Pepe Mejía | Katerina Sergidou (Atenas, 1982) es miembro del consejo político de Unidad Popular y miembro del redroja. También es investigadora de Cultura y Antropología Histórica en Panteion Panepistimion de Atenas.

 

Pregunta.- Empecemos recordando la amplia solidaridad con Grecia. ¿En qué quedó la Plataforma del Manifiesto “Por el cambio en Grecia?

Respuesta.- Desde los primeros días del gobierno, era obvio que sin un amplio movimiento de solidaridad internacional y europea no era posible responder a los chantajes de las élites europeos y la troika. Sin esa solidaridad internacional tampoco íbamos a construir una alternativa que fuera más allá de las fronteras griegas. Desafortunadamente, el gobierno de Syriza se pasó al otro lado, retrocedió, ignoró la valentía del pueblo griego y firmó los memorándums condenando al pueblo griego a la pobreza, la austeridad y la represión. Pero los lazos que tenemos con los pueblos del estado español siguen existiendo, y de hecho la plataforma por el cambio forma parte de nuestra historia común.

 

P.- ¿Existe contradicción entre tener una política feminista y no tener en cargos a mujeres?

R.- Desde el primer momento el gobierno de Syriza no quiso emitir ninguna señal rupturista y no tuvo ninguna intención de formar un gobierno en el que incluiría a mujeres en cargos públicos. En ese momento contamos con 7 mujeres dentro de un total de 50 miembros del gobierno. Fuimos pocas las que en su momento elevamos nuestras críticas y propuestas. Pero a día de hoy la cosa ha cambiado. En el último año el movimiento feminista ha ido en aumento. Muchas mujeres han empezado a romper el silencio y denuncian casos de violencia machista, cosa que ha conducido a la creación de nuevos grupos feministas que están reclamando visibilidad en las calles. También hay que recordar que la participación de las mujeres en todos los movimientos es muy alta, no solamente durante las luchas contra los memorandums entre el 2011 y 2015, sino también, defendiendo a las vecinas en las luchas contra los desahucios. Tampoco podemos olvidar que la primera mujer en el parlamento griego que ha votado no al acuerdo del 20 de Febrero en el 2015, era una mujer: Ioanna Gaitani. Pero la verdad es que tenemos un camino muy largo que recorrer hasta que podamos decir que el movimiento feminista está fuerte y que tenga un discurso hegemónico. Por eso miramos mucho a vuestro ejemplo.

 

P.- ¿Cuál es la actual situación económica y política de Grecia?

R.- Si tomáramos una fotografía del momento diríamos que, Tsipras tiene la iniciativa y que el gobierno está aplicando los memorandums y las medidas de austeridad, sin mucha reacción por parte de la sociedad. También vemos que la derecha, con Mitsotakis como presidente de Nueva Democracia, ha elegido una retórica de ultra derecha, hablando de un estado de represión, de inseguridad, cultivando el odio con los vecinos de Turquía, contra a los refugiados, etc. El gobierno de Syriza y sus apoyos, dicen que Mitsotakis, la derecha, son peores, y por eso la gente tendría que elegir el mal menor. Pero la realidad es que el contexto de la crisis económica y política sigue existiendo. La recuperación económica es anémica. Y esto está produciendo inseguridad en la burguesía. Es verdad que venimos de una derrota, no podemos negarlo, también es verdad que no existen grandes movilizaciones, pero sigue habiendo resistencia. Las movilizaciones siguen contra los despidos, exigiendo el pago de salarios en el sector público, contra los desahucios, especialmente en los barrios más pobres. En este contexto, es vital y requisito urgente la existencia de una alternativa política que sea visible y masiva.

 

P.- En las islas de Lesbos viven hacinados miles de refugiados. Muchos sirios y e iraquíes han muerto en estos campamentos situados en Grecia. ¿Cuál es su valoración sobre la política migratoria de Grecia?

R.- Es interesante saber que aunque en este momento tenemos más de 50.000 mil refugiados en Grecia, en medio de una crisis humanitaria, Amanecer Dorado, aunque lo ha intentado, no ha logrado subir sus porcentajes y concentrar sus fuerzas. En noviembre de 2016 en Chios, Amanecer Dorado prende fuego a un campamento de refugiados, con la tolerancia de la policía. Después se opone a la decisión del gobierno de aceptar a niños y niñas refugiadas en las escuelas. El Gobierno decide que los niños refugiados irán a las escuelas a diferentes horas del resto de niños y no en el mismo horario con los niños griegos. Amanecer Dorado, con apoyo de los medios de comunicación, inicia una campaña en escuelas tratando de convencer a padres y madres de que los niños traen enfermedades y son un peligro para la sociedad griega, que son musulmanes etc. En Oraiokastro ese discurso cala, pero en muchos otros, las asociaciones de padres/madres, junto con los sindicatos del profesorado y las organizaciones de izquierda y las organizaciones antiracistas no lo dejamos. Hubo parlamentarios fascistas y grupos de neonazis obstaculizando la entrada de los niños a las escuelas griegas. En algunos municipios, como Nikaia, el barrio de Pavlos Fisas, las asociaciones de padres lograron echar fuera a los fascistas y recibir a los niños.

 

P.- ¿Cuál es tu balance sobre la alianza con Anel?

R.- Los Independientes griegos (ANEL) que participan en el gobierno con ministros, formando el gobierno de Syriza-ANEL, son un partido de la ultra derecha. Su presidente, el ministro de defensa Kamenos, es un adorador de los desfiles militares y de las operaciones militares y no pierde la oportunidad de demostrarlo, organizando fiestas militares que nos recuerdan los años oscuros de la dictadura griega. También como ministro ha organizado los famosas tours a las islas fronterizas cultivando el miedo de los “enemigos” turcos, junto con Amanecer Dorado. Además de potenciar la venta de armas a Arabia Saudí. Pero no solamente ANEL es el problema. El gobierno de Syriza-Anel está apoyando el eje militar Egipto-Chipre-Israel, manteniendo relaciones comerciales y militares con Israel, en un época donde el pueblo palestino sufre una nueva ola de represión.

 

P.- ¿Cómo valoras las relaciones entre Syriza y Podemos?

R.- Los pueblos de Grecia y del Estado Español, han caminado mano a mano todos estos años y aprenden mucho de las experiencias políticas en ambas países. Los acontecimientos en Podemos nos interesan mucho, y siempre pensamos que tenemos muchos amigos dentro de Podemos que han apoyado al pueblo griego en momentos muy difíciles. Creo que la tragedia griega ha sido un shock para mucha gente de la izquierda española y de hecho Podemos tiene mucho de aprender de la tragedia griega. Los límites de las instituciones, la confianza en la gente y el movimiento, las “líneas rojas” y la construcción de una hegemonía popular basada en las capas más radicales y dinámicas de la sociedad son algunos temas a reflexionar alrededor de la experiencia griega. En estos momentos nuestro corazón está con Cataluña y el pueblo catalán. Apoyamos el derecho a decidir y respetamos el resultado del referéndum del 1 de Octubre. Durante las últimas semanas hemos organizado actos y manifestaciones en solidaridad con Cataluña, y creo que es un ejemplo más de los lazos entre el pueblo griego, el pueblo catalán y los pueblos del Estado Español.