Abir Sadri, Roque Martínez y Daniel Mulero |

 

¿Cómo ha estado la entrada en el sector de taxi de las VTC? ¿Cuál es el punto de inflexión en el que os ponéis manos a la obra porque veis peligrar?

LUIS: Las VTC han existido de toda la vida, antiguamente era la licencia de taxi tipo C, que era competencia de los ayuntamientos y no teníamos problema porque era el típico taxi de lujo que todos conocíamos. Pero hay un momento en el que estas competencias pasan a ser del Estado. El punto de inflexión es con la ley ómnibus que viene de Europa, en el que habla de liberalizar ciertos sectores: el del Transporte queda exento, pero el gobierno de Zapatero, en aquel entonces, decide ir un poco más allá y deja sin efecto la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT) eliminando la proporción del 1/30. A partir de ahí, representantes del sector del taxi y empresarios, con información privilegiada, se dan cuenta que se ha producido un vacío normativo y pueden hacer un negocio diferente y más rentable que el taxi, pidiendo VTC. Primero especulando con ellas, porque saben que las van a comprar al precio de lo que cuesta una tasa que son 36 euros y que las van a poder vender a autónomos por 60 o 70 mil euros que es la mitad del precio de lo que valen en ese momento las licencias de taxis, el nuevo escenario abre las puertas al conflicto que hoy sufrimos.

 

¿Cómo surge en este tiempo la relación con el 1/30? ¿Cómo lo hacéis llegar?

LUIS: A partir del 2009 se solicitan nuevas autorizaciones al amparo de ese vacío, en aquel momento en Catalunya había 400 VTC y con las nuevas solicitudes pasamos a tener 963. El sector del taxi empieza a reaccionar y exige al gobierno, entonces del PP, la modificación de la Lott y la reintroducción de la proporción 1/30 que el gobierno del PSOE había eliminado. En julio del 2012 el taxi protagoniza la mayor manifestación que se recuerda hasta ses momento en el taxi, en Madrid a las puertas de Fomento se reúnen más de 15000 taxistas de todo el estado. En julio del 2013 se aprueba la nueva modificación de la Lott, pero no incorpora el 1/30 hasta el desarrollo de la ley con el reglamento (ROTT) que se aprueba en noviembre del 2015. En estos dos años las peticiones de VTC en todo el Estado ascienden a 10.000, que sumadas a las 4.000 que ya habían pedido con el otro vacío legal entre el 2009 y el 2013, genera la situación en la que estamos ahora, donde hemos pasado del 1/30 en todo el estado al 1/3.

 

Hubo un momento en el que el taxi pedía más reglamentación, pero la ley ya existía. ¿Reglamentar más habiendo una ley?

JENNY: Claro, desde ATC decíamos para qué queremos más regulaciones y más reglamentación si no se está cumpliendo la que hay. Porque no solo se estaban saltando la ratio del 1/30, sino que además la forma de trabajar en la calle. El taxi puede trabajar con servicios concertados, en parada o circulando por la calle con el libre. Las VTC sólo puede hacerlo con servicios previamente concertados, es decir, no pueden circular en busca de servicios, ni estar a la espera de usuarios estacionados en la vía pública, menos aún, cerca de paradas de taxis o lugares de concentración de personas como eventos, estaciones, aeropuertos, etc. Pero es que a día de hoy, al ser tantos en su sector no tienen otra salida que para ganarse la vida, invadir el ámbito de trabajo del taxi. Y si eso está prohibido, si no se está cumpliendo, si los agentes de la autoridad no son capaces de garantizar que ellos solo van a poder trabajar de la forma para la que están autorizados, ¿cómo vamos a pedir más regulación? La única forma para que ellos cumplan es volviendo a la ratio 1/30 y sacando de la calle las VTC que se han dado de más. Porque en aquel equilibrio, cuando el 1/30 se cumplía no había ningún problema entre VTC y taxis, con lo cual está claro, para que estos conflictos se acaben y no continúen la solución es volver a la proporción del 1/30.

 

Habláis de un supuesto vacío legal en la ley que hizo el PP. ¿Dónde está el supuesto vacío legal?

LUIS: El gobierno de Zapatero interpreta erróneamente, que la ley omnibus, que se aprueba en Europa deja sin efecto la Lott y nos quedamos sin amparo legal. Al no haber ley no hay limitación, situación que aprovechan para pedir 4000 nuevas autorizaciones. La administración las deniega y no se conceden en la vía administrativa, pero acuden a los juzgados donde se obliga a la administración aceptar las solicitudes y la entrega de nuevas VTC. No había ley, y eso fue culpa de los gobiernos que había en ese momento, tanto del Gobierno de Zapatero, como del Gobierno del PP que tarda 4 años en aprobar la ley, desde el 2009 al 2013. El segundo vacío legal va del 2013 al 2015. Se produce al haber puesto en la ley que se podían plantear limitaciones al número de autorizaciones que deberían de haber en relación al número de licencias de taxi, y que ese número quedaría concretado en el Rott. Pero, pasan dos años para hacer un reglamento que debería haber estado hecho a los dos meses y esto es culpa del PP. Además, ya sabían que en el primer vació legal se habían pedido autorizaciones y sabían que en estos dos años se iban a pedir muchas más. Los que las estaban pidiendo ya sabían por dónde entrar y cómo hacerlo y ellos eran plenamente conscientes de lo que le iban a hacer al sector del taxi y lo permitieron durante ese tiempo. Cerraron el Rott en noviembre del 2015 justo en el último consejo de ministros antes de las elecciones al Gobierno. O sea, apuraron hasta el final y esto hizo mucho daño al sector del taxi y los convierte en cómplices.

 

En la situación actual, ¿encontráis que el partido socialista es coherente con la problemática?

JENNY: Bueno, nos ha costado, era más coherente cuando estaba en la oposición, pero una vez llegan los partidos a gobernar les cuesta más tomar decisiones. Sabemos que aprovechamos un momento que a nosotros nos conviene porque la fuerza del Partido Socialista no es la que ellos quisieran. No tienen una mayoría absoluta, es un gobierno por así decirlo, débil. Y sabemos que vamos camino a unas elecciones más pronto que tarde, y por lo tanto tampoco quieren tener problemas en la calle ni que se vea que no son capaces de resolver estas situaciones. Este momento, a priori nos beneficia. Lo que pasa es que, para llegar a este punto, también era necesario llegar al convencimiento de que todo el sector del taxi tuviera la misma reivindicación.

 

¿Cuál es el funcionamiento de ATC?

JENNY: ATC es una agrupación modesta. Particularmente muy coherente es su lucha, las ideas las tenemos muy claras todos, tanto la Junta como el Consejo. Nuestro propósito es llevar, a los socios, afiliados y gente que cada vez nos conoce más, las ideas en beneficio de un sector que ahora está en lucha. Fuimos y somos los líderes del 1/30, descubrimos que eso es algo que por ley nos corresponde y que la gente ha tomado consciencia que es así. El 1/30 ahora es muy conocido en los medios de comunicación, en ámbito político, en congresos con mucha gente. ATC siempre lo que intenta y por lo que lucha es por el sector del taxi, sin tener ningún beneficio como agrupación pues el beneficio es para todo el sector, en este caso en Barcelona y también a nivel nacional. Ahora estamos federados a Antaxi y eso a sido un gran paso para extender nuestras reivindicaciones y nuestras ideas a todo el estado. ATC es una agrupación que realmente lucha y queremos diferenciar siempre que es una agrupación de lucha para el beneficio del sector del taxi, y no una gestora o negocio que vive los taxistas. No podría ser porque entonces perdemos de vista lo que es realmente la lucha del sector en beneficio del taxi y del taxista. A día de hoy somos la única asociación de Barcelona que tiene representación a nivel metropolitano, en la Taula Tècnica del Taxi (TTT), a nivel territorial Consell Català del Taxi y a nivel nacional en el Comité Nacional del Transporte (CNT).

 

¿Al ser una organización modesta, como hacéis para que vuestra propuesta llegue?

LUIS: Aquí en este tema, teníamos un problema grave. Cuando nos reuníamos en la Taula Técnica o en el Consell Català, el resto de las asociaciones que la componen, a la hora de comunicar, llegaban a más compañeros que nosotros, por una falta de medios y personal. Entonces se nos ocurrió que teníamos que conseguir que otras asociaciones que no tenían representación estuvieran presentes en las reuniones. Con esto, conseguimos que ellos tuvieran información de primera mano, pudieran expresar sus propias ideas, informaran a su gente y que no se manipulase dicha información. Paralelamente el sector exigía unidad entre asociaciones y esto fomentaba la unidad. Una vez conseguido, había que buscar reivindicaciones que sirvieran para todos y el 1/30 era la mejor y la nuestra, primero porque estaba en el reglamento, con amparo de ley (y las leyes están para cumplirlas) y segundo porque todos estábamos convencidos que con esa proporción desaparecía el conflicto. A raíz de eso, ellos (las otras asociaciones) se convierten en altavoces nuestros y llegamos a más compañeros del sector y empezamos a visualizar como el sector apoyaba más, las ideas que salían de ATC. Esto hace que el resto de asociaciones se vean arrastradas a seguir nuestras reivindicaciones. Además, hay un momento de inflexión, en el que una asociación pretende hacer una marcha caracol por toda Barcelona y nos piden que les apoyemos para que tenga más seguimiento. La protesta dirigida al ayuntamiento tenía como objetivo peticiones menores, en relación a la situación que estaba viviendo el sector. Nosotros les decimos que sí, pero había que, se incluya en las peticiones el 1/30. Ahí salen 4 mil vehículos a hacer la marcha lenta que dura 7 horas por la ronda de Barcelona. Todos y cada uno de esos 4 mil salieron por el 1/30, no salieron por las reivindicaciones que pretendía la otra asociación como era que se reivindicara el respetar el carril bus-taxi. Eran reivindicaciones menores en relación al problema real que teníamos, que era el problema con las VTC. Ahí es cuando el 1/30 ya nadie lo puede esconder, ya el que no lo defienda queda en evidencia. Y eso fue una estrategia que ideamos en nuestra asociación teniendo en cuenta que teníamos una carencia, que era la comunicación y que no podíamos llegar fácilmente a todo el sector. Bueno, fue muy difícil hacerlo, muy bonito participar en ello y estuvo muy bien ideada por parte de nuestro gran compañero Pedro y magistralmente ejecutado.

 

Hay una cuestión, que llama mucho la atención, es un sector muy atomizado, o sea, de individuos repartidos. ¿Qué papel han jugado el aeropuerto de Barcelona en esas asambleas? ¿Ha sido difícil? ¿Es fácil? ¿Como os enfrentabais?, porque había asambleas en el aeropuerto, que es donde os juntáis la mayoría.

JENNY: En el aeropuerto hay 2 zonas de espera donde caben 500 y 800 taxis respectivamente y la espera media es de hora media, esto hace que sea el sitio idóneo para realizar asambleas, ya que siempre hay compañeros y no tienen que perder de trabajar. Las asambleas sirven para informar, debatir que la gente te oiga de propia voz, te vean y puedan preguntar, nos gusta que los compañeros participen. Al fin y al cabo somos representantes y como tales llevamos la voz del sector a la administración, para ello es importante estar al lado de la gente. Siempre hay algún compañero que nos graba y luego se difunde por las redes, así llegamos a más taxistas.

 

Hay un punto de inflexión, habéis conseguido convencer a gente. ¿Cómo habéis hecho que en la calle aparezcáis como una sola organización, cómo llegáis a esta unidad tan potente que además se ha percibido como una lección sindical en la sociedad?

LUIS: La unidad llega cuando se comparten ideas y reivindicaciones. Eso puede no llegar nunca o puede que necesite un proceso el cual puede tardar poco, o mucho tiempo.

En nuestro caso llega cuando el resto de asociaciones se convencen que el camino marcado por ATC es el correcto, que las peticiones nuestras son las únicas que pueden solucionar el problema y además son justas.

En ese proceso de acercamiento también interviene la administración y el sector. La administración al principio decía que no podía hacer nada y que lo que pretende ATC es imposible, pero poco a poco, con argumentos, informes y persistencia, ceden. En ese momento el resto de asociaciones también empiezan a acercar posturas. Paralelamente, a base de comunicados, asambleas y programas de radio, el sector tiene la oportunidad de conocer las propuestas de cada asociación y se decantan por la nuestra. Esto hace que, o bien porque sus afiliados les empujan, o porque se ven arrastrados por los compañeros, el resto de asociaciones acaba pidiendo lo mismo que nosotros, lo cual nos lleva a la unión y hablar como una sola voz.

 

Hay un hecho que también es bastante curioso, y es que vosotros habéis convocado un paro de 48 horas que lo anuláis, explícame esto, ¿esta última meditación es espontanea no?

JENNY: Antes de quiero aclarar algo de un punto anterior, cuando preguntas como es que se llevó la gente a la calle, hablamos del sector del Taxi… El ser humano nace luchador, siempre, cuando nace llora para amamantarse y el ser humano tiene que aprender a defender sus derechos. Desde ATC siempre que nos hemos encontrado con alguien del sector que dice “yo ya lo tengo todo pagado”, “lo tengo todo arreglado, yo no quiero problemas”, no nos hemos callado. Hemos respondido “tú hablas por ti”. Ahora mismo es el sector de taxi, pero mañana puede ser el sector de tus hijos, de tus nietos o sobrinos, de tus hermanos… y hay que aprender, que el legado que tú dejas, lo dejas para los tuyos. Tú tienes que dejar un legado de lucha. Un legado donde tú dices “yo no me rindo porque yo defiendo mis derechos”. Porque los partidos políticos, que muchas veces son corruptos, llegan solamente para llevarse el dinero al bolsillo. No hacen nada más que beneficiarse a ellos mismos, y si tú no luchas, si tú no pones cara, no les vas a enseñar a los tuyos a hacerlo. Es lo que le dije a un compañero que yo me lo encontré y me dijo textualmente, “es que yo estoy cansado porque en el pasado (una asociación del taxi) me apuñaló y me traiciono”. Y yo le dije “esa asociación, te apuñalo a ti, y ahora tú me estas apuñalando a mí. Y no puede ser así porque yo también tengo mi licencia casi pagada, mi vida casi hecha, pero yo tengo dos niñas detrás en las cuales tengo que pensar. Les enseño a ellas que deben luchar. No puedo pensar porque alguien me apuñaló, yo tengo que apuñalar al resto, ¡no! ¡Tienes que seguir luchando!”. Me miró y me dijo “tienes razón” y estuvo presente en las 48 horas de paro que hicimos.

Lo que se anuló fue la convocatoria de 24h y la convertimos en 48h, motivado porque el TSJC aplica la cautelar al reglamento que el AMB aprueba para regular las VTC y Fomento en su recurso también pide la cautelar, mientras nos dice que no han puesto recurso alguno. El paro se hace desde las 6h horas del miércoles hasta las 6 horas del viernes con una manifestación convocada para el miércoles con destino a la delegación del gobierno y a la que acuden taxis de todo el estado. El viernes, una vez finalizado el paro, estaba en el aeropuerto, eran aproximadamente las once y media, y escuché por la radio que decían que el TSJC se había negado a levantar la cautelar. Claro, yo estaba en la terminal 1, había mucha gente, fue automático. Yo arranqué mi choche, arrancaron muchos más y directamente nos dirigimos a la Terminal 1. Fue expón tanteo, por la impotencia, la ira, la frustración, el decir, cómo el Gobierno, o en este caso el poder judicial, no abren sus ojos. ¡Pero si han hecho alegaciones suficientes los abogados! Cómo puede ser que ellos no puedan levantar una cautelar, cuando saben que el sector del Taxi está pidiendo algo que por ley nos corresponde. No es un capricho, es por ley. Una ley que ellos mismos la han creado. Era algo que no entendíamos. Ibamos a la Terminal 1 uno, otro, uno, otro… De pronto, yo me giraba y todo estaba lleno. Paramos totalmente. Nadie encochaba. Ya era nuestra impotencia de decir en qué mundo estamos, son mis derechos, es la inversión que yo he hecho, no puede estar pasando esto. Entonces todos unidos sin mirar colores, razas, nada o sea todos en negro y amarillo, en común acuerdo arrancamos hacia la terminal 2, luego al paseo de Gracia, Gran vía y…sin darte cuenta volvía el sector al paro. Y Luego Madrid, Valencia, Zaragoza, Baleares, Bilbao…fue una cadena.

La CNMC, prácticamente en paralelo a Fomento, es quien presenta recurso en contra de la licencia municipal. Eso fue la bomba. La CNMC es un organismo que en lugar de defender los derechos del ciudadano lo que hace es defender a las multinacionales, que lamentablemente lo que hacen es precarizar el trabajo, esclavizar a los trabajadores y eliminar los derechos. No van en defensa, en este caso, del sector del taxi. La CNMC, bueno es la historia de este país, ¿no? Hay partidos políticos que nacen para gobernar en beneficio del país, del pueblo y que al final pierden el rumbo. Sindicatos que nacen para defender los derechos de los trabajadores que al final no defienden nada. Y la CNMC es un organismo que crea el Ministerio de Economía a raíz de la ley europea de garantía de unidad de mercado, y es de obligado cumplimiento para todos los gobiernos, un organismo que defienda la libre competencia. Pero ¡ojo! la libre competencia en beneficio de los ciudadanos, que está muy bien que haya una libre competencia para que no haya monopolios como en las eléctricas, como en las energéticas, que precisamente ahí no se meten, que ahí sí que hay monopolio en cubierto. Entonces se meten en sectores como el taxi que está regulado en beneficio de los ciudadanos y pretenden hacer creer que privatizando ese sector, el ciudadano va a tener mejor servicio y más barato. Cuando es todo lo contrario, es una gran mentira. Porque en todas las ciudades donde Uber, por ejemplo, se ha instaurado, se ha demostrado que el servicio del taxi se encarece y no es mejor. Un organismo más de los tantos que hemos tenido en este país, que se pervierte y realmente es utilizado para defender a las multinacionales, un lobby instaurado en el propio gobierno, un gobierno al servicio del poder económico. Es increíble, este pais lo pervierte todo.

 

Hay una cuestión de una sentencia en el Tribunal Supremo que habéis ganado…

LUIS: La CNMC plantea un recurso contra el Estado, contra Fomento, en la que las asociaciones (del taxi) nos presentamos también como demandados. En este caso al lado de Fomento. Plantean un recurso contra el Rott porque dicen que el reglamento es muy restrictivo y va en contra de la competencia. Lo que tratan es eliminar el 1/30 y cualquier límite a las VTC y al taxi. Porque de esta forma estaríamos en igualdad y podríamos competir. El supremo ratifica en su sentencia las restricciones que marca el Rott ya que considera que se tiene que proteger el sector del taxi como servicio público de interés general. Esta sentencia es muy importante para el sector, ya que cierra una tercera ventana en la que podían haber entrado más de 100 mil vtc solicitadas entre el 2015 y 2018. Además, cerrar definitivamente esta ventana es mérito nuestro, de ATC/ANTAXI, ya que antes de la sentencia, el gobierno aprueba un RDL que eleva el 1/30 a ley, de esta manera blinda para siempre que la CNMC lo recurra, pero lo cierra a partir de abril del 2018 y deja el vacío desde el 2015 hasta esa fecha, la tercera ventana. Para cerrar definitivamente esta ventana es necesario que el Supremo fallé en el recurso a favor nuestro. El resto de asociaciones, temiendo lo contrario, piden al supremo que no dicte sentencia por “pérdida sobrevenida del objeto” lo que hubiera significado una incertidumbre legal y que cualquier juzgado volviera a conceder nuevas autorizaciones. Desde Antaxi nos mantenemos en el recurso, porque queremos que esto se defina y se cierre definitivamente, estamos convencidos que el fallo del Supremo será a nuestro favor. Y así es, sale a nuestro favor y se cierra definitivamente la tercera ventana, 100mil VTC menos, triunfo del taxi y de nuestra asociación.

 

¿Qué papel han jugado las administraciones? ¿Os sentís apoyados por ellas?

LUIS: Al principio todas las Administraciones nos decía “no hay nada que hacer”, “no tenemos competencias”. Ninguna encontraba la forma de ayudarnos. Sí que había voluntad, sobre todo, del Área Metropolitana, entendían nuestro problema, entendía que además ellos (las administraciones) tenían un problema de ocupación de la vía pública, de contaminación, de gestionar todo ese tráfico que se podía crear si todas esas VTC se ponían a trabajar de una manera incontrolada… Pensar no solo en las licencias que se daban aquí (Área Metropolitana) sino que además, pueden venir de otras Comunidades Autónomas. Con lo cual nunca sabes cuantos coches vas a tener en la ciudad. Por lo tanto, ellos ven desde el principio que tienen un problema y hacen manifestaciones en apoyo al sector del taxi. Incluso el Ministerio de Fomento llama a los Ayuntamientos más importantes con la intención de “tirarles de las orejas” porque no estaban realizando suficientes inspecciones. Pero los ayuntamientos piden a Fomento que retire las autorizaciones, que haga valer la proporción del 1/30, ya que no es un problema de regulación, si no, de limitación. Pero la solución llega desde Antaxi, con un informe de un catedrático de derecho administrativo de Baleares, donde dice que los ayuntamientos pueden y deben exigir una doble licencia a las VTC. ATC es la asociación que lo presenta en el AMB y fue determinante, lo estudian y en encargan un nuevo informe al mismo catedrático y nosotros presentamos otro del abogado Baño-León. A partir de hay se inicia el proceso de reglamento del AMB para las VTC.

 

Estamos asistiendo a una uberización de la economía y de la gestión empresarial. ¿Vuestra lucha, más allá del problema del taxi, cómo veis que pueda intervenir en el resto de problemas que se están generando en la sociedad?

JENNY: El sector del taxi seguirá luchando en beneficio de nuestro sector pero hay que decir que esta uberización no va a venir solo contra nuestro sector. Viene a por todos los sectores y muchos ya lo están sufriendo. Hay que concienciarse y ser realista que si no luchamos, estos lobbies, estas empresas, que no pagan impuestos, para mantener nuestra sanidad, educación, los puestos de trabajo del Estado, las jubilaciones, nos arrebatarán nuestros derechos. Debemos instar a todos los ciudadanos que luchen por lo que se ha conseguido históricamente. A que luchen por tener un trabajo digno, que luchen para exigir a los políticos que se cumplan las leyes. El beneficio económico debe revertir en el beneficio de todos nosotros. Yo hago un llamamiento desde ATC, que representamos al sector del taxi, a que todos los ciudadanos se movilicen. Que tengan en cuenta que no solo lo hacemos por nosotros, por nuestra inversión, nuestro trabajo, nuestra dignidad, también lo hacemos para que cada uno de vosotros y en el trabajo donde estéis, alzar las manos, luchar, decir “no, basta ya”. No podemos permitir que grandes multinacionales vengan a precarizar nuestros puestos de trabajo, quitarnos nuestra libertad, negarnos el poder seguir ganándonos el pan dignamente. En el sector del taxi la inversión que hemos hecho es muy grande. Invertimos en un puesto de trabajo. Queremos trabajar con dignidad. ¿Estas grandes plataformas quieren venir a competir? Mira, cada año en el sector del taxi tienen 400 licencias de taxi que pueden comprar. Si quieren competir con el taxi, que compren taxi. Un taxi está en un promedio de 150000€ cada licencia. Ellos pagan por una VTC 36.02€ para luego vender por 70mil, especulación, pelotazo, la protección de los Gobiernos corruptos. No puede ser.

Yo de verdad que agradezco el apoyo que ha dado el Ayuntamiento de Barcelona, la señora Ada Colau y otros partidos políticos, porque realmente nos sentíamos indefensos. No sabíamos que más hacer, a pesar de que sabemos que tenemos la razón. Cuando ves a políticos que no defienden a la ciudadanía, que no respetan el mandato por el cual han sido elegidos…Hay que exigir a los partidos políticos y a las Administraciones que obedezcan a la gente que los ha votado.

LUIS: Yo añadiría que al sector del taxi nos ha tocado esta patata caliente que no la hubiéramos querido nunca en la vida. Pero sí que sirve de ejemplo para ver cómo se puede luchar contra esta gente. A veces nos quedamos parados pensando “esto no se puede”, “el poder económico siempre va a poder contra todo”. Y no es verdad. La ciudadanía puede contra el poder. El sentir de la gente puede contra todo. Denunciar a nuestros gobernantes, que no queremos esta economía global que nos están vendiendo como la panacea. Esto va en detrimento del pueblo. Se están precarizando puestos de trabajo, estamos viendo cómo se está esclavizando a los trabajadores, destruyendo la clase media, con el objetivo, que las multinacionales tengan un lucro mucho más amplio. Ellos aportan muy poco y se lo llevan todo. Es muy fácil hacer este tipo de economía, lo difícil, porque no quieren, es hacer que vivamos todos, dignamente de ella. Está claro que estamos viviendo una época en la que se está dando comienzo a una nueva revolución de los trabajadores y esto tiene que llegar a todo el mundo. Empecemos a levantar las manos, empecemos a luchar porque lo que no vamos a permitir es que nuestros hijos vivan esclavizados por estas grandes multinacionales.

 

¿Cómo ha sido el apoyo de la sociedad? ¿Os habéis sentido apoyados por la gente?

JENNY: Sí, las personas que son conscientes de lo que está ocurriendo a nivel mundial y que tienen la convicción que la lucha es el único medio para conseguir el bienestar social para todos. La gran mayoría nos dice, que sigamos luchando, que somos un ejemplo y que tenemos que ganar esta batalla, que a pesar de los inconvenientes, están de nuestro lado.

Obviamente otros, se sienten perjudicados por los paros, pero si les informas, la gran mayoría entiende que no es solo un problema del taxi sino del ciudadano, que padecerá las consecuencias de este tipo de economía.

El taxi cobra lo mismo todo el año al contrario que estas plataformas que le van a cobrar 3 o 4 veces más aprovechándose de la situación, si llueve o hay ferias, conciertos, etc., como ya hemos podido comprobar.

Empiezan por obligarte a que si quieres coger un taxi, no lo hagas levantando la mano en la calle, si no a través de “su” aplicación. Por supuesto de cada servicio que se realiza a través de ellos, se llevan más de un 25% para la plataforma.

Pretenden que el usuario para coger un taxi les facilite sus datos, incluidas las cuentas bancarias.
Con esos datos saben todo de la persona: qué compras, por dónde te mueves, qué haces… es información valiosa para ese mercado global que quieren controlar. Por supuesto la ley de protección de datos lo regula… pero esta información será vendida, por más que lo nieguen.

Todo esto es muy importante que lo sepa el ciudadano.

Esta lucha también ha tenido repercusión a nivel internacional y nos ha llegado la solidaridad desde muchas organizaciones del mundo: Estados Unidos, Italia, Francia, Reino Unido, Brasil, México, apoyando nuestra causa y reconociéndonos que hemos sido un ejemplo para todos ellos.

 

¿Cómo veis el futuro? Incierto, esperanzador… Hemos visto como gobiernos que han prometido una cosa, después han puesto parches pero no han curado la herida.

LUIS: Estamos viviendo en una montaña rusa, unos días más optimistas y otros, menos. El Gobierno nos ha pedido un mes y medio de tiempo, no hubiéramos concedido una tregua de 6 u 8 meses, hubiéramos seguido movilizados con acciones semanales o quincenales, en zonas concretas, puerto, aeropuerto, autopistas etc.
Si hemos dado esta tregua ha sido porque esperamos que cumplan (aunque tenemos experiencias que nos demuestran que no se puede fiar excesivamente del gobierno) su promesa de aprobar un decreto que permita a los ayuntamientos regular en base al 1/30, es decir, que se cumpla la ley.

Somos conscientes de las presiones que sufren, pero han de ser valientes. Espero que no sea un parche más.
Quiero acabar animando a todos a que no tengamos miedo a luchar, cuando nacemos, lo hacemos luchando. No hemos venido a este mundo para verlo pasar, sino para dejar nuestra huella y poner nuestro granito de arena en mejorar el futuro. Tenemos que luchar por la personas, por nuestros hijos y por el reparto justo de la riqueza.
Acabar dando las gracias, desde nuestra Agrupación Taxi Companys a todos los medios de comunicación que se han implicado en explicar nuestras reivindicaciones en unos casos, desde la objetividad e imparcialidad, en otros desde la intoxicación y el interés, aún así al final, todo sirve para que llegue hasta la última persona del Estado.

 

 

Transcripción realizada por los entrevistadores y Azzís Matruch.