Pepe Mejía | Un propagador y propagandista del sistema capitalista y sus doctrinas neoliberales -como es Mario Vargas Llosa (MVLL)- participa en forma directa, y recurre a los procedimientos secretos, ilegales, fraudulentos y mafiosos del capitalismo realmente existente para evadir impuestos y apoyar las causas más innobles. Todo envuelto, eso sí, en la defensa de las libertades. Las libertades para delinquir y meter mano a los dineros públicos vía evasión de impuestos.

Hacienda reclama a Mario Vargas Llosa 2,1 millones de euros y el novelista se revuelve.

En concreto, Vargas Llosa forma parte del pequeño círculo de especuladores, capitalistas, banqueros, artistas, inversores y deportistas que cada año evaden unos 200 mil millones de dólares anuales, a lo que debe agregarse que la élite capitalista del planeta oculta entre 21 y 32 billones de dólares de activos, libres de impuestos.

Vargas Llosa es admirador de Sergio Moro, actual ministro de justicia del presidente fascista y racista Bolsonaro en Brasil, considerado como uno de los mejores especialistas en lavado de dinero.

Lo interesante radica en la triangulación fiscal en España y en otros países cuando, por lo visto, cierto tipo de escritores propagandistas del neoliberalismo global también blanquean mediante trasnacionales “literarias”.

Al locuaz MVLL no le falta verborrea: después de arremeter contra el periodismo amarillo (sic), desde su cómodo periodismo justifica que las políticas fiscales expropiatorias incitan a la evasión y hace la apología de los paraísos fiscales de Panamá y Suiza, que han progresado gracias al lavado fiscal, según escribe Alfredo Jalife-Rahme, el 4 de mayo de 2016 en La Jornada.

Y es que para MVLL la evasión y el fraude viene de lejos. El escritor peruano-español tuvo en 2010 una empresa offshore junto a su entonces esposa/prima, Patricia Llosa, que frenó días antes de ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura.

Según investigaciones del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán “Süddeutsche Zeitung”, Vargas Llosa y su entonces esposa compraron la empresa offshore Talome Services al bufete de abogados Mossack Fonseca a través de un intermediario. La empresa estaba radicada en las Islas Vírgenes Británicas, que tanto España, lugar de residencia del autor, como la Unión Europea (UE) tienen en sus listas de paraísos fiscales.

Ya en ese momento la agencia literaria que representa a MVLL le dijo a EFE: “Los señores Vargas Llosa han cumplido siempre con todas sus obligaciones fiscales para con España, así como para con los demás países con los que han generado relaciones económicas y tributarias, incluyendo no solamente el pago de los impuestos sino también el cumplimiento de cualquier otra obligación de carácter tributario, especialmente las de información”.

Pero Vagas Llosa es proclive a justificar los delitos del capitalismo. Destaquemos algunos. “Hay países donde los impuestos son como expropiaciones y uno comprende que haya empresas, individuos o familias que intentan escapar a lo que perciben como una amenaza terrible para su futuro”. Es decir, pagar impuestos para financiar derechos básicos como la salud, la vivienda o la educación es una amenaza.

Pero MVLL no se queda en esto, va más allá. “Hay leyes que lo empujan a uno a una transgresión de la ley”. El defensor de la llamada democracia y del Estado de derecho defendiendo la transgresión de la ley.

Al respecto dice: “Hay países que progresan gracias a esa situación, como ocurre con Panamá y antes con Suiza”; “Panamá es un país que progresó mucho gracias al sistema que permite la creación de empresas por extranjeros. No es que haya que alegrarse, pero hay que aceptar que es una realidad de nuestros días; hay que combatirla con la ley pero también revisando un poco los impuestos”. Como puede verse, estamos ante una verdadera apologeta del lavado fiscal, de la evasión, del no pago de impuestos y de otros crímenes “económicos” del capitalismo en general y del capital financiero en particular.

Estamos hablando de una persona, MVLL, que dio una conferencia en Punta del Este, delante de mil ricachones de todo el mundo, por la que cobró un millón de euros, según nos dice Pilar Eyre, el 12 de enero de 2018 en Lecturas.

Y esto no es todo. Cobró la mitad del adelanto de su obra, ‘La llamada de la tribu’, setecientos cincuenta mil euros, y en marzo, cuando salió el libro, cobró otros setecientos cincuenta mil.

A raíz de su divorcio con su prima salió a luz parte de sus bienes. Inmuebles en exclusivas zonas de Lima, Manhattan, Madrid, París y Londres. El entorno del matrimonio calcula que estamos hablando de una fortuna valorada en torno a los 10 millones de euros.

La revista Vanitatis afirma que poseen un departamento y una oficina en dos de las zonas más exclusivas de Madrid; en Barranco (Lima) tiene un amplio departamento; en Londres, un apartamento en Bormpton Road, una de las calles más comerciales de la ciudad; en Manhattan tiene un inmueble de más de un millón de dólares; en París, compró una casa en la Rue de Saint Sulpice, donde los departamentos están valorizados en más de 10 mil euros el metro cuadrado.

Según Pilar Eyre (El Mundo, 27 de junio de 2015) MVLL recibe 200.000 euros al año de un periódico nacional por escribir una columna a la semana. Sus conferencias le reportan 100.000 euros.

La revista Interviú publicó que la reina de corazones y el escritor habrían ganado -en el año y medio que dura su relación- alrededor de 2,5 millones de euros gracias a entrevistas exclusivas, portadas, posados publicitarios para marcas comerciales y antes de que finalice este año, según publicó Martín Alegre el 31 de octubre de 2016 en El Economista. Informalia.

Evidentemente que para mantener todo este tinglado, MVLL tiene que rodearse de un buen equipo de colaboradores, ayudantes y mercachifles.

MVLL recibió el Premio Jerusalén de manos del ex primer ministro Ehud Olmert, hoy encarcelado por corrupción en Israel, además del Irving Kristol Award del ultrafascista American Enterprise Institute (AEI), según afirma Alfredo Jalife-Rahme, el 4 de mayo de 2016 en La Jornada.

El neoconservador straussiano Irving Kristol fue uno de los principales ideólogos de las aventuras militares de Baby Bush y Dick Cheney en Irak y Afganistán, al unísono de Tony Blair y José María Aznar López, ex presidente en España, y que mantiene una especial relación con el fondo buitre Cerberus, que compra viviendas de protección oficial dejando a miles de personas en las calles.

Desde 2011, Mario Vargas Llosa es hoy marqués de su mismo nombre por gracia del rey emérito, cazador de elefantes, putero, protector del genocida régimen saudí y cobrador de comisiones, Juan Carlos.

Pero además de Aznar y Juan Carlos, MVLL tiene a un gran valedor de la democracia y las libertades.
“Ha sido un honor presentar el nuevo libro de Vargas Llosa, un paseo imprescindible por los padres del liberalismo. Las principales características de un liberal son el amor por la libertad y la tolerancia y la defensa de valores frente a la imposición de dogmas. Gracias Mario”. Así saludaba en un tuit Albert Rivera el pasado 21 de marzo de 2018.

Sus amistades no son peligrosas. Pastrana, el organizador de grupos paramilitares en Colombia, Felipe González, el de la cal viva y el rey de las puertas giratorias, Esperanza Aguirre, la que implantó el marquesado de la corrupción en Madrid, Sebastián Piñera, ex presidente de Chile, vinculado al negocio en la Bolsa, Pablo Casado, secretario general del PP y aliado del fascismo en España, todo ellos y otros muchos más desfilaron en su cumpleaños del año 2016.

Después de ese gran viaje desde el marxismo al liberalismo de Margaret Thatcher, la derecha fascista tiene un defraudador que es patriota.