Xaquín Pastoriza | Este domingo, las calles y plazas milenarias de Santiago de Compostela se inundaron en una masiva manifestación contra la reforma de la Lei de Saúde que quiere aprobar la Xunta del PP. Desde todos los rincones del país, en autobuses o coches particulares, miles de ciudadanos/as, plataformas comarcales y sindicatos acudieron a la capital gallega para hacer oir un grito unánime: defendamos nuestra sanidad pública. La lei de Saúde ha despertado una fuerte contestación social debido al impulso que pretende dar al proceso de privatización que lleva años aplicando el PP en nuestra tierra, con la supresión de áreas sanitarias, el desmantelamiento de hospitales comarcales y la privatización del I+D+I, acabando con la participación social en el control de la Sanidad Pública Gallega. Estos últimos meses, miles de usuarios/as y profesionales salieron a las calles en diversas comarcas(A Mariña, Valdeorras, Salnés) afectadas por estos recortes, que acaban favoreciendo a la sanidad privada, haciendo que 86 pacientes se deriven diariamente de la pública a la privada. Los recortes en 3.000 profesionales y 700 camas condujeron este invierno a una situación de colpaso en los hospitales de las principales ciudades. La Xunta al disponer menos recursos, apuesta por centralizarlos entendiendo que así los va a gestionar mejor, pero lo que hace es privar de recursos a la periferia, especialmente al mundo rural.Esta ley supone también la entrada masiva de fondos de inversión y empesas privadas, tal y como se hizo con la privatización de la gestión del nuevo Hospital de Vigo, en el que la empresa concesionaria construyó un hospital más pequeño y con menos recursos de los previstos. Se profundiza así en el modelo neoliberal, convertir los servicios públicos en objeto de negocio, priorizando los beneficios de las empresas sobre los intereses del usuario/a.

Pero estos ataques han desatado la oleada de movilizaciones más sostenida y masiva que ha vivido Galiza en los últimos años, desde la gigantesca manifestación de septiembre de 2015 en Vigo, con más de 200.000 personas en las calles contra los recortes y la privatización del nuevo Hospital hasta las manifestaciones de miles en O Barco, A Mariña, Verín, Monforte o el Salnés, que cristalizaron en la manifestación nacional de este domingo. La clave del éxito de esta movilización reside en la unidad, una unidad entre usuarias/os y profesionales de la salud, entre sindicatos y plataformas, agrupados bajo las siglas de la plataforma unitaria SOS Sanidade Pública.

El proceso de movilización avanza exitosamente, demostrando que detrás de la pancarta no hay “cinco o seis”, como afirmaba el PP. Ahora, con el debate sobre la reforma de la ley, que tendrá lugar este martes en el Parlamento gallego, es el momento de mantener la presión, la unidad y la masividad y pedir la retirada completa de la ley. No se puede confiar en ningún maquillaje ni retoque con el que la Xunta pueda intentar confundir y dividir. Es el momento de desbordar y ampliar la respuesta más allá de los cauces de una hipotética negociación. La Xunta del PP no va a renunciar a su objetivo de privatizar la sanidad pública. Nosotros tampoco renunciaremos a defenderla.

 

Masiva manifestación en defensa da sanidade pública galega (galego)