Diego Fernández Gómez y Guillermo Dorado Garcés | El 14 de noviembre de 2012 se convocó una Huelga General en contra de la reciente reforma laboral aprobada por el Partido Popular y de la pérdida, cada vez mayor, de derechos de la clase trabajadora. Durante esta jornada reivindicativa, tanto Pablo Alberdi como Jorge Merino se encontraron presentes en el periodo que abarcó desde los piquetes matinales hasta la manifestación vespertina con sus compañeros del sindicato CNT. La convocatoria fue un éxito y unas 14.000 personas se reunieron llenando las calles de Logroño de rabia e indignación. Todo transcurrió con normalidad y sin apenas altercados en un día histórico para La Rioja. Sin embargo, según fuentes policiales, esto no fue así. Una vez finalizado el recorrido, frente al Palacete de Gobierno de La Rioja y sin motivo aparente alguno, salvo el lanzamiento de un globo de pintura del que se acusa a Pablo, hubo cargas policiales brutales. Éstas no habían tenido lugar en Logroño desde hacía 30 años, y acabaron con varios heridos y Pablo Alberdi detenido.

Se le acusó de incitación a la violencia, alteración del orden público y resistencia a la autoridad. Jorge, tras dar el discurso de final de manifestación, abandonó la misma y se dirigió a su centro de trabajo, situado a 50km de Logroño. Al día siguiente fue también detenido por incitación a la violencia y alteración del orden público. Hubo además un tercer detenido, Iñaki, que es miembro del sindicato UGT. Todo este dispositivo fue grabado al completo por la policía. No obstante, cuando la defensa reclamó los vídeos, se puso de manifiesto que estos habían sido borrados ya que “no aportaban nada a la investigación”. Por suerte, la existencia de testigos que sí guardaron las imágenes en sus teléfonos (lo cual no sería posible tras la aplicación de la Ley Mordaza) demuestran lo infundado de las acusaciones.

A raíz de estos sucesos, nace la plataforma Stop Represión La Rioja. Año tras año, se ha celebrado cada 14N el “Aniversario de la Vergüenza”, como los miembros de la plataforma lo denominan. Por fin, tras cinco años y medio, el proceso más largo contra sindicalistas en España está próximo a su fin, ya que la última vista del juicio comienza el día 9 de este mes. Por ello, el pasado sábado se convocó una manifestación en apoyo y solidaridad con los encausados. A pesar de la abundante lluvia, más de 3.000 personas se reunieron al grito de “Pablo y Jorge absolución”, “Alberto Bretón dimisión” o “Basta ya de montajes policiales. La convocatoria fue un éxito y la solidaridad sobrepasó las fronteras provinciales, contando la movilización con gente de Barcelona, Lleida, Zaragoza, Santander, Iruña, Bilbao, Madrid, Burgos e incluso de Córdoba. El recorrido, copado por los paraguas y las banderas de CNT, fue pacífico y sin incidente alguno. Una vez en la concha del Espolón, tuvo lugar un pequeño acto en el que participaron representantes de los movimientos sociales riojanos, portavoces de la plataforma Stop Represión, Madres Contra la Represión, las madres de Jorge y Pablo y los propios encausados. Aquí se habló de las excesivas penas que se piden a los detenidos (6 años y 9 meses para Pablo y 2 años para Jorge), de la poca credibilidad de Fernando Fernández Beneite, jefe del dispositivo policial el 14N de 2012 y que fue premiado por ello con un puesto de comisario jefe en la Policía Local de Logroño, de la lamentable actuación de Alberto Bretón, delegado de Gobierno en La Rioja, y de la reciente declaración en el pleno municipal de Logroño como “Ciudad solidaria con los heridos y encausados del 14N”. Por último, visiblemente emocionados, los encausados Jorge y Pablo tomaron la palabra: agradecieron el apoyo que habían recibido desde tantos lugares y declararon que, si el juicio al que se van a enfrentar esta vez se ajusta a un proceso normal, lo tienen ganado. También señalaron con seguridad que, a pesar de vivir aún en el periodo de mayor incertidumbre de sus vidas, están confiados porque saben que el juicio social, el de la gente de Logroño, ya les ha dado la razón.

Durante los días de juicio también se está dando un numeroso acompañamiento a Jorge y Pablo a la puerta de los juzgados, para contrarrestar una posible presión a la justicia desde las altas esferas (la vista del juicio comenzó este lunes y finaliza hoy miércoles). La sentencia es posible que no vea la luz hasta pasados los meses de verano, pero los encausados nunca estarán solos. Han recogido más de 19.000 firmas y no han dejado de recibir muestras de cariño, entre las que se encuentran las de Diego Cañamero, Rafael Mayoral y diferentes partidos, sindicatos y colectivos sociales de todo el Estado. Por ahora, no queda más que esperar a que se resuelva el juicio y se sepa finalmente si la sentencia es condenatoria, o triunfa la verdad y la justicia con una absolución para ambos encausados. Hasta entonces, en la calle no nos cansaremos de decir lo mismo: ¡Jorge y Pablo libertad!