Pepe Mejía | Alrededor de 200 trabajadores, funcionarios de prisiones, se concentraron ayer miércoles 23 de mayo a las puertas del recinto penitenciario de Valdemoro. Hoy, jueves, se han movilizado en Madrid VI Aranjuez. Exigen: a igual trabajo, igual salario.

Los y las trabajadoras se concentraron puntualmente a las 7.30 horas de la mañana. Los funcionarios de prisiones, que dependen del Ministerio del Interior y no de Justicia al que pertenecieron pero que el Gobierno, por sus propios intereses, los equipararon con policías y guardias civiles, exigen dignificar su trabajo en prisiones.

La movilización –que duró desde las 7.30 a 11.30- es una más de las muchas que está protagonizando este colectivo. Y la intención es que sigan produciéndose más movilizaciones.

Una de las trabajadoras movilizadas nos decía: “Oigo problemas, seco lágrimas, estudio el comportamiento… Pero no, no soy psicóloga. Vigilo comedor, vigilo patio… Pero no, no trabajo en un cole. Evito conflictos, separo peleas, intervengo drogas, armas y material prohibido… Pero no, no soy policía”.

La compañera añade que hace inventarios varias veces al día pero sin ser contable. Lleva expedientes y sabe algo de derecho pero no es abogada. Y añade: “Donde yo trabajo, dentro, no hay policías ni guardias civiles, aunque estén las personas más peligrosas de la sociedad. No tenemos armas. Nadie nos conoce, no hacemos ruido. Hacemos nuestro trabajo lo mejor que podemos”.

Las y los funcionarios de prisiones han repetido que seguirán movilizándose hasta conseguir sus reivindicaciones. “Queremos que se dignifique nuestro trabajo y sea reconocido. Pedimos equiparación salarial porque todos nosotros, a diario, nos jugamos la vida, independientemente de la cárcel que sea. Esa es nuestra lucha. Una lucha pacífica, saldada con gomazos por parte de supuestos compañeros del mismo Ministerio. Gomazos que consiguen que seamos un equipo más fuerte. Porque somos eso… un gran equipo”.