Redacción Poder Popular | Las calles de todo el estado se han teñido de morado denunciando la sentencia del caso de la violación múltiple en los San Fermines de 2016. Por ejemplo, 6.000 personas en Barcelona según la Guardia Urbana han abarrotado la plaça Sant Jaume en una imagen repetida en decenas de ciudades y en Madrid la movilización continua casi 3 horas después de haber comenzado. Desde primera hora de la mañana la expectativa por la sentencia se hacía notar y ya empezaban a correr convocatorias para esta misma tarde.

https://twitter.com/PoderPopularWeb/status/989553964634005504

A la 13h del mediodía, el juez José Francisco Cobo de la Audiencia de Navarra, leía la condena del caso conocido como de «la Manada» en que los acusados quedaban condenados por «abuso sexual continuado». Una condena por debajo de «agresión sexual» que según el Código Penal implica la inexistencia de violencia e intimidación y que por lo tanto, no reconocía la violación múltiple sufrida. Los cinco acusados eran así absueltos del delito de violación, así como del de robo y el delito contra la intimidad.

Para más añadidura, uno de los jueces, Ricardo González, pidió un voto absolutorio alegando que no había evidencias de «oposición, rechazo, disgusto, asco» y un largo etcétera que manifiesta el profundo machismo de la propia judicatura. Desde el colectivo Dones Juristes han denunciado que el comunicado asienta un peligroso precedente para las libertades de las mujeres al entender que el consentimiento se puede producir bajo presión y como “mal menor”.

La campaña lanzada horas antes de la lectura de la sentencia se ha vuelto viral con llamadas a la movilización y la denuncia del carácter machista y patriarcal de la justicia. Frente a una condena que no reconoce el carácter violento de una violación múltiple, el feminismo ha llenado las calles al grito de «hermana, yo sí te creo» en la lucha contra la impunidad social, política y judicial que tienen hoy las violencias machistas. Una muestra de fuerza más del movimiento feminista tras el masivo 8 de marzo que ya ha venido denunciando y movilizando para otros casos judiciales en los últimos tiempos como el de Juana Rivas.