Laia Facet | Más de viente horas de pleno en el congreso argentino. Al otro lado del muro institucional, cientos de miles de mujeres concentradas desde primera hora de la tarde para que a ninguno de los y las diputadas se les pasara por alto sobre qué cuerpos iban a votar. Pasaron la noche allí. No era para menos, tras trece años de campaña y siete intentos de que pasara a tramite parlamentario una ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo el 13 de junio era el día.

https://twitter.com/CampAbortoLegal/status/1007122377841561600

La legislación a la que hoy se ha pasado página sólo consideraba «legal» la interrupción del embarazo en los casos de violación y en los que la vida o la salud de la mujer corriera peligro. Una legislación del estilo era la famosa ‘Ley Gallardón’ que el movimiento feminista consiguió tumbar, además de hacer dimitir al ministro. En Argentina la persecución, la criminalización y la estigmatización nunca cesó con infinitas trabas jurídicas, persiguiendo a profesionales y empujando a las personas gestantes a la clandestinidad. Según datos de Amnistía Internacional, medio millón de abortos se llevan a cabo en el país, de las cuales entorno a 45.000 – según datos del Ministerio de Salud – reciben atención sanitaria por problemas en la interrupción. Estos problemas son la principal causa de «muerte materna».

La ley que hoy el congreso argentino ha aprobado es el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) redactada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. Una ley que permite la interrupción libre hasta las 14 semanas de embarazo. Esta ha sido la séptima vez que la campaña presenta esta propuesta de ley y la primera que pasa a votación en la cámara. El pasado 19 de febrero en Buenos Aires las mujeres argentinas marchaban en una manifestación en el llamado «pañuelazo». Días después, ante el empuje social, se reabría el debate sobre el proyecto de ley con el histórico lema: Educación sexual para decidir. Anticonceptivos para no abortar. Aborto legal para no morir.

Tras unas 20 horas de intervenciones parlamentarias y mareos de cifras – ya que se dio libertad de voto – que han tenido en vilo al país, el resultado quedaba en victoria: 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención. Ahora será el turno de la cámara del senado ratificar la decisión.

El aborto ha sido las últimas décadas un terreno de lucha en todo el continente. Reformas que han ido endureciendo los derechos reproductivos, también algunos avances en el continente como el caso uruguayo. Hoy Argentina puede marcar un precedente para el conjunto de América Latina en materia de derechos para las mujeres, siendo su movimiento feminista sin duda una referencia para las activistas de todo el mundo.