Javier Bujarrabal | La multinacional sueca Transcom ha anunciado a su comité de empresa de Madrid el despido de un total de 200 trabajadores y trabajadoras, empleados en los servicios de retención y fidelización de Orange, aduciendo “causas objetivas”, y aplicando un Art. 18 del CC.

“En Transcom, multinacional con grandes márgenes de beneficio, estamos ante la fase final de un mes de negociaciones, que culiminarán con el despido de 200 personas”.

Es necesario denunciar la actual situación del sector de telemarketing, que gracias a la reforma laboral, impuesta por los partidos del régimen del 78, fomenta la contratación precaria junto con la inestimable colaboración de “todas las empresas del sector”. La aplicación de las últimas reformas laborales establecen un modelo concreto que se expresa claramente en este sector, primar las tasas de ganancia de la empresa frente a las condiciones de vida de lxs trabajadorxs. No hablamos ya únicamente de cuestiones salariales, hablamos de un modelo que empuja a familias enteras a la vulnerabilidad permanente y posteriormente al paro y pobreza.

No sólo hablamos de trabajadorxs jóvenes precarizadas y explotadas con contratos eventuales y en fraude de ley, sino también de trabajadorxs mayores de 45 años que se verían en serías dificultades para poder acceder a un nuevo puesto de trabajo y por ello expulsadxs del mercado laboral.

Ante esta decisión tomada por una multinacional como Transcom que prima el beneficio a las personas, tenemos que plantar cara a la esclavitud laboral,desde los centros de trabajo informando a las trabajadoras de sus derechos laborales,ejerciendo el derecho a huelga,colgando los cascos y parando la producción. Pero también desde las calles. “Sí,desde las calles” necesitamos una sociedad organizada y combativa ,ya que solo conseguiremos dar la vuelta a la precariedad laboral de este y otros sectores eliminando las reformas laborales actuales y plantando cara al neoliberalismo empresarial que condena a los ciudadanos a la exclusión social.

Los sindicatos han anunciado que pondrán “todos sus medios” a trabajar contra lo que califican de “burdo ataque a los trabajadores” y que su asesoría jurídica empleará los recursos necesarios para impedir que se lleva a cabo. Además, añaden que la empresa de telemarketing argumenta que el Expediente de Regulación de Empleo viene también motivado por la minoración en los ingresos que el conjunto de la compañía viene sufriendo en los últimos meses.

Consideramos que las empresas del Grupo Transcom tienen capacidad suficiente para reubicar a los trabajadoras y trabajadores en otras campañas y servicios, tal y como ha venido haciendo en circunstancias similares.

Por ello, los sindicatos van hacer un llamamiento a la movilización e iniciar las acciones pertinentes para reclamar a la empresa soluciones que permitan el mantenimiento del pleno empleo en Transcom.

Mañana jueves 4 de octubre puede ser la última reunión de negociación donde la empresa y sindicatos de concertación (CCOO, UGT y USO), acepten y firmen el ERE. Por este motivo se ha convocado una concentración de 13 a 15 horas en la puerta del Hotel donde tendrá lugar la negociación (Calle Princesa, 40), donde exijamos que nos escuchen, que nos vean y plantemos cara a esta negociación atroz para las condiciones de vida de todxs lxs trabajadorxs.

 

Javier Bujarrabal es militante de Anticapitalistas Madrid y sindicalista de CGT Telecomunicaciones.