Daniel Moreno | El pasado 3 de marzo las Plataformas de Afectadas por la Hipoteca (PAH) de todo el Estado convocaron una movilización desde Callao hasta la sede nacional del Partido Popular en la calle Génova donde se instó al partido conservador a que escuche a las familias, a que deje de defender los intereses de la banca y a que no vete la Ley de la Vivienda propuesta por la PAH. Esta nueva ley queda resumida en los siguientes cinco puntos básicos:

  • Dación en pago retroactiva, y eliminación y compensación por las cláusulas abusivas.
  • Alquiler asequible, para garantizar estabilidad y precios adecuados.
  • Stop desahucios, para que no haya ni un solo desahucio más.
  • Vivienda social, para realojar a las familias en pisos vacíos de la banca.
  • Suministros básicos garantizados, que toda la familia tenga acceso a agua, luz y gas.

Entre los objetivos de la convocatoria uno de los destacables era sin duda seguir presionando al congreso para qué abra el debate ante la Ley de Vivienda presentada por la PAH hace semanas y que la mesa de la institución, controlada por PP y Ciudadanos, mantiene bloqueada.

Por su parte la PAH cumplía ocho años como plataforma, como espacio autorganizado de vecinos y vecinas que se defienden ante la posibilidad de quedarse sin casa y en la calle. Pero que va mucho más allá y pone en el centro del foco la cuestión esencial, sacar la vivienda del mercado, es decir, desmercantilizar lo que es un derecho.

La lluvia respetó la convocatoria facilitando que miles de personas llenaran la madrileña plaza de Callao. A poco más de las doce y media de la mañana arrancó la manifestación inundando las calles del centro de Madrid -barrio inmerso en terribles problemas de gentrificación- clamando por una vivienda digna y por el fin de los desahucios.

El éxito de asistencia confirma que la PAH continúa siendo uno de los movimiento sociales con más capacidad de convocatoria y que su lucha sigue siendo de especial importancia.