Pepe Mejía | Alrededor de 400 personas participaron en la marcha contra los CIEs –Centros de Internamiento para Extranjeros- que se desarrolló en Madrid ayer domingo 7 de enero.

La marcha –que inició bajo una intensa lluvia- inició su recorrido en la boca del Metro Usera y siguió por la plaza Elíptica, Opañel, Oporto, Vista Alegre, Carabanchel, Eugenia de Montijo, Aluche y CIE de Aluche en la avenida de los Poblados.

Las consignas que se gritaron fueron: “Ni muros ni cárcel, todas a la calle”, “Ningún inmigrante es ilegal”, “Ni muros ni fronteras, libertad”, “No han muerto, han sido asesinadas”. Entre las manifestantes mucha peña joven y activistas de diversas organizaciones del barrio de Latina y Carabanchel. A pesar de la persistente lluvia, no se dejó de gritar consignas. Frente al CIE de Aluche –verdadero campo de exterminio y violación de los derechos humanos- se hizo lectura de un breve manifiesto en contra de estos centros de detención y por la apertura de fronteras y el derecho a migrar.

También se dijo que las movilizaciones iban a continuar hasta que el Gobierno cierre estos centros que están siendo cuestionados por diversos organismos internacionales y defensoras de los derechos humanos.