Oscar Blanco | El centro social La Obrera de Sabadell ha iniciado con la mediación del Ayuntamiento de la ciudad una negociación con Cajamar, propietaria del immueble que ocupan desde hace más de 3 años en el barrio del Eixample de la ciudad vallesana. Como explicamos en Poder Popular hace unos meses, la Obrera se encuentra immersa en una campaña para evitar el desalojo del espacio después de colapsar la demanda civil de la entidad financiera con la autoinculpación de 17 activistas. El 1 de julio celebraron una asamblea abierta para planficar las futuras movilizaciones en defensa del espacio autogestionado.

Diez días después se produjó una primera reunión entre el centro social y Cajamar, junto con sus abogados, dónde las activistas plantearon sus demandas: retirada de la demanda mientras dure la negociación y cesión del espacio por 50 años en régimen de masoveria. Pese a que, como era de preveer, Cajamar no accedió a ninguna de las dos demandas en este primer contacto desde la Obrera valoran los resultados de la reunión positivamente ya que se cerró una futura fecha de reunión el 26 de julio y los representantes de la empresa se comprometieron a presentar una contraoferta.

Hasta ahora la via de la negociación no había estado abierta y que Cajamar reconozca a la asamblea del centro social como parte negociadora puede ser clave para una futura victoria popular que mantenga el uso social y comunitario del edificio de la Avenida de Barberà. Sin embargo, la no retirada de la demanda imposibilita un proceso de negociación real al situar a 17 personas de la Obrera bajo la presión de una más que probable represión.

Por ese motivo, la Obrera se ha decidido a ocupar una sucursal de Cajamar en Sabadell el 11 de julio, es decir, justo el dia después de la reunión con la empresa para exigir la retirada de la denuncia. De nuevo una acción que valoran positivamente y con la participación de un par de decenas de personas. Desde el centro social han indicado a Poder Popular que tiene previstas fúturas movilizaciones según como avance la via de negociación y si Cajamar reconoce sus reivindicaciones o no.