Redacción | Los pasados días 19, 20 y 21 de octubre tuvo lugar el XI Congreso de la CGT Catalunya en Igualada-Ódena. Nos hemos encontrado con Saturnino Mercader, histórico sindicalista y luchador de la sección sindical de CGT Transports de Barcelona (BUS.TMB), que ha estado escogido como miembro del nuevo Secretariado Permanente (SP) para los próximos 4 años.

 

¿Por qué era tan importante el XI Congreso de la CGT Catalunya?

Para alguna gente era más importante que para otra, pero en general era importante para ver hacia donde iba el sindicato. Si continuábamos el camino que emprendimos hace 4 años en el Congreso celebrado en Mataró: para ser un sindicato de lucha, un sindicato que una lo laboral con lo social e intentar estar en las máximas luchas posibles o bien si se bajaba este ritmo (de crecimiento, de ampliar el espacio) y “nos quedábamos en casa”. Con los resultados del Congreso apostamos por continuar con la línea que salió de Mataró.

 

Ha estado escogido el SP que encabezaba Ermengol Gassiot. Explícanos quienes sois y con qué proyecto os habéis presentado.

Ermengol repite por última vez como Secretario General por Estatutos de la CGT Catalunya, máximo dos mandatos. Hay unos cuantos compañeros que repetimos y hay quienes se incorporan. Tengo que decir una carencia que tenemos y hemos de minimizarla al máximo: faltan mujeres y falta juventud.

 

Con los principales sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, cuesta bajo desde hace años, el sindicalismo de concertación está siendo muy cuestionado por amplias capas de las clases trabajadoras. ¡Qué papel puede jugar la CGT en la unidad de un sindicalismo alternativo y combativo?

Es evidente que UGT y CCOO van cuesta abajo. La inmensa mayoría de la clase trabajadora no los reconoce como sindicatos de lucha o como sindicatos con los que puedas llegar a conseguir alguna mejora para la propia clase. Pero, desgraciadamente, la gente continua afiliada a estos sindicatos. Tienen miles de afiliados. No sólo hacen un sindicalismo de concertación, sino que hacen un sindicalismo de servicios. Este es un análisis mío, pero el trabajador piensa que aunque le hayan preparado UGT y CCOO para entrar en una empresa de mierda con unas condiciones de mierda, como mínimo tiene alguna cosa y está trabajando. Y la paradoja es la siguiente: nadie reconoce a UGT y CCOO como sindicatos de lucha, pero mucha gente está afiliada a estos sindicatos por los servicios que pueden dar.

CGT somos lo contrario. No hacemos formación subvencionada porque se decidió en el anterior Congreso de Mataró que CGT Catalunya no podía obtener ninguna subvención del Estado. Nosotros queremos con el resto de sindicatos de lucha y combativos tener luchas claras y fuertes para recuperar la unidad de la clase trabajadora. Es una unidad que muchas veces ya está en las fábricas, en los centros de trabajo o en la calle. Hay muchas pruebas que hemos trabajado para esta unidad con otros sindicatos como pueden ser la CNT u otros. Allá donde coincidimos se lucha conjuntamente. Pero, para mí lo más importante es que esta unidad sea de base. Hay sindicatos que puedes decir que son un poco corporativos, pero a la vez son combativos. En mi caso te puedo hablar de Autobuses (TMB) donde hay sindicatos corporativos pero luchadores y hemos coincidido.

 

El último año hemos vivido huelgas históricas como la del 3-O o la huelga feminista del 8 de marzo. ¿Qué balance hacéis? En particular, en la huelga feminista CGT Confederal (Estatal) convocó huelga, pero en cambio no fue así desde CGT Catalunya. Además en el último Congreso de Igualada-Ódena no tuvo apoyos suficientes una ponencia que proponía que el 8 de marzo fuera considerado siempre como día de huelga combativa. ¿Cómo se explica esta contradicción?

Es curioso lo que nos pasa como organización. Este año dentro del sindicato ha venido una propuesta del confederal de Andalucía para que todos los sindicatos de CGT apoyáramos la convocatoria de huelga estatal. Ha habido un debate dentro de la organización y parece que se están avanzando posiciones. Aunque nadie, o muy poca gente, se posicione en contra de esta huelga se busca que sea acordado en un Congreso Extraordinario. Lo que se pretende por parte de estos compañeros que han hecho la propuesta es que desde abajo hacia arriba, la afiliación hable en sus respectivas Asambleas y se pronuncien. Mi opinión es que lo que ocurrió el año pasado en Catalunya fue un error. Deberíamos haber convocado también desde la CGT Catalunya. Fue un éxito de movilizaciones. No obstante, no hubo tanto éxito como huelga y también se ha de reconocer. Por ejemplo, en mi empresa somos 4000 trabajadores y solo 40 hicimos huelga. Pero, el feminismo tiene un poder extraordinario y hemos de apoyarlo. No se puedo aprobar en el Congreso de Igualada-Ódena la ponencia del 8 de marzo fuera día de huelga pero se está trabajando para que lo sea. Se ha aprobado realizar un Congreso Extraordinario Estatal para trato esto mismo los días 26 y 27 de enero.

 

Volviendo al 3-O, algunos sectores dentro del propio sindicato (sobretodo alrededor de la CGT Barcelona) se opusieron a la convocatoria de huelga. Puedes explicarnos un poco como fue…

Primero, lo que no podemos permitir es que alguien diga que se están haciendo cosas que no pasan. Me explico, se ha dicho, no sólo desde dentro de la organización sino también desde fuera: que somos el sindicato de la CUP, que somos el sindicato indepe, que somos un sindicato españolista… Depende de con quien hables te acusará de una cosa o la contraria. Dentro de la organización tenemos compañeros que se consideran indepes, otros que no, compañeros que nunca han votado en la vida en unas elecciones y otros que no tienen problema en ir a votar. También por el tema del 1-O. Hay quien no fue a votar, pero sí que fue a defender los colegios ara que otra gente pudiera votar. Esta es nuestra idiosincrasia. El 3-O se convocó una huelga no por la independencia de Catalunya, ni en favor del “procès”. Tampoco en contra. Convocamos una huelga contra la represión que estuvimos sufriendo la sociedad catalana y los trabajadores. Creo que hicimos bien, CGT Catalunya cogió un papel relevante para los trabajadores. En un momento de estado de excepción y de represión los trabajadores debíamos responder con una huelga. La huelga se vivió con mucho éxito.

 

Desde los sindicatos convocantes se previó esta represión, se supo caracterizar lo que es un Estado y como podía actuar. Fue estratégico y fundamental esta previsión para convocar la huelga con antelación. Más cuando el Govern ignoraba esta posibilidad o no lo quería ver.

Ya se veía venir. A parte que teníamos los piolines en el puerto de Barcelona, muchos trabajadores y muchos afiliados a la CGT ya estaban sufriendo la represión. Los compañeros de Unipost veían como la policía entraba a sus puestos de trabajo a realizar controles. Los compañeros del Puerto que cada día cuando entraban a su trabajo tenían que pasar controles policiales. Los compañeros de las diversas Administraciones que continuamente estaban sufriendo registros policiales. Desgraciadamente no nos equivocamos.

 

¿Qué papel ha de jugar la CGT Catalunya con las nuevas formas de organización como pueden ser las Kellys o los Riders?

Si aparecen estos tipos de organizaciones no es tanto porque nosotros (sindicato) estemos equivocados, sino porque no llegamos y no damos respuesta a los trabajadores. Para mí las Kellys son una organización que me la quiero pero en Catalunya no están dentro de la CGT. En cambio en otras partes del Estado, Kellys y CGT no se sabe dónde está la diferencia, están actuando conjuntamente. Aquí en Catalunya las compañeras han decidido formarse como sindicato y están actuando como sindicato. Creo que un sindicato como el nuestro debería dar cabida a estas compañeras y compañeros que se están autoorganizando al margen del sindicalismo clásico combativo porque creen que no les es útil. Creo que en esto están equivocados. Pese a todo desde la CGT se les ha dado apoyo. Las Kellys de Catalunya hasta hace poco su lugar de reunión era en la CGT Catalunya (desde que se constituyeron como sindicato ya no se reúnen allí) y hemos coincidido con ellas en muchas luchas.

 

¿Cómo ves el actual movimiento obrero en Catalunya?

Todo está cambiando muchísimo. El movimiento obrero ha cambiado mucho desde que empecé en el sindicalismo hasta ahora. Hay un individualismo generalizado y la gente va muy a la suya. Pese a esto, se ve que hay un resurgimiento de las ideas solidarias. Vuelve la idea que es necesario ir a un sindicato, a una organización, a una cooperativa o a donde sea. La gente está comenzando a moverse y hay un resurgimiento de estas ideas solidarias. Lo podemos ver con el Sindicat de Llogaters que ya tiene más de 1000 afiliados en cuatro días. Quiere decir que hemos de pensar y repensar. Ver cómo podemos hacer para que el movimiento obrero, que seguramente deberíamos de estructurarlo de forma distinta, vuelva a tener aquel empuje que tenía. Si lo conseguimos estoy seguro que mejorarán mucho nuestras condiciones de vida.