Esther Moreno | El pasado 12 de diciembre organizamos en Zaragoza la mesa redonda “Autoorganización y Derechos de las Trabajadoras Sexuales”, y tuvimos el placer de escuchar a Conxa Borrell del Sindicato OTRAS, MariJose B. Márquez del Colectivo de Prostitutas de Sevilla y Verónika Arauzo de la Unión Sindical de Trabajadoras del Sexo de la Intersindical Alternativa de Catalunya. La iniciativa había surgido de un grupo diverso de feministas de la ciudad interesadas en el tema por diferentes motivos, que hemos confluido en la necesidad de abrir el debate, el diálogo, a muchas feministas zaragozanas que lo están reclamando, y a todx ciudadanx interesadx en escuchar. También porque nos parece importante mostrar que hay distintos puntos de vista feministas en relación con la prostitución, y que es necesario visibilizarlos en un momento de intento de presentación por parte del gobierno de un discurso único de tipo prohibitivo y punitivo que no responde a las inquietudes sociales con respecto a este tema [1].

Nos pareció imprescindible comenzar escuchando a las trabajadoras sexuales que han decidido organizarse para defender sus derechos y que, además, se reclaman feministas. Escuchamos la denuncia de las deplorables condiciones en las que realizan su trabajo, por ejemplo, las actrices y actores porno: nunca reciben con anterioridad el guión; nunca saben con qué tipo de escenas se van a encontrar; les obligan a firmar la cesión de sus derechos de imagen, pero tras un rodaje de 12 horas pueden despedirlxs sin pagarles argumentando que el material grabado no sirve, que ha salido mal, pero encontrarse que esa grabación está al día siguiente disponible en internet sin posibilidad de reclamación. Este es uno de los colectivos que se está organizando sindicalmente y está elaborando su propio convenio.

Denuncia también de la hipocresía del PSOE: Felipe González legalizó en los años ochenta los clubs de alterne y Jose Luis Rodríguez Zapatero legalizó en 2004 a la asociación de empresarios de clubs de alterne y prostitución Mesalina. ¿Por qué el mismo PSOE que legaliza a la asociación empresarial quiere ilegalizar a las mujeres que se organizan para defenderse de la explotación? ¿Cómo sostener esta incoherencia?

Escuchamos también alternativas posibles: el fomento del cooperativismo y de un ejercicio de la prostitución que no implique trabajar para terceros; el caso de la ciudad de La Paz, donde la Asociación OMESPRO (Organización de Mujeres en Situación de Prostitución) y Mujeres Creando han conseguido introducir la prostitución autogestionada en la normativa y con posibilidades de reconocimiento municipal: que una mujer en prostitución pueda sacar, organizándose con otras, licencias de funcionamiento para sus locales sin depender de proxenetas. Por otro lado, que se reconozca la prostitución como una actividad económica en el Municipio de La Paz, totalmente independiente de la venta de alcohol o drogas.

O el caso de Nueva Zelanda, donde la despenalización de la prostitución se ha realizado con un enfoque basado en los derechos que promueve el bienestar, la salud y la seguridad de las mujeres a la vez que las protege de la explotación; introduce la obligatoriedad de practicar sexo seguro; el trabajo sexual se rige según las leyes laborales e industriales del país, lo cual ayuda al ejercicio de la actividad en cooperativas o por cuenta propia, se garantiza el acceso a la justicia lo que conlleva mayor seguridad en el ejercicio de la actividad y en la negociación con clientes o empresarios; derecho también a la protección policial y acceso a programas sociales más allá de la industria del sexo. Todas estas medidas hacen de Nueva Zelanda un país en el que no hay evidencia de trata ni de crimen organizado en materia de explotación.

Escuchamos también el relato de situaciones muy amargas, como el abucheo y la expulsión del colectivo de Prostitutas de Sevilla de la manifestación del 25N en Sevilla, una situación de acoso de unas mujeres a otras, de unas feministas a otras, que nos parece inconcebible y que deseamos que no vuelva a ocurrir nunca más en ningún sitio.

Y asistimos a la encarnación del sujeto político puta, que es un sujeto tan estratégico como todos los demás, sea obrero, mujer o negra, que se construye y organiza desde sus necesidades criticando la vulneración de derechos humanos a la que están siendo sometidas, y nos hace cuestionarnos nuestras concepciones acerca de la autonomía sexual de las mujeres, qué significan para nosotras, como feministas, la sororidad, el tejido de alianzas; a quiénes estamos dispuestas a escuchar y apoyar como iguales, o a quienes queremos obligar a ser tuteladas…

El revuelo organizado por el gobierno contra la legalización del sindicato OTRAS (que sigue siendo legal) ha supuesto una campaña propagandística que ellas nunca hubieran podido pagar y que está haciendo subir la afiliación de trabajadoras sexuales. Pronto estará listo el vídeo de esta sesión. Y vamos a seguir trabajando juntas. Las putas piden paso, no permiso.

 

[1] Según la encuesta realizada por Contexto sobre el feminismo en España, el 11,5% es partidario de abolirla; el 60,4% prefiere regularla. Pero sobre todo: un 94,6% es partidario de que las administraciones públicas concedan a las prostitutas derechos, seguridad social y posibilidad de pagar impuestos.

[2] Imágenes de Erika Sanz y Esther Moreno.