Pepe Mejía | Más de un centenar de personas se manifestaron frente a la sede del Consulado de Perú en Madrid para expresar su rotundo rechazo al indulto concedido por el Presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) al ex presidente y condenado por genocidio y corrupto, Alberto Fujimori.

“Este indulto es una afrenta a las víctimas de las violaciones a los derechos humanos que se cometieron bajo el régimen de terror instaurado por Alberto Fujimori; así como una burla a las esperanzas de justicia para la mayoría de peruanos”, señala el Manifiesto leído en la fría y gris mañana del 28 de diciembre, coincidiendo con otras movilizaciones que se producían en otras capitales de Europa, provincias de Perú y Lima.

En la lectura se recuerdó los crímenes del fujimorismo y sus justas condenas. La Cantuta, en donde se asesinaron a 9 estudiantes y un profesor; Barrios Altos, en donde se asesinaron a 14 personas y a un niño de ocho años -Javier Ríos Rojas-. También se mencionó las esterilizaciones masivas a mujeres humildes y empobrecidas, el desvió de fondos públicos por más de 122 millones de soles (casi 32 millones de euros), para comprar portadas de diarios populares (“chicha”) que beneficiaban su segunda candidatura en el año 2000.

Para las peruanas y peruanos en Madrid, la decisión de PPK es un falso indulto humanitario. “Es un indulto express como canje político a la no vacancia (destitución) de PPK”.

El Presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, no sólo ha indultado a una persona sino a todo un sistema que simboliza la práctica de la corrupción y la dilapidación de los recursos públicos en beneficio personal. Se indulta a una persona que ha despreciado, ignorado y envilecido a las instituciones democráticas. Se concede el indulto a una persona que protagonizó un golpe de Estado para mantener sus privilegios y seguir robando al pueblo en beneficio personal. El indulto instaura la impunidad alentada desde la más alta instancia de nuestro país. El indulto no sostiene a las instituciones democráticas; más bien hace peligrar la misma democracia.

En el Manifiesto, que en formato carta se ha enviado a PPK, se advierte del riesgo de “enfrentamiento civil” y que organismos internacionales como la ONU, se han pronunciado en contra de este inmoral indulto. Amnistía Internacional, también ha manifestado su desacuerdo, catalogando este indulto como “un duro golpe a la lucha contra la impunidad en Perú”. “Las consecuencias –advierten- de esta vil decisión es sólo de su responsabilidad y la de su Gobierno. El pueblo, la sociedad civil, asumirá también su responsabilidad”.

Y subrayan. “No aceptaremos que una decisión -como es la concesión de un indulto a un genocida y corrupto- vaya contra los elementales principios democráticos”.

El Manifiesto finaliza expresando un compromiso. “Nos comprometemos a llegar a todas las instancias de España, internacionales y europeas para explicar que en Perú, Usted pone en riesgo a la democracia garantizando la impunidad a asesinos y corruptos. También apelaremos a la solidaridad de los pueblos hermanos de América Latina y de Europa. Juntos lucharemos por la defensa de la democracia, la vigencia de los derechos humanos, contra la impunidad y contra el indulto a Fujimori”.

Durante la concentración se lanzaron consignas: “Ni olvido ni perdón, Fujimori a prisión”, “Vamos pueblo carajo, el pueblo no se rinde carajo”, “Pedro Huilca presente, quien lo mato, Fujimori, quien lo vengará, el pueblo”, “El pueblo unido jamás será vencido”, “Perú, te quiero, por eso te defiendo”.

Entre los y las manifestantes estuvieron presentes Rommy Arce, concejala del ayuntamiento de Madrid, Rita Bosaho, diputada de Podemos por Alicante y María Eugenia García Nemocón, miembro del Consejo Ciudadano de Madrid de Podemos. Durante el acto se leyeron mensajes de solidaridad y repudio a la decisión de PPK. El eurodiputado Miguel Urbán y la diputada en la Asamblea de Madrid, Carmen Sanjosé, que desde París, alentó a seguir en las movilizaciones y seguir defendiendo los derechos humanos y justicia para las víctimas de la represión fujimorista.