Redacción Poder Popular | “Horas y días inhábiles”, y es que a las 6:30h de la mañana había decretado la jueza del Juzgado de Primera Instancia número 33 de Madrid el desahucio de Pepi y sus dos hijas de su casa en el bloque de Argumosa 11, en el madrileño barrio de Lavapiés.

Y es que a pesar del intento premeditado de adelantar el horario del desahucio, para así esquivar la fuerza de las activistas y los medios de comunicación, la asamblea de bloques de Lavapiés (formada por el Sindicato de Inquilinas, la PAH, Lavapiés dónde vas y más colectivos del barrio) ha detenido sin fecha el intento de desahucio. Uno más tras lo sucedido en el mes de Septiembre cuando decenas de activistas defendieron el bloque de la inmobiliaria Proindivisos S.L., quien ha comprado el bloque casi al completo con el fin de vaciar las viviendas, reformarlas y sacarlas al mercado con un precio hasta 300% superior al actual. Y es que el caso de Argumosa 11 constituye un ejemplo claro de la especulación y la burbuja del alquiler de la que es objeto el madrileño barrio de Lavapiés. El caso ha llegado hasta la misma ONU quien a través del Comité de Derechos Económicos y Sociales (Comité DESC) ordena la suspensión cautelar del desahucio o que sean las Administraciones Públicas competentes le concedan a la familia una alternativa habitacional.

Pero lo especuladoras y la jueza no esperaban el nivel de organización de las vecinas y vecinos del barrio. El Sindicato de Inquilinas había organizado ya desde las 19:30h del jueves una rueda de prensa con el fin de dar a conocer a los medios de comunicación la situación actual. Seguida de un pasacalles, cena colectiva y una posterior acampada de más de 30 activistas, que alojadas en las viviendas del resto de vecinas, esperaban la llegada de la comisión judicial y la policía.

Desde las 6h de la madrugada la policía ha hecho acto de presencia pero ha sido consciente de la imposibilidad de ejecutar el desahucio ante la marea vecinal dispuesta defender la vivienda. Y es que varias decenas de activistas han formado un cordón humano en el exterior del portal para asegurar su protección. Finalmente la comisión judicial ha reconocido el aplazamiento indefinido ante la ausencia de alternativa habitacional para Pepi y su hijas.