María Lobo | Domingo, 11:00h de la mañana, y ya había una larga fila frente a la sala Terneras del Matadero de Madrid. A pesar de las entradas y salidas la fila se mantuvo hasta las 18:00h. Era fácil predecir que habría desborde. En redes, más de 1000 personas habían confirmado su asistencia y más de 3000 mostraban su interés por el evento.

Por el “Eventazo”, mejor dicho. Nombre dado al acto que la comisión 8 M de Madrid organizó el pasado día 11 de Febrero, como acción de apoyo social a la huelga feminista.

Hace apenas unas semanas, en una de las asambleas del 8M en Madrid, se propuso hacer un acto grande, una especie de presentación en sociedad de la Huelga. Algo festivo y reivindicativo, que nos diera visibilidad, que llegase a los medios, que hiciera que más mujeres se contagiasen de todo este proceso. Recuerdo que se propuso que no fuera por la tarde-noche, para que no se quedarán siempre sin ir las mismas que a esas horas están cuidando, y alguna comentó que fuera un rollo “horario aperitivo”. También que fuéramos pensando si conocíamos a mujeres cantantes que pudieran apoyarlo, u otras mujeres que pudieran intervenir en él. Se creó la comisión para empezar a prepararlo, y un grupo de compañeras se pusieron con el curro.

La siguiente vez que oí hablar del tema, ya escuche eso de “esto no va a ser un evento, va a ser un eventazo”. Y lo fue. Sobre el escenario diversidad, lucha y mucha energía feminista. Mucho curro de todas las que participaron en el equipo de organización, al contactar con referentes entre las que sí nos podíamos ver reflejadas, y las que colaboraron con los turnos de barra, aforo y cuidados, punto de información, que garantizaron un clima reivindicativo, amable y distendido. Parece que se nos alargó un poco el aperitivo, fueron más de 6 horas de evento.

En la calle, unos altavoces llevaban fuera el escenario, y el tiempo nos acompañó. Ambientazo, sororidad y una fila permanente, donde la normatividad afortunadamente brilló por su ausencia.

Dentro, en el escenario desfilaron mujeres muy grandes, que nos trajeron su música, sus vivencias, las experiencias con sus luchas y reivindicaciones. Voces como las de Belén Gopegui, Leticia Dolera, Gabriela Wiener o Rosa Montero, de activistas de distintos colectivos como territorio doméstico, Kwanzaa, Gitanas feministas o Las Frydas, por citar algunas, trajeron las reflexiones y las exigencias que nos llevan a decir basta, los porqués y para qué de la huelga feminista a través de los cuatro bloques temáticos. Basta de violencias machistas que sufrimos en todos los ámbitos y espacios de nuestras vidas; exigimos ser dueñas de nuestros cuerpos, exigimos que nuestros derechos sexuales y reproductivos sean reconocidos; no queremos fronteras y nos unimos en la lucha común contra la violencia racista y las leyes de extranjería que criminalizan y niegan derechos a las mujeres migrantes; y por construir un modelo económico nuevo, sostenible, que defienda a las personas frente el patriarcado y el capitalismo, que generan desigualdad y destrucción de recursos.

Madres contra la droga nos emocionó al traernos ese hilo morado que se puede apreciar en las luchas que ellas iniciaron allá en los 80, con otras más recientes lideradas también por mujeres como las de las Kellys o las Espartanas, que también estuvieron presentes.

Pusieron la música el colectivo feminista Arte Muhé, formado por LA Mare, Jhana, La Otra y Rozalén, junto con artistas de la talla de Amparanoia, Magalí Revollo y Alicia Ramos, y tampoco podía faltar en el encuentro los grandes temas de la Huelga feminista, como el “a la huelga compañeras” o la versión de La lega que ha hecho el coro Feminista. Esos temas que se te quedan grabados y te da buen rollo cuando se te vienen a la cabeza.

Y de esta manera se rompió con el paradigma capitalista de precio es igual a valor, en este caso el esfuerzo de muchas mujeres a un lado u otro del escenario, apuestas musicales disidentes y descentralizadas determinaron la importancia de este llamamiento internacional.

El domingo fue un auténtico influjo de energía feminista. Caminamos hacia la huelga de mujeres siendo conscientes de que venimos de lejos, de una larga historia feminista, y un recorrido de muchos 8M, y que tampoco acabará este ocho, que el proceso continúa, que impulsamos y desarrollamos propuestas para pensar en otras vidas, “porque este mundo no nos gusta y lo vamos a cambiar”.

Hasta el día 8 de Marzo, hay programadas distintas asambleas, actos, acciones… existen muchas formas de implicarte en el proceso, si aún no lo has hecho, para que el día de la huelga no sea sólo la manifestación, para que la huelga laboral, estudiantil, de consumo y de cuidados, la huelga feminista, pare el mundo. Porque si nosotras paramos, el mundo se para.

El movimiento feminista convoca la huelga de mujeres. Ese movimiento, que, -desde que se lo escuché decir a Justa se me quedó grabado-, apunta al corazón del sistema capitalista y patriarcal.