Víctor Muñoz | Diez años después del colapso de Lehman Brothers, era hora de explicar la historia de la crisis financiera mundial desde la perspectiva de los movimientos sociales y de proponer soluciones transversales positivas para dar prioridad al interés público en el futuro.

El objetivo era organizar una jornada para concienciar de la necesidad de que la ciudadanía tomemos el control de las finanzas, la consigna era “Ponemos las finanzas al servicio de las personas y el planeta”. Queremos adoptar una nueva forma de producir y reproducir, compartiendo recursos y riqueza. Un nuevo modelo económico que ponga las vidas en el centro. Las grandes finanzas son poderosas, pero si nos unimos podemos formar parte de la indispensable acción política para oponernos con éxito.

La jornada empezó con una mesa redonda con Joan Tugores, Enric Tello, MªDolors Comas de Argemir y Sira Vilardell. Analizaban la crisis desde el punto de vista financiero, ecológico, social y feminista y llegamos a conclusiones muy interesantes. Por ejemplo: La conclusión que la crisis financiera también incluye una crisis de valores que afecta a la percepción humana de aquello que es bueno o malo.

Después de un café llegó el momento de explicar la crisis desde las perspectivas de los diferentes movimientos sociales y buscar soluciones transversales en todos los sectores. Nos hicimos conscientes de que nos enfrentamos a una sola crisis con muchas caras y que se manifiesta de muchas maneras afectando a todos los sectores y, por lo tanto, nos enfrentamos a un único enemigo. No podemos consentir que las finanzas estén orientadas y reguladas hacia el máximo beneficio de los capitales y no para contribuir y procurar crear unas condiciones habitables al planeta y de vida digna de las personas.

A las 19h se convocó a todos los colectivos a una manifestación que tenía como punto de partida la delegación de la UE en el Paseo de Gràcia, donde también tuvo lugar una obra de teatro representando el secuestro de Europa por parte de la banca. Hicimos un itinerario parándonos en las sedes de los bancos y multinacionales, una forma de poner nombres y caras a los culpables de la crisis, hasta la sede del Banco de España a Plaza Cataluña donde culminó la manifestación.

Esta jornada no era una finalidad, sino la oportunidad de iniciar un camino que posibilite espacios colectivos por profundizar en la acción social y solidaria de entidades y movimientos sociales catalanes en la lucha contra la dictadura de los mercados financieros y para recuperar las finanzas para la economía, las personas y el planeta.

 

Versión en catalán:

10 anys de crisi i estafa. Prenem els control de les finances!