Mar González Sanz | ¿Por qué “Assemblea Groga” convocó este pasado domingo 17 de diciembre a la comunidad educativa a manifestarse en Barcelona con el lema “Defendamos la educación pública y democrática. Exigimos el 6%”? ¿Por qué una reivindicación de escuela pública y democrática en pleno 2017? ¿Qué está pasando con la escuela pública catalana?

La comunidad educativa autoorganizada al frente apoyada por otras entidades como plataformas de educación crítica, sindicatos, entidades y organizaciones políticas han demostrado de nuevo que la lucha por garantizar una educación pública de calidad, laica, popular, democrática e inclusiva está bien viva y que se mantiene firme ante los ataques que está sufriendo de manera más incisiva en estos últimos meses.

Las proclamas se centraron especialmente en dos focos: la exigencia de destinar el 6% del PIB al sistema de educación pública tal y como se recoge en la LEC (Llei d’Educació Catalana 12/2009 de 10 de juliol), aunque actualmente sólo se destina el 2,8%. Una demanda explícita y que se podría poner en práctica actualmente si existiera la voluntad política catalana de hacerlo, ya que depende exclusivamente del Govern. Este aspecto fue muy voceado a lo largo de la manifestación y también al final de la lectura del manifiesto. Además de la infrafinanciación que está sufriendo el sistema público educativo hay que sumarle los procesos de privatización encubiertos que ha facilitado y oficializado la LEC: selección de profesorado a dedo (decreto de plantillas); el eufemismo de autonomía de centros que encubre la centralización de poder y toma de decisiones en las direcciones y no en los consejos escolares. Por lo tanto, invierte un modelo de construcción de comunidad/centro educativo de forma colectiva y horizontal en otro unipersonal y jerárquico. También la concesión de privilegios en forma de conciertos económicos a escuelas religiosas concertadas y privadas que segregan por sexo la denominada doble red.

Así como otras demostraciones de desmantelamiento constante del modelo de educación pública en pos del beneficio del modelo neoliberal como son el proyecto Escola Nova XXI un auténtico caballo de Troia del neoliberalismo o el negocio de la “innovación” educativa que funiciona como el puente de plata para el desembarco de las empresas dentro y en la órbita del sistema público promovido por el Departament d’Ensenyament de la Generalitat (II Debate extraordinario sobre educación pública catalana celebrado el 18 de noviembre de 2017 en Badalona).

Esta demostración práctica de medidas neoliberales dentro de la educación pública constata que el auténtico adoctrinamiento que padece la escuela pública catalana es el del neoliberalismo.

Durante la manifestación del domingo se exigió la reversión total de los recortes. De la misma forma que el fin de estos procesos de privatización que actúan como sangrías parasitarias del sistema educativo público para beneficiar a un modelo de esencia privatizadora. Un modelo donde las escuelas tienen valor de mercado y la educación se convierte en un trámite como el túnel de lavado de coches de Tonucci para adaptar al alumnado a las exigencias del mercado laboral cambiante y precario dentro de una sociedad globalizada en la desigualdad.

La otra demanda giró en torno al rechazo y exigencia de cese del artículo 155 impuesto por el Gobierno del Estado español contra el autogobierno catalán y sus instituciones. Una regresión democrática que se materializa en campañas de difusión de mentiras y odio en forma de ataques acusatorios a las/los docentes de adoctrinadores, contra el modelo de inmersión lingüística que es en realidad un intento de destrucción de la herramienta garantizadora y constructora de cohesión social dentro de la sociedad plural catalana, de la usurpación del voto del govern de la Generalitat por pate del PP para imponer sus políticas en materia de oposiciones para el 2018.

Por todo esto el domingo se gritó bien alto y claro “No nos toquéis la educación!” y ante estos ataques salimos y saldremos a la calle. Para decir No al 155, exigir el 6% del PIB, denunciar todos los recortes, procesos de privatización, la coexistencia del modelo parasitario de la doble red y que defendemos una educación pública y democrática ante todo.

El próximo 20 de enero de 2018 Assemblea Groga vuelve a convocar a la comunidad educativa. Nos vemos de amarillo y en la calle.