Oscar Blanco | 100 personas asistieron a la asamblea de presentación y validación de una iniciativa ciudadana por la remunicipalización del agua en Barcelona. La iniciativa – presentada el 15 de diciembre al local de la PAH – ha sido impulsada por Aigua és Vida y cuenta con el apoyo de entidades como la Alianza contra la Pobreza Energética, la Marea Pensionista o la Red por la Soberanía Energética.

Aigua és vida” recordó en manos de quien está el agua en Barcelona – la multinacional Suez mediante su filial AGBAR – Y de qué manera: el 2012 el área Metropolitana de Barcelona creó sin concurso una empresa mixta donde AGBAR tiene el 70% de las acciones. Esta decisión llegaba después de que la empresa llevara gestionando el agua más de un siglo sin ningún tipo de contrato y sin que se formalizara nunca un concurso público. Ya hace más de un año el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña tumbó lo entrega del negocio a Agbar.

Esta situación y la posibilidad de construir una mayoría al pleno favorable a la remunicipalización son las oportunidades que el movimiento en defensa de la gestión pública y democrática del agua ve para lanzar la iniciativa ahora. Aún así, también ven como un riesgo la falta de experiencia al impulsar iniciativas de este tipo y que al someter la decisión a una consulta popular se pueda perder. Para suplir esta carencia de experiencia se contó con Leonardo Anselmi, que ya participó de la ILP para prohibir las cursas de bravos en Cataluña y es el impulsor de la iniciativa ZooXXI para acabar con la explotación de los animales en los parques zoológicos.

¿Qué se propone exactamente? La Iniciativa Ciudadana implica una recogida de 15.000 firmas para conseguir incluir la pregunta “Quiere usted que la gestión del agua en Barcelona sea pública y con participación ciudadana?” en la MultiConsulta, un nuevo mecanismo de participación ciudadana del Ayuntamiento de Barcelona que se llevara a cabo por primera vez el mes de mayo. También se presentarán iniciativas de Tanquem els CIEs y de Salvem el Sant Pau.

Desde la comisión promotora – a la que se han adherido ya 40 entidades – consideran que aunque hay dos mociones a favor de recuperar la gestión del agua impulsar el proceso de recogida de firmas es una oportunidad para no dejarlo en manos de las instituciones y para construir una mayoría social consciente de la importancia de recuperar el control de un bien común como el agua. También es una preparación para defender un modelo de gestión pública con participación ciudadana, es decir, la red por la remunicipalización puede ser un vehículo para estar preparados para un modelo de gestión no sólo público sino más democrático y participativo. Esta idea está inspirada – entre otros procesos como París o Berlin – en la reciente experiencia de Terrassa donde la Mesa del agua ha conseguido acabar con la gestión privada.

Precisamente Terrassa demuestra que la movilización y empoderamiento popular serán centrales para conseguir la remunicipalización, puesto que no es un proceso nada fácil. Las empresas hacen todo el posible para mantener su negocio y tienen la ley a favor. Después de décadas de reformas legales las privatizaciones se pueden hacer en un día y en cambio la gestión pública supone una auténtica carrera de obstáculos legales y técnicos para demostrar que es la mejor opción.

Las primeras 150 fedetarias ya están dispuestas a esta nueva fase de lucha para recuperar la soberanía de un recurso tan básico y común como el agua. Arrancar la gestión a Agbar supondría no sólo resistir, sino un paso adelante para revertir un modelo asentado de privatizaciones y empieza a desmercantilitzar sectores esenciales para la vida. Una oportunidad de blindar el derecho al agua y una gestión sostenible que apenas empieza.

 

Nou pas de la batalla de l’aigua a Barcelona