MIEDO BURGUÉS

A veces nos negamos a ir a buscarte: la intimidad de nuestras siestas, la urgencia de las compras del sábado, la necesidad de un estreno de cine.

¿Será miedo?

Miedo a que de nuestros manteles no estrenados se hagan sábanas de hospital.

Miedo a que nos astillen el mueble bar para hacer más pupitres.

Miedo a que se utilice alguna caja de zapatos como urna en consultas populares.

Los miedos razonables no sólo adornan nuestras casas:
nos amueblan el mundo.

 

(Ángel Calle)