Pepe Mejía | Un centenar de peruanos y peruanas se concentraron en Madrid -ayer jueves 19 de julio- para protestar contra la corrupción que corroe a todas las instituciones del Estado en Perú.

El acto de protesta, que también se celebró en otras capitales de Europa y América latina además de Lima, se inició con la emocionante entonación del himno nacional, a cargo de la actriz peruana y feminista, Mercy Bustos . Posteriormente un grupo de mujeres -integradas por Ivette Zevallos, María Valencia, Betzira Balta y Carmela- leyeron un Manifiesto que se inició recordando el largo recorrido de la corrupción en Perú. Cómo a través de los años y de cambios de gobiernos la corrupción ha estado latente e instigado por personas con responsabilidades públicas.

“Siguen campando y destrozando el país minuto a minuto con el mal uso del poder que se les ha asignado”.
La corrupción no es sólo el tráfico de coimas y sobornos sino también la entrega de los recursos naturales y energéticos a empresas transnacionales sin escrúpulos y con la complicidad de funcionarios y responsables políticos situados en las diferentes instituciones del Estado.

“Desde la entrega de recursos y patrimonio nacional con privatizaciones y concesiones con precios irrisorios y acuerdos leoninos en contra de los intereses del país, con la desaparición por malversación de la mayor parte de los fondos obtenidos por las privatizaciones, pasando por la compra de las líneas periodísticas de medios de comunicación y financiando diarios chicha, siguiendo por controlar los diversos poderes e instituciones del Estado para ponerlo a disposición de sus intereses grupales y de grupos económicos allegados, ya sea a través de la compra de voluntades, presiones o designaciones irregulares de congresistas, jueces, fiscales y otras autoridades”.

Los y las congregadas en el centro de la capital del reino de España denunciaron las vinculaciones del Gobierno de Fujimori con “las redes de narcotráfico o a la venta de armas a organizaciones guerrilleras extranjeras, y llegó hasta la perpetración de crímenes de lesa humanidad al conformar, dirigir y sustentar un grupo de aniquilamiento desde el interior de las Fuerzas Armadas, para desarrollar la guerra sucia ante el conflicto armado interno subsistente”.

En el Manifiesto, leído ante más de un centenar de personas, se denunció el papel de muchos congresistas, con nombres y apellidos. “En este escenario hemos visto con repulsión las falsificación de documentación personal para postular al congreso; la implicación de éstos en presuntos delitos (falsificación de documentos, extorsión, tráfico ilícito de drogas, lavado de activos, etc.”

Advierten de que la corrupción acarrea desconfianza en las instituciones y es caldo de cultivo para el aumento de los conflictos sociales.

“Ante la gravedad de estos sucesos ilícitos, señalan en el Manifiesto, la sociedad civil ha reaccionado de forma creciente y contundente. Se exige no sólo la renuncia de los jueces implicados, sino la suspensión de los nombramientos de jueces y fiscales, el procesamiento penal de todos los implicados, la reforma integral del Poder Judicial, la Fiscalía y el Consejo Nacional de la Magistratura y también un nuevo marco electoral, nuevas elecciones generales y un nuevo marco institucional que refunde este país, al que, por cierto, aquejan varios riesgos que nos llevan por los despeñaderos de la historia”.

Finaliza el Manifiesto apelando a los hitos históricos del movimiento popular: huelga general del 17 de Julio de 1977, la marcha de los Cuatro Suyos de Julio del año 2000, a las sucesivas movilizaciones, huelgas, concentraciones y demás actos ciudadanos que han cambiado la historia de Perú.

“Hoy desde Madrid, como ciudadanía peruana, nos sumamos a la protesta del 19J de 2018 y decimos ¡Basta de corrupción!, ¡basta ya de tanta podredumbre y corruptela! ¡Nuevo marco electoral, nuevas elecciones generales y nueva Constituyente!, ¡cambiemos todo el andamiaje del régimen del 93!

Al finalizar el acto un grupo de peruanxs residentes en Madrid tributaron un cálido recuerdo a la compañera peruana y chalaca, Vicenta Giraldo Ocampo, activista de derechos humanos, inmigración y mujer, que residía en Puerto Real, Cádiz, y falleció hace un año en Lima. En la plaza del Callao –curiosamente, Vicenta nació en Callao, puerto de Lima- los presentes corearon su nombre: ¡Vicenta Giraldo Ocampo! Y respondieron: ¡Presente!