Redacción /Canarias Anticapitalista | Una importante movilización tomó la calle el jueves 22 de febrero. La existencia de la coordinadora confederal en la que participan distintas plataformas, colectivos y asociaciones hizo posible esta sincronización del movimiento en defensa de las pensiones. La insultante subida del 0’25 % puso la guinda a una situación que genera indignación y acción colectivas. En Bilbao, Madrid, Barcelona, Oviedo, Valencia, Zaragoza, Sevilla… En más de 80 ciudades tuvieron lugar manifestaciones.

En Canarias se llevaron a cabo en Santa Cruz de Tenerife y en Las Palmas  de Gran Canaria donde se celebraron concentraciones con notable participación de gente. Un nuevo frente se le abre al gobierno de Rajoy. La existencia de colectivos organizados en defensa de las pensiones por los diferentes territorios de forma autónoma y levantando reivindicaciones que recogen la situación de precariedad de las pensiones ha sido fundamental también para entender lo que pasó el 22.

Hace 5 años empezó a reunirse en la plaza de La Candelaria (la del 15M) un colectivo de pensionistas que lunes tras lunes mantuvo una constancia que ha fructificado en la constitución de la asociación canaria en defensa de las pensiones públicas y la participación permanente en la coordinación estatal.

Autoorganización, asambleariasmo y coordinación estatal

Desde la coordinadora estatal consideran que ha sido un éxito colectivo, basado en la unidad en la defensa del Sistema Público de Pensiones. También creen que ha sido la movilización organizada desde la base -las propias Plataformas en cada lugar- la que ha sido capaz de concienciar y conectar con los participantes en las mismas.

En este sentido desde la comisión Estatal de Organización afirman: “Estamos empezando, pues, a crear opinión. Se nos está empezando a escuchar.  Esas miles y miles de personas preocupan al poder político, especialmente al Gobierno que nos maltrata. Por lo que ese factor ya es en sí mismo un éxito. Pero no debemos caer en la autocomplacencia y debemos saber y hacer saber que las movilizaciones van a continuar.  El día 8, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, hemos de conseguir que un gran bloque de pensionistas estén presentes con nuestra pancarta en esa movilización, que también en nuestra: de las pensionistas y de los pensionistas.

Debemos de ser consciente de que es la primera vez en la historia de la democracia que las y los  pensionistas luchan de esta manera en defensa de sus derechos y, también, de los más jóvenes.  Estamos seguros de que ese mensaje de movilización de lucha intergeneracional irá calando en la sociedad. Somos, por tanto, un actor que la política ha de tener en cuenta y como tal hemos de actuar:  para hacer valer nuestras reivindicaciones. Animamos a continuar en la lucha y conseguir que la próxima movilización sea más amplia aún que esta que hemos realizado.  Hemos de conquistar la calle para defender nuestras pensiones”.

Reivindicando derechos para todos y todas

En el comunicado de este 22 de febrero la coordinadora estatal denuncia que “las reformas laborales y de pensiones llevadas a cabo han precarizado y exiliado a los jóvenes con salarios de miseria, provocan unas cotizaciones insuficientes a la Seguridad Social y por tanto impiden unas pensiones dignas. Se condena a más de 9 millones de pensionistas a la pobreza. Jóvenes, trabajadores y pensionistas sufrimos las consecuencias de la crisis que el sistema impone a la mayoría social.” (…) “El IPC actúa sobre nuestras pensiones como un impuesto que el gobierno del PP impone a los y las pensionistas de forma inmoral y perversa mientras utiliza este dinero que se nos roba para darlo a bancos y eléctricas y salvar sus cuentas financieras.” (…)

Señalan además que “Las reformas del 27/2011 (PSOE) y del 23/2013 (PP) y los Pactos de Toledo introduciendo los PPP y PPE actúan como una losa y suponen, según expertos y economistas, una pérdida a medio plazo de más del 35% del poder adquisitivo de las pensiones. Es evidente que este deterioro del Sistema Público de Pensiones tiene un objetivo que es favorecer los Planes Privados de Pensiones (PPP) y los Planes Privados de Empresa (PPE), y con ellos a bancos y gestores de dichos planes.”

El movimiento de defensa de las pensiones públicas exige que las percepción de una pensión sea un derecho constitucional, su inclusión en los PGE para hacer frente a los posibles déficits del sistema y reembolsar lo sustraído de la hucha de las pensiones. “Exigimos retomar la jubilación a los 65 años, la jubilación sin penalización a los 40 años cotizados, así como retomar el subsidio a los mayores de 52 años y la eliminación de toda discriminación que actualmente vulnera los derechos humanos de la mujer.  Es una lucha que no podemos perder y por ello estamos hoy y los días necesarios en las calles hasta conseguirlo.”

En Canarias, también se estuvo frente al INSS reivindicando derechos y denunciando la política del Gobierno del PP y convocando nuevas acciones, entre ellas la participación en la Jornada del 8 de Marzo.