Redacción | Tras el anuncio de la última reunión del Pacto de Toledo de revalorizar las pensiones en función del IPC, el movimiento de pensionistas no cede ante soluciones cortoplacistas. Hoy 1 de Octubre retoman las calles de todo el Estado con movilizaciones en las principales ciudades, entrevistamos a diferentes protagonistas de las organizaciones locales de Salamanca, Tenerife, Valencia y Madrid.

 

Fernando, activista de Yay@gaitas Salamanca

No es cierto que haya pasado lo “más duro” de la mal llamada crisis, mal llamada ya que ésta no es más que la materialización del ataque de las políticas neoliberales a los derechos de l@s trabajador@s: salarios, sanidad, educación, pensiones, vivienda, etc.

La aparición de un nuevo actor – la Coordinadora Estatal en defensa de las Pensiones Publicas, con unas 250 plataformas adheridas en la actualidad – explica el aumento en la capacidad de movilización de las clases populares frente a la complicidad de los “interlocutores sociales”, participantes en el Pacto de Toledo, a la hora de aplicar políticas dirigidas a destruir lo público y favorecer los intereses privados y el enriquecimiento de unos pocos.

En una de las comunidades más castigadas por la precariedad, los bajos salarios y pensiones aún más bajas, la lucha por los derechos laborales y por unas pensiones dignas y suficientes es fundamental para evitar una despoblación en creciente aumento.

 

Miguel Segui, activista del Círculo de Mayores de País Valencià

En el PV las movilizaciones han sido constantes desde el principio siguiendo las convocatorias de la Coordinadora estatal de defensa de las pensiones. La participación de la gente es irregular con altos-bajos como en el resto del estado. Mi implicación ha sido de sensibilizar para empoderar a nuestros mayores en los pueblos de la Ribera Alta.

En los pueblos se habla mucho de este asunto y la gente piden explicaciones y propuestas para poder participar. En las diferentes asambleas en la que he participado como ponente lo que más me ha encantado es la conciencia de que esta lucha tiene para rato y que no pararemos hasta ganar. L@s pensionistas de Podemos están muy movilzad@s y su empeño en la lucha se debe de saludar y apoyar. Queda mucho trabajo para poder unificar las diferentes plataformas de lucha para ampliar la participación y auto organización.

Necesitamos abrirnos y establecer relaciones estables con las otras luchas feministas, juventud, antideshaucios, etc. Todo está ligado y de las victorias de un@s dependen de las otras. Pienso que no debemos de fiarnos de los anuncios institucionales que nos dicen que ya hemos obtenido satisfacción. Hay que seguir hasta que sea concreto y que se vea en las nóminas. IPC real y 1080€ de pensión mínima. La juventud que participa en la lucha, a su manera, está presente pero de manera marginal. Pero me parece lógico cada generación tiene sus prioridades y problemas específicos. Lo que deberían integrar los colectivos de jóvenes de esta lucha es la auto organización de las mayores y que sea cual sea quien gobierne nuestras reivindicaciones no se rebajan.

¡Nuestras vidas valen más que sus beneficios!

 

Luis Felipe García Calvo, activista del Movimiento de pensionistas de Madrid

Los pensionistas han demostrado que no están dispuestos a dejarse engañar con soluciones a corto plazo que se rebajarían tan pronto como se debilitara el movimiento reivindicativo. Quieren blindar el sistema por encima de las coyunturas, luchan ya por recuperar el poder adquisitivo, pero piensan que puede y debe mejorar si la economía crece y mejora su productividad y no consideran como horizonte deseable el raquítico sistema actual.

Quieren conseguir pensiones dignas para todos y todas, quieren que se cumpla y se dote de los medios suficientes la Ley de Dependencia y que ésta se convierta en la cuarta pata del Estado del Bienestar, y creen que los problemas de financiación esgrimidos para perpetrar estos brutales ataques son simples subterfugios: hay márgenes para ello tanto dentro del propio sistema, como en los Presupuestos, es un problema de prioridades políticas.

La lucha sigue y va a continuar en los próximos años. Es necesario profundizar en la Organización de los Pensionistas y Jubilados y en la Unidad del movimiento, partiendo de que la pluralidad de organizaciones responde realmente a la pluralidad que existe en un colectivo plural.

 

Mercedes Cáceres, de la Plataforma de las pensiones de Tenerife

Tras más de cinco años reuniéndose todos los lunes en la plaza de la Candelaria, conocida por la acampada durante el movimiento 15M, hablamos con Mercedes Cáceres,una de las organizadoras de este movimiento. Con sus camisetas amarillas están presentes en plenos municipales, actos en la calle, recogida de firmas, etc. La Asociación en Defensa de las Pensiones Públicas de Canarias forma parte de la coordinadora estatal del movimiento. El movimiento de pensionistas en Tenerife comenzó sus actividades en noviembre de 2013 como defensa del Sistema Público de Pensiones ante la Reforma de 2013.

Además de la defensa de las pensiones públicas como objetivo fundamental, apoya otros movimientos sociales, lucha por la devolución del derecho al transporte público gratuito para pensionistas y ciudadanos que ganen menos del Salario Mínimo, divulga sus objetivos entre asociaciones de mayores, de vecinos, de profesionales diversos, y entre las asociaciones de defensa de pensiones en otras islas. Ha presentado diversas mociones sobre este tema en varios ayuntamientos y ha fomentado diversas PNL en el Parlamento de Canarias.

La asociación tiene unos 100 afiliados, celebra una asamblea casi todos los lunes, en la que se organizan las diversas actividades propuestas por afiliados o por la Coordinadora Estatal, teniendo en cuenta las circunstancias de cada momento.

Estimamos que poco a poco se ha ido haciendo un trabajo interesante, valioso y, tal vez, temido como muestra el hecho de haber sido invitados a Bruselas, al Ministerio, haber subido este año y el próximo las pensiones de acuerdo al IPC, haber compensado las pensiones mínimas, retrasar el Factor de Sostenibilidad unos años, y que la Comisión que revisa el Pacto de Toledo recomiende ahora, nuevamente, el IPC como índice para la revalorización de las pensiones. Pero estos logros son escasos frente a la presión que siguen ejerciendo bancos, financieras y la propia UE para que el sistema sea mixto, público y privado, a la vez.

Es fundamental la unidad de los ciudadanos en la defensa de los derechos. Tanto el Gobierno canario, como el del estado o el europeo, no va a hacer nada por ellos.