Mats Lucía Bayer | Este domingo se celebran las que sin duda son las elecciones más importantes en la historia de Brasil. La segunda vuelta de plantea la posibilidad de una victoria por parte del candidato fascista Jair Bolsonaro, que se enfrenta al candidato del PT Fernando Haddad. Unos comicios que tienen lugar tras una campaña electoral extremadamente polarizada y que refleja la crisis política que atraviesa el país desde hace varios años. Aunque esta crisis política fuese concomitante a los últimos mandatos del PT (2010-2014 y 2014-2016), la caída del Gobierno de Dilma Rousseff mediante un “golpe blando” en 2016 aceleró la crisis institucional. Recordemos que el “impeachment” al Gobierno del PT se basó en supuestas acusaciones de corrupción (sin pruebas tangibles contra la propia Dilma), siendo la paradoja que su sucesor en la presidencia (y antiguo socio de Gobierno), Michel Temer (MDB), fue nombrado presidente estando invalidado para concurrir a unas nuevas elecciones, acusado de apropiación indebida… Tras años de acuerdos de Gobierno con el PT, las clases dominantes decidieron acabar con sus posibilidades de Gobierno.

Se generó así un vacío político, que mezclado con la expresión del descontento de la clase media permitió que la figura de Bolsonaro pudiese popularizar su retórica impugnadora. El escenario de fondo es un modelo desarrollista que en las últimas décadas se ha basado ante todo en la exportación de materias primas y recursos naturales, así como en el sector inmobiliario en las zonas urbanas. Dos sectores que ligan la economía brasileña a la exportación y las inversiones especulativas, lo que la ha llevado a una crisis importante en los últimos años.

La base del desarrollo de esta extrema derecha se encuentra en la crisis política, combinada con una fuerte crisis social y unas tasas de precariedad que no cesan de aumentar. En un contexto regional de giro hacia la derecha y con la emergencia a nivel mundial de figuras “providenciales” defensoras de un populismo reaccionario, se han ido reuniendo las condiciones para la emergencia de un espacio político para la extrema derecha. La candidatura de Bolsonaro es sin lugar a dudas un salto adelante en esta oleada reaccionaria que vive el país. Sin embargo, y como lleva siendo la tónica general en muchos países que están viviendo el ascenso de corrientes autoritarias, las bases de su programa no son en muchas ocasiones más que la prolongación lógica de las políticas existentes. Tanto en las profundas reformas liberales llevadas a cabo por el Gobierno de Temer con la PEC 241 a la cabeza (reforma de la Constitución que impuso un techo de gasto en la mayoría de áreas y que supone una OPA a cualquier tentativa de hacer política social), como en el incremento de la represión, que ataca en especial a los grupos sociales más vulnerables. Cabe destacar que esta política de represión ha sido llevada sin miramientos en el Estado de Río de Janeiro, donde el Gobierno federal decidió intervenir militarmente, pretendiendo “atajar la crisis de seguridad” que vive este Estado federado. Una intervención que tuvo en el punto de mira a las favelas, reprimiendo de forma violenta y alimentando la guerra social contra la población más precarizada. Fue también en este contexto que fue brutalmente asesinada nuestra compañera del PSOL Marielle Franco, activista y concejala en la ciudad de Río. Marielle Franco era una activista feminista, LGBT y por la población favelada y se dedicaba precisamente a fiscalizar la intervención militar y los lazos de las milicias privadas con el poder.

Vemos por tanto que las políticas del Gobierno de Temer abonaron el terreno para una figura como Bolsonaro. La crisis de representación agudizada por el encarcelamiento de Lula supuso una inmolación por parte de la clase dominante de la democracia existente desde 1988. A título de ejemplo, en el sondeo de Datafolha publicado el 22 de agosto de 2018 (antes de la invalidación definitiva de la candidatura de Lula por parte del Tribunal Superior Electoral), los sondeos mostraban los siguientes datos: Lula obtendría casi el 40% de los votos; Bolsonaro se quedaría en 19%. La voluntad por parte de las clases dominantes brasileñas de evitar a cualquier precio la vuelta del PT al Gobierno y seguir la estela de la “ola conservadora” que recorre la región desde hace unos años les ha conducido a aplicar una política de “tierra quemada”, donde la neutralización de Lula era la prioridad. El Gobierno Temer aceleró la crisis política y social del país allanando así el camino a Bolsonaro, un candidato que se presentaba como outsider y que hizo de la crítica de la “decadencia del país” su principal bandera, declarándose nostálgico de la dictadura. Su proyecto es el de una contrarrevolución profunda en la sociedad, basada en un discurso abiertamente neoliberal y meritocrático, profundamente homófobo y machista, racista y climatoescéptico. En un sistema electoral donde numerosas candidaturas nacen con el objetivo de lucrarse, parte de la burguesía decide presentarse directamente saltándose la mediación de los grandes partidos. En este sentido, Bolsonaro ya ha dado claras señales de sintonía con la “bancada BBB” (acrónimo que significa “Biblia, Bala y Buey” y que representa a los sectores de la jerarquía eclesiástica -en especial evangélica-, del sector armamentístico y ejército y del agronegocio).

Desde que tuviera lugar la primera vuelta el 5 de octubre las tensiones no han hecho más que aumentar. El cerca de 47% obtenido por Bolsonaro ha dado alas a que grupos de ultras agredan e incluso asesinen a personas LGBT, mujeres, favelados y adversarios políticos. Estas agresiones son además alentadas por el propio Bolsonaro, quien declaró el pasado 20 de octubre en un mitin público que no sólo responden al « descontrol » de las masas con respecto al candidato y a su liderazgo, afirmando el domingo 21 de octubre que quería llevar a cabo una “profunda limpieza”, y que los “rojos marginales serían eliminados de la patria”, y que “tendrían la opción de abandonar el país o acabarían en la cárcel”.

En este contexto, las elecciones del 28 de octubre serán decisivas para la historia brasileña. Es sin duda cierto que el proyecto político del PT no sería más que una huida hacia adelante en las crisis política y social que vive el país. Sin embargo, parece fundamental construir un frente antifascista lo más amplio posible para oponerse a la barbarie que representa Bolsonaro. Por ello, en estas últimas semanas también hemos asistido a manifestaciones y protestas casi diarias contra Bolsonaro y cuyo punto culmen fueron las masivas e históricas movilizaciones feministas que tuvieron lugar el 30 de septiembre en 114 ciudades de todo el mundo. La victoria sobre Bolsonaro será un primer paso necesario para seguir ampliando los frentes de lucha.