Redacción Poder Popular Asturies | Las/os trabajadores del sector de minoristas de alimentación fueron convocados a una asamblea el domingo 9 de diciembre, donde se ha informado de la situación actual de la negociación del convenio y se ha decidido de manera colectiva los pasos y acciones que se llevarán a cabo en adelante.

Las principales empresas del sector de minoristas de alimentación en Asturias han incrementado sus ventas por quinto año consecutivo, siendo el crecimiento en 2017 de un 3,5%. Según las Cuentas Anuales de acceso público en el Registro Mercantil, la suma de beneficios netos de las dos grandes empresas del sector, en el período comprendido entre 2014 y 2016, fueron:

  • Año 2014: 12 millones de euros, siendo el reparto de dividendos entre los accionistas de 5,7 millones de euros.
  • Año 2015: 14,7 millones de euros, con un reparto entre los accionistas de 6,9 millones de euros.
  • Año 2016: 21,4 millones de euros, de los cuales 6,6 millones de euros fueron repartidos entre los accionistas.

En este contexto de crecimiento y de recuperación del sector, tanto actual como previsto, así como de aumento de los beneficios de las patronales, es en el que se enmarcan las propuestas sindicales para el nuevo Convenio Colectivo.

En la mesa negociadora las/os representantes de las/os trabajadoras/es han lidiado por sacar adelante las reivindicaciones que implican mejorar las condiciones laborales del sector y dignificar los salarios de un colectivo que está pagando de manera sangrante los recortes fruto de una crisis que no ha provocado y cuyos beneficios son apropiados por la patronal.

En la negociación por llegar a un acuerdo más justo, una patronal insaciable se ha negado a asumir que estos beneficios se repartan con las/os trabajadoras/es, quienes por medio de su trabajo generan toda ganancia. Mientras que la patronal sólo era capaz de asumir una subida salarial de poco más de 11 euros al mes, los sindicatos reclamaban inicialmente una subida de 50 euros.

Por lo tanto, las/os trabajadoras/es en asamblea comprenden que la única solución al aumento de la explotación empresarial es la huelga, mostrar a la patronal y al capital que quienes producen la riqueza, las/os trabajadoras/es, intervienen en el reparto de la riqueza, que no se va a permitir que mientras sus beneficios aumentan las/os trabajadoras/es se empobrezcan más. La lucha colectiva está anunciada: la huelga está prevista para los tres días previos a la Navidad (23, 23 y 24 de diciembre) y para los tres anteriores a Nochevieja (29, 30 y 31).

La sociedad civil debe apoyar a las/os trabajadoras/es, porque su lucha es la de todas/os, la de la clase trabajadora.