Gerardo García | En los últimos tiempos, con la acentuación en la puesta en práctica de las políticas neoliberales, de manera especial en forma de ataques a los derechos laborales más básicos, se ha visto un resurgimiento de las movilizaciones de trabajador@s, dándose lugar en sectores que hasta el momento habían estado un poco inactivos (o más bien, invisibilizados) en este aspecto…

Dentro de este contexto, el (pen)último conflicto laboral en ‘saltar a la palestra’ ha sido el del personal subcontratado de AirBus que, tras varios meses denunciando sus condiciones de trabajo y el empeoramiento de las mismas, ha decidido convocar huelga para el próximo 25 de abril. Para conocer más sobre esta situación y al día a día de esta lucha, hablamos con Fernando Lumbreras Moreno (´Lumbre’), trabajador de una de las subcontratas de la citada multinacional y miembro de la plataforma ‘Tarjetas Rojas’.

 

Hola, Lumbre. Cuéntanos un poco por encima tu relación laborar con AirBus.

Hola. Pues ésta se remonta a una serie de trabajos y participaciones en proyectos que llevo desempeñando con ella ejerciendo mis funciones de ingeniero aeronáutico desde 2008.

 

¿Contratado por la propia empresa? ¿En forma de colaboración externa? ¿De qué manera se produce esta relación a lo largo de todo este tiempo?

A lo largo de estos últimos diez años, nunca he sido directamente contratado por Airbus, sino que he asado por distintas empresas subcontratarias que colaboran con ésta. Por cuatro o cinco distintas concretamente. En los últimos tiempos, mi contrato pertenece a Aertec Solutions, una empresa relativamente pequeña dentro del sector.

 

Tenemos entendido que el eje del conflicto laboral que ha ‘estallado’ en los últimos meses en el seno de AirBus es precisamente la situación en la que os encontráis el personal que trabajáis para dichas subcontratas…

Sí, efectivamente.

 

¿Nos podrías empezar a describir, brevemente, esta situación?

Sí, claro. Podría empezar explicar dos conceptos que resumen bien nuestra situación actual y desde los que se explica el resto de los problemas que venimos denunciando; ‘Cesión Ilegal’ y ‘Subrogación’. La primera hace referencia a la ausencia en efecto de una interlocución intermedia (que correspondería a nuestra empresa subcontrataría) y AirBus. En teoría (y por ley), nosotr@s deberíamos responder ante nuestra subcontrata y ésta ante AirBus. Esto no se está dando, de ahí a que a nuestra situación se le denomine ‘cesión ilegal’. En la práctica, esto se traduce en que acabemos ejerciendo las mismas funciones y que adquiramos las mismas responsabilidades que el personal interno de AirBus, es decir el que está directamente contratado por AirBus, sin que esto se refleje en equiparación de derechos y beneficios laborales.

 

¿Y, en cuanto al segundo concepto, al de ‘subrogación’, qué nos podrías decir?

La subrogación se da cuando una subcontrata que venía desarrollando un trabajo determinado dentro y para AirBus deja de hacerlo y es sustituida por otra. Entonces, esta nueva subcontrata, en vez de contratar a nuevo personal laboral, lo que viene haciendo es contar con el que venía trabajando con la anterior, ofreciéndole de nuevo el contrato ‘desde cero’, sin que se contemplen aspectos como la antigüedad o cualquier otra mejora del mismo que le pudiese corresponder, lo cual, por cierto, incumple el convenio que regula expresamente el proceso de subrogación.

 

Antes de continuar y para hacernos una idea. ¿Cuántas personas os veríais afectadas por esta situación

Pues, en realidad, la práctica totalidad del personal subcontratado por AirBus. Por ejemplo, en la sede de Getafe, estaríamos hablando de la mitad de l@s 6000 trabajador@s que figuran en plantilla. Es decir, de unas 3000 personas.

 

Antes comentabas la existencia de una serie de desigualdades, de ‘brechas’ en relación a derechos y beneficios laborales entre el personal interno de AirBus y el subcontratado. ¿Podrías explicarnos, en líneas generales, en qué consistirían?

Sin duda, la diferencia más notable a primera vista es la salarial. Yo, por ejemplo, vengo cobrando alrededor de un 40% de lo que cobra una persona que desempeña una labor análoga a la mía y que está contratada directamente por AirBus. Eso se puede relacionar, con muchas cosas. Por ejemplo, con el incumplimiento de la subrogación al que me refería antes y también, con la disparidad de condiciones contractuales entre las diferentes sucontratas y de recursos con los que contamos para defender nuestros derechos laborales. Mi empresa subcontrataría actual, Aertec Solutions, no cuenta con sección sindical propia, y no es la única en que esto sucede y eso limita mucho. Ésa, la salarial, sería la principal ‘brecha’ (digamos) entre ambos tipos de personal, pero habría muchas otras diferencias que afectan a aspectos cotidianos de nuestro trabajo.

 

Como por ejemplo…

Como por ejemplo, las restricciones al acceso al Parking para personal subcontratado, siendo muy difícil aparcar ahí a partir de las siete y media de la mañana, porque se reserva casi todas las plazas a personas internas. Como por ejemplo que nosotr@s sólo podemos acceder a comer antes de las doce y media o después de las dos y media también por cuestiones de escasez de espacio y de preferencia para el personal interno (es importante añadir aquí que todas las ampliaciones que se hacen tanto en el Parking como en el comedor llegan tarde y se muestran claramente insuficientes). Como por ejemplo, que habiendo sitio de sobra en los autobuses lanzadera de AirBus para todo el personal, tanto interno como subcontratado, de la compañía, sólo el primero tenga derecho a utilizar dicho transporte. Como por ejemplo, la desigualdad en los precios que ofrece SODEXO, la empresa encargada del catering, a l@s trabajador@s subcontratad@s (en torno a siete euros el menú) respecto al que se le ofrece a l@s trabajador@s directamente contratad@s por AirBus (en torno a cuatro euros por ese mismo menú). Como por ejemplo algunas condiciones generales de trabajo que terminan afectando más a las personas subcontratadas, como pueden ser las condiciones extremas de temperatura (tanto de frío como de calor) que soporta el personal (mayoritariamente subcontratado) que trabaja en casetas. Y así podría seguir…

 

Una vez conocidas, aunque sea por encima, todas las circunstancias que os han llevado a iniciar estas movilizaciones, nos gustaría saber cómo os organizáis para denunciarla, cómo lo hacéis en torno a la toma de decisiones…

Desde el primer momento decidimos organizarnos de forma colectiva para defender nuestros derechos y denunciar los ataques a los mismo. Los hemos hecho en forma de asambleas abiertas a las que vienen acudiendo en torno a trescient@s trabajador@s, desarrollándose asimismo distintos hilos de comunicación con el resto del personal laboral. En esas asambleas es dónde se decidió en primera instancia iniciar paros y en una segunda que éstos se plasmasen en forma de una huelga completa fechada para el 25 de abril. Es importante, a mi entender, que la gente (l@s trabajador@s) entienda realmente lo que significa emprender este tipo de acciones, lo que nos jugamos con ello… En paralelo a esto, también hemos formado una especie de plataforma, ‘Tarjetas Rojas’, muy activa sobre todo en redes sociales, con el fin de visibilizar nuestra lucha.

 

¿Tarjetas Rojas?

Sí, en alusión al color de las tarjetas de identificación que llevamos el personal laboral subcontratado a diferencia de las que llevan el interno, que son de color azul. https://tarjetasrojasairbus.wordpress.com/

 

Tenemos entendido también que el apoyo prestado por los sindicatos mayoritarios y por los partidos políticos (hacemos mención especial a los adscritos a la izquierda) ha sido, a nivel general, cuanto menos mejorable.

Es que, de hecho, no ha existido. Nos han dado la espalda. Comisiones Obreras y UGT nos han dicho desde siempre que no encontraban ‘razones objetivas’ para apoyar nuestras demandas, que nuestras quejas eran ‘superficiales’ y que nuestras condiciones laborales ya eran lo suficientemente buenas para pedir mejoras en las mismas. Nunca han querido entender nuestra situación. Y, por desgracia, esa postura se ha trasladado íntegramente a, por ejemplo, Izquierda Unida. Una buena muestra de ello fue el nulo apoyo que nos dio ese partido en el Pleno del Ayuntamiento de Getafe del 16 de marzo cuando fuimos a exponer nuestras razones para ir a la huelga el 25 de abril. Afortunadamente, al menos, Podemos (de hecho, estamos en contacto directo con Rafa Mayoral, que nos ofrece apoyo y cobertura de forma explícita), CUP´s como pueden ser Ahora Getafe, la CGT, y diversas pequeñas organizaciones sindicales y políticas sí que nos están dando ese respaldo.

 

Y, ya para ir terminando esta entrevista y de cara a quiénes que sí queremos respaldar desde fuera vuestras reivindicaciones o, al menos enterarnos del recorrido de vuestras movilizaciones… ¿Dónde podemos contactaros, ‘encontraros’?

Pues, como ya comenté antes, desde la Plataforma ‘Tarjetas Rojas’ nos estamos mostrando muy activ@s en las redes sociales, pudiéndosenos seguir tanto en Facebook (1) como en Twitter (2). En esta segunda red social, también es muy interesante seguir otros perfiles como el de Subcontratado García (3) o el de la CGT de AirBus (4), que también está dando una abundante y buena información sobre todo lo que hemos estado hablando aquí.

 

Bueno, pues desde ‘Poder Popular’, sólo nos queda agradecerte tu tiempo y toda esta información que nos has proporcionado y mostraros nuestra solidaridad activa con vuestras reivindicaciones y movilizaciones.

Lumbre; Pues de nada, y gracias también a vosotr@s por vuestro apoyo y difusión.

 

ENLACES;
(1); https://www.facebook.com/TarjetaRojaAirbus/
(2); https://twitter.com/TarjetasRojas
(3); https://twitter.com/subcontramierda
(4); https://twitter.com/cgtgetafe

 

Gerardo García es militante de Anticapitalistas.