Veterinaria Digna Madrid | Los profesionales veterinarios del sector clínico se organizan para combatir los abusos laborales.

Las empleadas, empleados y personas autónomas sin trabajadores a su cargo que ejercen en el sector veterinario clínico de la Comunidad de Madrid están creando estructuras que les protejan de las inclemencias laborales. Y es que, a diferencia de lo que pueda aparentar, la profesión veterinaria resulta ser un gran dilema para quienes deciden especializarse en clínica de pequeños animales (perros, gatos y animales exóticos). Por un lado está eso a lo que todos llamamos “vocación”, un deseo infantil, casi innato de desarrollar la profesión. Por otro lado, sin embargo, se presenta la cruda realidad: jornadas laborales infinitas y sueldos básicos estancos que no dan opción a mejora.

Sorprende escuchar los testimonios de tantas personas dedicadas al sector clínico veterinario alegando que sus condiciones laborales ni siquiera se ajustan a lo dispuesto en el Estatuto de los Trabajadores (R.D.L. 2/2015, de 23 de Octubre).

Hace poco publicaba una resolución el Tribunal de Justicia de la U.E. en la que consideraba como parte de la jornada laboral las horas de guardia fuera del lugar de trabajo, dedicadas a la espera del teléfono, ya que impide que el empleado/a se dedique, mientras, a sus intereses.

Sin embargo, si contamos con estas horas de guardia encontramos que, dentro del sector de veterinarios clínicos, hay un elevado porcentaje que trabaja muchas más de cuarenta horas semanales sin ningún tipo de remuneración extra.

En el caso de guardias presenciales tampoco supone ninguna mejora pues, aunque estas contabilicen como jornada laboral en el contrato, normalmente no se pagan las horas extra.

A esta situación de precariedad laboral cada vez más marcada y preocupante, se le suma la escasa valoración que tienen los profesionales veterinarios dentro de la sociedad. La frustración profesional se incrementa cuando a nivel social no se concibe a los veterinarios como indispensables no solo para la Salud Animal, sino también para la Salud Pública.

La iniciativa de este movimiento organizado del personal veterinario surgió de la mano de un grupo de jóvenes recién graduadas. Crearon una plataforma de reunión para todas las personas desprotegidas por la realidad del sector y la llamaron “Veterinaria Digna Madrid”. Está presente en las diferentes redes sociales (Facebook, Twitter, Whatsapp, Gmail) para recoger la información y el contacto de todo aquel que esté interesado en cambiar las cosas.

Para ello, Veterinaria Digna Madrid (VDM) realiza tareas de información y educación sobre derecho laboral y legislación aplicable a la veterinaria clínica. El fin es llegar a la máxima cantidad de gente posible, para que toda la sociedad sepa en qué condiciones están estos profesionales y por qué son importantes en nuestra sociedad a pesar de que su imagen se encuentra arrastrada por los suelos.

En resumen; como en toda España, en Madrid también coge forma el movimiento organizativo de las asalariadas y asalariados del sector clínico veterinario. Estos grupos reman en dirección a la sindicalización y a la elaboración de convenios colectivos sectoriales provinciales, pero sobre todo buscan dignificar la profesión a través del cumplimiento de contratos laborales justos y respetuosos hacia el empleado/a.