TINTA

                    mi otro abuelo
                    estuvo preso en vetusta,
                    en la cárcel provincial,
                    después de la guerra:

                    todas las mañanas
                    colgaban una lista
                    en la puerta de entrada de la cárcel:
                    en esa lista estaban escritos
                    los nombres y los apellidos
                    de todas las personas
                    a las que el día anterior
                    habían puesto contra el paredón
o                  dado muerte
                    mediante garrote vil:

                    imagínate a tu abuela
                    me decía mi padre
                    sin saber leer ni escribir,
                    conmigo en brazos,
                    preguntando a gritos
                    a las otras mujeres
                    si tu abuelo
                    se había convertido

                    en tinta.
 

(David González)