Pepe Mejía | Portavoz de la Coordinadora de Pensionistas en Defensa del Sistema Público, Leopoldo Pelayo es físico de profesión. Trabajó en la hostelería mientras estudiaba en Alemania. Mantuvimos una breve conversación en medio de reuniones frenéticas y en los preparativos previos a la gran movilización convocada para el sábado 17 de marzo a las 18 horas. La manifestación partirá desde Sol, pasará por Cibeles para llegar a la plaza de Neptuno.

 

¿Cómo surge la Coordinadora de Pensionistas en Defensa del Sistema Público?

La Coordinadora de Pensionistas en Defensa del Sistema Público surge ante la necesidad de unificar las distintas asociaciones y plataformas de pensionistas, muchas de ellas reducidas a un ámbito de barrio y que individualmente no resolvían ningún problema ni planteaban demandas organizadas a los poderes políticos. Ante la inacción de los sindicatos mayoritarios y el compromiso adquirido por estos en los Pactos de Toledo de 1996 y, sobre todo, la firma de las reforma de pensiones, con el PSOE en 2011, y que luego dio pie a la reforma del 2013 del PP. En ese contexto, un grupo de pensionistas procedentes de estas asociaciones y activistas de otros espacios de movilización procedentes de Mareas Ciudadanas y Marchas de la Dignidad constituimos el 3 de Noviembre de 2016, la Coordinadora de Pensionistas de Madrid.

 

¿Cómo elaboran la tabla reivindicativa?

Previo a la elaboración de la tabla reivindicativa entramos en contacto con otras plataformas del estado, sobre todo con la Marea Pensionista de Cataluña y Modopen de Galicia, y acordamos elaborar una tabla reivindicativa. Estuvimos dos meses recogiendo sugerencias y priorizando reivindicaciones comunes.

 

¿Cuáles son las principales reivindicaciones?

Incluir las pensiones en los presupuestos generales del estado, jubilación a los 65 años, recuperación del subsidio para mayores de 52 años, pensión mínima de 1080 euros y de acuerdo a la Carta Social Europea, revalorización automática de las pensiones en relación al IPC real, reducción hasta su desaparición de la brecha de género en las pensiones, eliminar todo tipo de copago y restablecer los derechos sanitarios, garantía de suministros básicos como el agua, la luz y transporte, pleno e inmediato funcionamiento de la ley de dependencia.

 

¿Cómo se llega a la masiva movilización del pasado 22 de febrero?

Hay que destacar que previo a las movilizaciones acordamos de que la Coordinadora sería un espacio transversal de movilización reivindicativa en la calle y en las instituciones. Un espacio en el que todo el mundo se sintiera a gusto, y que nuestro nexo de unión es la tabla reivindicativa. Las movilizaciones han ido de menos a más. La primera movilización simultánea en Vigo, Valencia, Barcelona y Madrid fue el 20 de diciembre del pasado año. Al mismo tiempo que impulsamos movilizaciones se montaban plataformas locales. Empezamos a llevar nuestras reivindicaciones a los ayuntamientos y también a los parlamentos autonómicos. Así llegamos a la derrota del PP, que tiene mayoría absoluta, en la Asamblea de Madrid.

 

El Gobierno dice que estamos saliendo de la crisis. Hay dinero público para sanear bancos y empresas como la de autopistas. ¿Cuál es la situación real de los y las pensionistas?

La reforma del 2011 supone un 20% de pérdida del poder adquisitivo. La del 2013 un 15%. Las dos reformas han supuesto un deterioro en las condiciones de vida de los actuales y sobre todo de los futuros pensionistas y esto es inadmisible. Muchas de las pensionistas estamos sustentando varias familias. Pero es que si seguimos con esta situación las futuras pensiones están en peligro. No vamos a parar ni vamos a admitir las provocaciones de un gobierno que solo sabe privatizar servicios públicos para beneficio de las tramas corrupta que lo rodean y que legisla para favorecer al IBEX 35 y a los consejos de administración nutridos por aquellos que un día tuvieron la responsabilidad de dirigir el país y hoy solo sirven a los poderes económicos más reaccionarios.

 

¿Qué supone la subida del 0,25 % que ofrece el Gobierno?

Supone una subida de menos de dos euros al mes. En España hay más de nueve millones de pensionistas. La subida de las pensiones en un 0,25%, que impulsa el Gobierno, no llega para afrontar la subida del recibo de la luz que es de un 80% y del 120% en el copago de medicamentos. La propuesta del Gobierno se enmarca en la perspectiva del recorte de las pensiones de hasta un 30% en los próximos años. Muchas de las que estamos en la calle movilizándonos llevamos 42 años cotizando y cobrando 600 euros al mes. Muchas de las que estamos en la calle no entendemos por qué se recortan las pensiones cuando el mismo Gobierno dice que el PIB ha crecido un 3%.

 

Díganos un mensaje de cara a la movilización del próximo 17 de marzo por la tarde en Madrid.

Los pensionistas somos la generación que acabó con la dictadura en los años 70. Sabemos que este gobierno tiene los días contados como los tenía la dictadura en el 75. No vamos a permitir que nos roben nuestros derechos sociales y económicos, estamos en una lucha de supervivencia que no podemos perder por nosotros y las nuevas generaciones. Es importante participar en las movilizaciones, pero no sólo las y los pensionistas, sino los y las jóvenes para exigir que se garantice que en el futuro haya pensiones dignas. Pero también es importante la participación de las mujeres, para superar la brecha de género en las pensiones. Hay que salir a la calle para exigir al Gobierno, pero también para meter presión al PSOE y Ciudadanos.