Xaquin Pastoriza | El 22 de marzo de 2014 un millón de personas se manifestaron en Madrid pidiendo trabajo, pan y techo. Fue el momento álgido de un ciclo de movilizaciones populares que estaba cuestionando de raíz la aplicación de las políticas de austeridad neoliberal diseñadas por la Troika. Pero el Régimen no podía dejar impune una movilización que lo señalaba como culpable de la miseria, de la precariedad, de la explotación. Por eso, se dio orden a los antidisturbios para que actuaran indiscriminadamente, sin mediar incidente alguno, en el momento cumbre de la manifestación, deteniendo a 24 personas. Entre ellas, formando parte de la columna gallega, estaba Emilio Cao.

A este joven de O Carballiño(Ourense), que era menor de edad cuando ocurrieron los hechos, la fiscalía le pide 5 años y 8 meses de prisión. Por estar allí. Por atreverse a salir a la calle y exigir lo que es de justicia: una vida digna.

Este 19 de marzo, en Madrid, tendrá lugar el juicio. Pero Emilio Cao no estará solo. Varios autobuses acudirán desde Galiza hasta la capital para arroparlo, La campaña de solidaridad con Emilio Cao ha tenido una gran repercusión, consiguiendo reunir las firmas de Xosé Manuel Beiras, de Anova, y de Ana Pontón, portavoz nacional del BNG, entre otras, incluyendo al alcalde socialista de O Carballiño. El propio Alberto Garzón ha grabado un video para expresar su solidaridad. El pasado jueves se celebró un concierto de apoyo en Compostela, en el que todos los grupos actuaron gratis. Emilio Cao ha señalado siempre que su caso no es una cuestión individual, sino que se trata de un problema colectivo, la represión desatada por el Régimen Mordaza sobre la disidencia, que está aplastando derechos y libertades para extender el miedo y criminalizar la protesta, actuando sobre raperos, escritores, actores, políticos y militantes de la impugnación. Por eso, hoy, más que nunca, manifestemos juntas que Todas somos Emilio Cao.