casa, piso, viaje para el verano
para todos de oferta,
como otra temporada de otoño o primavera
que renueve el armario
(se lleva el amarillo),
si todos hacen régimen
y buscan, viernes noche, la eterna juventud
ahogada de ginebra,
y luego se despiertan, de pronto, a beber agua,
todos se nos despiertan,
tal vez a beber agua, o no,
quizá a atender la angustia de las sombras,
porque todos ansían un futuro perfecto
donde no beban solos
ni preocupe la luz de los espejos,
las deudas, la familia,
las ansias por un sueldo que llegue a fin de mes
y nos inflame,
qué bueno ese futuro para todos nosotros,
los mismos, los iguales,
cada uno en su coche, casa, piso,
somos tan diferentes, sí,
somos tan diferentes,
y tantos, tantos yoes cada minuto que pasa
que sorprende, a todos nos sorprende constatar
tamaña coincidencia,
y ahí la duda,
si todos los que somos más bien originales,
todos le hemos mentido al reloj de mañana
o tachamos los días,
o soñamos despiertos
a qué olerá el vecino si lo tuviera cerca,
muy cerca,
ahí la duda,
si a todos una duda nos revuelve el fondo de los ojos
para dejar de hartarnos, de aburrirnos,
si un  soplo de inquietud nos desconvence
tal vez, digo solo tal vez,
podríamos cambiar.

(Diana García Bujarrabal)